12 de febrero de 2010 / 17:32 / hace 8 años

El Ibex-35 cierra a la baja, se deja un 1,2 por ciento semanal

MADRID (Reuters) - La bolsa española cerró el viernes con caídas, contagiada por la incertidumbre mundial de cara a lo que decidan las autoridades de la UE la semana que viene sobre cómo serán las ayudas a Grecia y la decisión de China de incrementar más aún las exigencias de liquidez a sus bancos para que tengan protegidas su carteras crediticias.

“El factor que más pesó hoy es el de las autoridades chinas elevando las exigencias de liquidez de los bancos”, dijo Alberto Castillo, analista de Capital Bolsa.

“Estas medidas van destinadas a controlar el crédito y que no se deteriore la calidad de las carteras, pero va en detrimento del crecimiento económico, y eso el mercado se lo está tomando mal”, agregó.

China anunció el viernes un incremento en los requisitos de reservas de los bancos, en una decisión que puede desacelerar el crédito y ayudar a contener la inflación.

“El mercado no se ha tomado bien la incertidumbre respecto a las medidas que se tomarán para ayudar a Grecia, y si la semana que viene no mejora el riesgo país, podríamos ver frenados los avances”, dijo Nuria Álvarez, analista de Renta4.

Los dos grandes bancos españoles cayeron, con Santander que se dejó un 1,58 por ciento a 9,553 euros y BBVA que perdió un 0,48 por ciento a 9,942 euros. El sector bancario en Europa se depreció un 1,53 por ciento.

En este contexto bajista para el sector, los bancos de menor capitalización del selectivo también bajaron. Banesto se dejó un 3,27 por ciento; Bankinter, un 2,3 por ciento; Popular, un 1,3 por ciento; y Sabadell, un 0,51 por ciento.

Una de las escasas excepciones alcistas del sector fue la de Pastor, que repuntó un 2,14 por ciento tras presentar unos resultados inferiores a las previsiones por un mayor volumen de provisiones anticipándose a un posible 2010 complicado.

El broker Banesto dijo en una nota para clientes que en líneas generales los resultados fueron más flojos de lo previsto, aunque descartó que el mercado se centrase en ellos, “sino en las tendencias de diferenciales, estructura de balance y evolución de la calidad de la cartera crediticia”.

El Ibex-35 cerró con una bajada del 0,55 por ciento a 10.224,9 puntos, un 1,2 por ciento más que la semana anterior -- cuando se había depreciado semanalmente un 7,7 por ciento tras la pérdida de confianza en la capacidad de España de reducir su elevada deuda pública --.

El referencial de los principales valores europeos se dejó un 0,26 por ciento.

El índice general de la Bolsa de Madrid, por su parte, cayó un 0,59 por ciento a 1.064,61 puntos.

Entre los pesos pesados, Telefónica se dejó un 0,15 por ciento, en un día en el que se conocieron nuevos comentarios sobre conversaciones de una hipotética fusión con su socio Telecom Italia.

Repsol, cayó un 0,18 por ciento, mientras que la energética Iberdrola cerró sin cambios en su cotización.

Las energéticas se comportaron en general mejor que el mercado debido a lo que expertos consideraron un apetito comprador hacia las ‘utilities’ por parte de los inversores. El sector energético europeo se apreció un 0,69 por ciento.

En este contexto, las acciones de Red Eléctrica y Enagás ganaron un 2,06 y un 1,29 por ciento. Ambas empresas son consideradas defensivas y se vieron favorecidas por la aversión al riesgo que primó en la jornada.

En el mismo sector, Gas Natural se apreció un 0,5 por ciento.

Un sondeo de Reuters estimó que la gasista anunciaría el próximo martes un incremento del 56,6 por ciento en su resultado bruto de explotación de 2009 por la integración de Unión Fenosa, comprada ese año, que ayuda a maquillar un ejercicio difícil para las eléctricas europeas.

Entre las caídas también destacaron las de las constructoras OHL, de un 4,28 por ciento, y la de FCC, de un 2,44 por ciento.

Los títulos de la fuertemente endeudada Abengoa continuaron su tendencia bajista, cayendo un 3,1 por ciento. Desde el 18 de enero, las acciones de la multinacional andaluza cayeron un 20 por ciento.

Fuera del selectivo destacó la subida de la inmobiliaria y constructora Fergo Aisa, que se apreció un 8,77 por ciento tras decir que negocia contratos por más de 1.500 millones de euros.

La publicación en la prensa de esta información antes de que fuera comunicada a la CNMV provocó una subida de la acción que la llevó a superar el 17 por ciento y llevó al regulador a suspender cautelarmente la cotización durante casi dos horas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below