11 de marzo de 2010 / 6:44 / hace 8 años

Disturbios entre la policía y manifestantes en Grecia

ATENAS (Reuters) - La Policía se enfrentó con jóvenes que lanzaban piedras el jueves en Atenas mientras decenas de miles protestaban contra los recortes públicos draconianos cuyo objetivo es sacar a Grecia de la crisis de deuda que está haciendo temblar a la eurozona.

<p>Los trabajadores de los sectores p&uacute;blico y privado griegos fueron el jueves a la huelga, y dejaron vuelos en tierra, cerraron colegios y paralizaron el transporte p&uacute;blico en el segundo paro nacional en dos semanas en protesta contra los planes de austeridad. En la imagen, vista general del puerto del Piero, en Atenas, durante la huelga el 11 de marzo de 2010. REUTERS/Kostas Tsironis</p>

Unos 50 jóvenes encapuchados lanzaron palos y pedazos de mármol desprendidos de los escalones del Banco de Grecia a la Policía, que respondió con varias rondas de gases lacrimógenos.

Los jóvenes lanzaron cócteles molotov, rompieron escaparates y prendieron fuego a contenedores de basura, pero el nivel de violencia fue mucho menor que durante los disturbios de 2008, cuando la ciudad se paralizó varias semanas por la muerte de un adolescente a manos de la policía.

Ondeando banderas izquierdistas y anarquistas, los jóvenes encapuchados coreaban “Quememos el Parlamento”.

Dos agentes de Policía resultaron heridos durante los enfrentamientos y 16 manifestantes fueron detenidos, dijo un responsable gubernamental.

Unas 23.000 personas se manifestaron en Atenas para protestar contra los recortes en los salarios de los funcionarios, las subidas de impuestos, la congelación en las pensiones y los planes para elevar la edad de jubilación. Trabajadores del sector público y privado protagonizaron una protesta a nivel nacional.

La mayoría de los griegos creen que, pese a las protestas, el Gobierno socialista, necesitado de dinero, continuará con su plan, acordado la semana pasada tras meses de luchas con la UE y una intensa presión de los mercados financieros.

Pero muchos griegos consideran que el recorte de 4.800 millones de euros es injusto y dicen que va dirigido a la gente equivocada, en un país donde la corrupción y la evasión de impuestos están extendidos.

“Las medidas son injustas (...) No podemos hacerlo, tenemos niños, familias. Necesitamos encontrar dinero para mantenerlos”, dijo un trabajador del sector sanitario de 60 años, Odysseas Panagopoulos. “Los bancos y los ricos deberían pagar por la crisis”.

La huelga, convocada por sindicatos que representan a la mitad de los cinco millones de empleados del país, dejaron vuelos en tierra, barcos atracados, cerraron colegios y hospitales y paralizaron el transporte público en el segundo paro nacional en dos semanas en protesta contra los planes de austeridad.

Muchos centros arqueológicos y museos estaban cerrados al público y la publicación de los datos del IPC y del paro se pospuso.

No había noticias en televisión y radio porque los periodistas fueron a la huelga, los empleados de banca, bomberos, recaudadores de impuestos e incluso algunos policías estaban entre los manifestantes.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below