10 de febrero de 2010 / 6:44 / en 8 años

La huelga afecta a Grecia, pero hay apoyo a las reformas

ATENAS (Reuters) - Miles de funcionarios griegos fueron el miércoles a la huelga, obligando a cerrar colegios y cancelar vuelos, aunque la manifestación principal de protesta no tuvo una gran asistencia, lo que da ciertas esperanzas de que Atenas pueda abordar la crisis sobre su deuda que está sacudiendo la eurozona.

<p>La huelga de los trabajadores del sector p&uacute;blico de Grecia llev&oacute; el mi&eacute;rcoles a la cancelaci&oacute;n de vuelos y al cierre de muchos colegios estatales y oficinas, en la primera gran prueba para el compromiso del Gobierno de cumplir con sus planes de austeridad para controlar la crisis de deuda que ha sacudido a la zona euro. En la imagen, un pasajero empuja un carrito en el interior de un vac&iacute;o aeropuerto de Atenas, el 10 de febrero de 2010. REUTERS/Yiorgos Karahalis</p>

Unos 5.000 integrantes del sindicato de empleados públicos ADEDY se congregaron ante el Parlamento coreando “traidores” y con pancartas que decían “No pagaremos por la crisis”. La policía antidisturbios lanzó gases lacrimógenos contra algunos manifestantes que intentaron cruzar un cordón de seguridad próximo.

El sindicato, que tiene 500.000 afiliados, quiere que el primer ministro, Giorgos Papandreu, elimine las medidas de emergencia, incluyendo la congelación de los salarios y las pensiones, y ha amenazado con aumentar sus protestas.

“Estas medidas son injustas y seguiremos nuestra lucha mientras el Gobierno no cambie sus políticas”, declaró el secretario general de ADEDY, Ilias Iliopoulos, quien añadió que es probable que se unan a un paro del sector privado anunciado para el 24 de febrero.

Iliopoulos dijo que el 70 por ciento de los sindicalistas se unieron a la huelga, pero muchos funcionarios acudieron a sus trabajos en ministerios y colegios. El Gobierno no dio una cifra de participación.

Los mercados dieron a Grecia un respiro el miércoles ante las noticias de las negociaciones en la Unión Europea para un histórico rescante del país.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que el jueves tienen Consejo en Bruselas, han insistido en que Grecia debe comprometerse a recortar su déficit en cuatro puntos hasta el 8,7 por ciento del PIB este año. El diario francés Le Monde dijo que Francia y Alemania tienen previsto presentar un plan con el que evitar la bancarrota griega.

“No hemos pedido ayuda, hemos dicho que queremos que apoyéis nuestra voluntad, la credibilidad de nuestro país a la hora de aplicar este programa (fiscal)”, manifestó Papandreu tras haberse reunido en París con el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Según los sondeos, la mayoría de los 11 millones de griegos apoya al Gobierno. En las calles de Atenas, la gente decía que es demasiado pronto para descalificar los esfuerzos de Papandreu, que llegó al poder el año pasado para limpiar las finanzas públicas tras años de corruptelas.

“Temo que los que menos ganan resultarán perjudicados, pero debemos ser pacientes, y si las medidas no funcionan, entonces la gente tendrá derecho a reaccionar en masa”, dijo la empleada de una naviera Maria Pipikari, de 29 años.

DEUDAS

Atenas necesita tomar prestados 53.000 millones de euros este año. De momento tiene las necesidades cubiertas hasta abril, pero luego tiene un duro programa de pagos de hasta 20.000 millones de euros hasta mediados de junio. Los analistas advierten de que si se queda sin dinero para pagar las pensiones y los salarios de los funcionarios afrontará una fuerte oposición en las calles.

Miles de turistas se quedaron sin viajar el miércoles con el cierre de los aeropuertos y del puerto del Pireo, del que salen muchos barcos hacia las islas del Egeo. También cerraron atracciones turísticas como la Acrópolis de la capital.

“El primer ministro no mantuvo sus promesas y está metiendo la mano en los bolsillos de los pobres”, dijo Eleni Papapostolou, una profesora de 46 años con dos hijos. “Tengo que quitarme hasta el café para llegar a fin de mes. La gente normal también tiene deudas”.

La huelga del sector público tiene lugar al día siguiente de que el Gobierno diera a conocer sus medidas para reducir el déficit del PIB por debajo del techo de tres por ciento que establece la UE para 2012, frente al 12,7 por ciento del año pasado - el más elevado en los 16 países del euro.

Los sindicatos se oponen a sus propuestas de congelar los salarios públicos, reducir los extras que reciben muchos griegos además del salario básico, y reemplazar a sólo uno de cada cinco funcionarios que deje su puesto.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below