24 de marzo de 2010 / 20:56 / en 7 años

Merkel privilegia la política interna en la crisis griega

<p>La fuerte oposici&oacute;n de la canciller alemana, Angela Merkel, a ayudar con dinero a Grecia le ha permitido ganar puntos en su pa&iacute;s, pero la est&aacute; exponiendo a acusaciones de estar profundizando la crisis y de aumentar las posibilidades de que se necesite un rescate. En la imagen, Merkel durante una reuni&oacute;n de la CDU en Berl&iacute;n, el 22 de marzo de 2010. REUTERS/Thomas Peter</p>

BERLIN (Reuters) - La fuerte oposición de la canciller alemana, Angela Merkel, a ayudar con dinero a Grecia le ha permitido ganar puntos en su país, pero la está exponiendo a acusaciones de estar profundizando la crisis y de aumentar las posibilidades de que se necesite un rescate.

Las autoridades europeas y los economistas que están de acuerdo con la posición de fondo de Merkel -que Grecia debe arreglar sus finanzas sola y debe recibir ayuda sólo como un último recurso- han dicho que la canciller ha cruzado la línea con sus últimas declaraciones públicas.

El llamamiento que realizó la semana pasada para cambiar las reglas de la Unión Europea para permitir la expulsión de alguno de sus miembros parece haber socavado una incipiente recuperación de la confianza inversora tras el anuncio de medidas de austeridad del Gobierno griego.

El plan de ajuste y una venta de deuda a comienzos de este mes habían llevado el diferencial entre los bonos griegos y los alemanes a debajo de los 300 puntos básicos y habían dado impulso a las esperanzas de que Grecia pudiera sobrellevar un período difícil en abril y mayo, cuando debe recurrir nuevamente a los mercados de capital.

Ahora, los diferenciales han subido a unos 320 puntos, aumentando la preocupación sobre la capacidad de Grecia para realizar otra emisión de deuda sin algún mecanismo de apoyo europeo. Esta situación pone presión sobre los líderes europeos, que se reunirán en Bruselas el jueves para analizar la crisis.

“En sustancia, estoy de acuerdo con la dura posición de Merkel sobre proveer ayuda a Grecia, pero el momento de algunas de sus declaraciones ha sido desafortunado”, dijo Klaus Wiener, jefe de análisis de Generali Investments en la ciudad alemana de Colonia.

“Grecia está haciendo esfuerzos enormes con su plan de austeridad y llevó adelante la venta de bonos este mes. Es una vergüenza que algo de la retórica haya evitado que recoja plenamente los frutos de estos éxitos”, agregó.

RAZONES PARA RESISTIR

Merkel tiene muchas razones para resistirse a una rápida decisión para ayudar a Grecia. Sus asesores creen que un rescate financiero de los países de la zona euro, independientemente de cómo se empaquete, violaría la cláusula de no rescate y se enfrentaría a cuestionamientos legales en el máximo tribunal alemán.

Berlín teme además que actuar demasiado rápido podría desalentar a otros miembros de la zona euro a ordenar sus finanzas, sentando un mal precedente.

Por el contrario, espera que una línea dura arranque concesiones de sus socios para fortalecer el Pacto de Estabilidad y Crecimiento Europeo, incluyendo una mayor supervisión de las economías de la zona euro y duras sanciones para quienes violen las normas.

Pero responsables de países socios de Alemania en la zona euro afirman que algunas de las declaraciones públicas de Merkel reflejan una sordera hacia los mercados que también quedó en evidencia durante el estallido de la crisis financiera global a fines de 2008.

En momentos de crisis, la confianza inversora se vuelve muy delicada. Merkel ha parecido en algunos momentos ignorar esto, más interesada en mantener su postura que en moderarla para evitar agitar la incertidumbre sobre Grecia.

POLITICA INTERNA

Las críticas a la gestión de la crisis por parte de Merkel han sido más fuertes entre responsables de los gobiernos de la zona euro, que ven un cálculo político detrás de sus declaraciones.

Una fuente de un Gobierno europeo dijo que creía que la posición de Merkel estaba siendo definida principalmente por las próximas elecciones en el estado de Rhin-Westfalia del Norte (NRW), el más poblado de Alemania.

Si los aliados de Merkel pierden el control del estado en las elecciones del 9 de mayo, su mayoría en la Cámara alta del parlamento se evaporará, complicando su capacidad para aprobar nuevas leyes.

Aceptar un rescate para Grecia antes de las elecciones podría golpear sus posibilidades, porque la opinión pública alemana se opone a cualquier ayuda para el país helénico.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below