3 de mayo de 2010 / 12:26 / en 8 años

BBVA seguirá creciendo con compras en Latinoamérica

MADRID (Reuters) - BBVA estudiará cualquier oportunidad de crecimiento no orgánico que se presente en los próximos años en Latinoamérica para seguir creciendo en una región que será un importante contribuidor a su cuenta de resultados en el futuro y que le ayudará a compensar el estancamiento de otras regiones, dijo el responsable del banco para la región.

“Estamos valorando todas (las oportunidades) que salgan al mercado y si sale cualquiera vamos a pujar por ella. Tenemos que ser ambiciosos en buscar oportunidades de crecimiento no orgánico que complementen nuestra franquicia en la región donde podemos obtener importantes sinergias”, explicó Vicente Rodero en una entrevista en el marco de un Foro de Reuters sobre América Latina.

Rodero se mostró convencido de las buenas oportunidades de crecimiento de Latinoamérica, zona para la que augura un crecimiento de entre el 3 y el 3,5 por ciento en 2010, se verán facilitadas por su condición de área productora de materias primas, su relación económica con Asia y por la solidez de sus sistemas económicos y financieros.

“México y América Latina darán resultados moderadamente positivos este año, pero en el 2011 serán un motor importante de crecimiento de los resultados del grupo BBVA y pueden compensar cualquier tipo de estancamiento de los resultados en otra región, entre ellas España, cuyo peso sobre los resultados del grupo es decreciente y previsiblemente seguirá así en el futuro”, aseguró Rodero.

Alrededor de un 35 por ciento de los ingresos del BBVA procedieron en 2009 de España y de Portugal, un 19 por ciento llegaron de América del Sur y un 25 por ciento de México, según datos aportados por el propio banco.

En 2009, el resultado atribuible del BBVA se redujo un 16,1 por ciento a 4.210 millones de euros por unas fuertes provisiones.

REPETIR RESULTADOS EN MÉXICO EN 2010

Rodero se mostró optimista con respecto a la consecuencias que la recuperación económica de México tendría en la cuenta de resultados del BBVA en un futuro próximo.

“Nosotros lo que pensamos es probablemente aspiremos a repetir resultados (en 2010) porque pronosticamos que el crecimiento del PIB sea de menos a más a lo largo del año”, manifestó Rodero, que agregó que el incremento de la actividad económica se notará más en 2011.

En 2009, la economía mexicana cayó un 6,5 por ciento debido al freno en Estados Unidos, el mayor socio comercial de México.

El Gobierno espera una mayor dinamismo por una recuperación de la demanda de productos mexicanos desde Estados Unidos y estima un crecimiento del 4,1 por ciento del PIB.

BBVA es incluso más optimista y pronostica un crecimiento superior al 5 por ciento para el país norteamericano.

La filial mexicana Bancomer registró el año pasado en el mercado doméstico una caída del 19,1 por ciento en el beneficio atribuido a 1.359 millones de euros, mientras que en América del Sur su resultado subió un 21,8 por ciento a 871 millones de euros.

El directivo rechazó especulaciones que apuntaban a que el banco podría estar estudiando sacar a bolsa a Bancomer.

“No tenemos previsto hacerlo y sólo sería útil si lo necesitáramos. Como pensamos todavía que el ‘upside’ (potencial) que vamos a tener en México es importante pues no tenemos por qué compartirlo con nadie”, agregó.

Rodero reconoció que si el Gobierno mexicano les obligara a sacarla a bolsa lo harían. Sin embargo, manifestó que “este supuesto ahora no está contemplado”.

El directivo del banco español consideró escaso el impacto que la devaluación de la divisa en Venezuela tendría sobre los resultados del grupo y señaló que, en todo caso, lo compensaría con la buena actividad del negocio de pensiones y seguros en la región y con el buen comportamiento del resto de divisas del área.

“Pensamos que podemos digerir el efecto de Venezuela con un impacto pequeño en la cuenta de resultados del grupo”, manifestó Rodero, que estimó en unos 75 ó 85 millones las repercusiones de la devaluación en la cuenta de resultados de 2010.

En el cuarto trimestre de 2009, BBVA estimó en unos 90 millones de euros el impacto de la hiperinflación de Venezuela.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below