28 de abril de 2010 / 19:28 / hace 7 años

La ministra de Economía Salgado pide calma tras la rebaja de S&P

MADRID (Reuters) - La ministra de Economía española, Elena Salgado, pidió el miércoles tranquilidad tras la decisión de Standard and Poor’s de rebajar en un escalón la calificación crediticia de España a “AA” y subrayó que el Gobierno está cumpliendo los plazos fijados en materia de reducción de déficit.

<p>La ministra de Econom&iacute;a espa&ntilde;ola, Elena Salgado, pidi&oacute; el jueves tranquilidad tras la decisi&oacute;n de Standard and Poor's de rebajar en un escal&oacute;n la calificaci&oacute;n crediticia de Espa&ntilde;a a "AA" y subray&oacute; que el Gobierno est&aacute; cumpliendo los plazos fijados en materia de reducci&oacute;n de d&eacute;ficit. En la imagen, la ministra de Econom&iacute;a, Elena Salgado, durante una rueda de prensa tras la reuni&oacute;n de ministros de Finanzas y de gobernadores centrales del G-20 durante la cumbre de primavera del FMI-Banco Mundial, en Washington, el 23 de abril de 2010. REUTERS/Yuri Gripas</p>

“Debemos estar tranquilos. Tenemos un plan de reducción de déficit, lo estamos poniendo en marcha y estamos cumpliendo uno por uno todos los plazos que nos hemos marcado”, dijo Salgado en declaraciones a TVE.

Después de haber rebajado en la víspera los rating de Grecia y Portugal, S&P anunciaba esta tarde un recorte de un escalón la deuda del Reino de España mencionando riesgos de carácter presupuestario.

S&P explicó que la medida es consecuencia de su revisión a la baja de las proyecciones a mediano plazo para España. Ahora, la firma pronostica un crecimiento anual promedio del Producto Interno Bruto (PIB) de un 0,7 por ciento entre el 2010 y 2016.

La proyección anterior apuntaba a un crecimiento promedio del 1,0 por ciento anual en el mismo período.

S&P dijo que también tuvo en cuenta la posibilidad de que los costos de financiamiento se mantengan elevados para el sector público y privado en el 2010 y 2011, lo que contribuiría a frenar la salida de la economía española del actual periodo de recesión.

Tras el anuncio, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, respondía que S&P utilizaba proyecciones para el país “excepcionalmente bajas” y aseguraba en una entrevista telefónica con Reuters que el objetivo de reducir el déficit público al 3 por ciento del PIB en 2013 era “intocable”.

En la bolsa, el índice selectivo Ibex-35 extendió sus pérdidas y cerró con un desplome del 2,99 por ciento, mientras que la prima de riesgo del bono español respecto a los alemanes se mantuvo sin grandes cambios en el entorno de los 118 puntos básicos.

“No me sorprende. Creo que España no ha recibido el castigo que merecía en términos de cómo el mercado ha estado percibiendo su avance. Creo que el sector bancario español es mucho más inestable de lo que a menudo se ha apreciado si miras más allá de Santander y BBVA”, comentó el analista Jamie Dannhauser de Lombard Street Research.

Pese a la rebaja, un analista de S&P sostuvo que el país seguía considerado como un emisor muy fuerte y capaz de cumplir sus compromisos.

“La capacidad de España para cumplir con sus compromisos como emisor es muy fuerte y no ha cambiado”, dijo Marko Mrsnik en una conferencia telefónica con analistas.

“Existen diferencias fundamentales entre España, Portugal y Grecia que se reflejan en sus ratings”, señaló.

CRECIMIENTO Y DEFICIT, LOS PROBLEMAS

Entre los principales factores que, según S&P, frenarían el crecimiento español, se encuentran el elevado endeudamiento del sector privado (equivalente al 178 por ciento del PIB), la rigidez del mercado laboral y el previsto incremento del desempleo a un 21 por ciento, además de la escasa capacidad exportadora de la economía española.

La agencia también mencionó el retiro previsto de los planes de estímulo gubernamentales y el deterioro de los activos de la banca como lastres para la recuperación.

S&P agregó que espera nuevas medidas de ajuste para respaldar el actual proceso de consolidación fiscal y las reformas estructurales previstas.

El Gobierno español, sin embargo, reiteró el compromiso del Ejecutivo de reducir el déficit fiscal público.

“Tenemos que hacer los deberes, los estamos haciendo y los estamos haciendo bien”, dijo la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, a una radio.

La autoridad aseguró que España cuenta con “un serio plan de consolidación fiscal y de reducción del déficit” para llevarlo a un 3 por ciento del PIB en el 2013, como plantean las metas de la Unión Europea.

La agencia de calificación crediticia Fitch dijo que aún mantenía su mejor nota “AAA” para la deuda española, aunque agregó que el principal riesgo es que la economía hispana no recupere una robusta tasa de crecimiento a mediano plazo.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below