8 de febrero de 2010 / 19:00 / hace 8 años

El Gobierno no se muestra preocupado por el contagio griego

Por Paul Day y Ian Chua

<p>El secretario de Estado de Econom&iacute;a, Jos&eacute; Manuel Campa, dijo el lunes que no se est&aacute; tratando sobre el lanzamiento de un bono europeo en este momento y que el contagio de Grecia deber&iacute;a tener un efecto cortoplacista en el diferencial de la deuda p&uacute;blica espa&ntilde;ola. En la imagen de archivo, Campa durante la presentaci&oacute;n de los presupuestos en Madrid, el 29 de septiembre de 2009. REUTERS/Sergio P&eacute;rez</p>

LONDRES (Reuters) - El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, dijo el lunes que no se está tratando sobre el lanzamiento de un bono europeo en este momento y que el contagio de Grecia debería tener un efecto cortoplacista en el diferencial de la deuda pública española.

La prima que los inversores demandan para tener bonos españoles sobre los alemanes subió por encima de los 100 puntos básicos el lunes después de que el Gobierno anunciara que planea emitir 76.800 millones de euros de deuda estatal neta en 2010.

En una entrevista con Reuters, Campa dijo que por el momento no hay conversaciones de cara a crear un bono de la eurozona, una opción que había surgido como solución a las turbulencias del mercado que afectan a varios de los países fuertemente endeudados del sur de Europa.

“Creo que es algo de lo que no se está hablando y está fuera del abanico de opciones que se están evaluando actualmente”, dijo Campa a Reuters tras una presentación a inversores en Londres.

“Realmente, dependería del propósito y ni siquiera estoy seguro de si la estructura legal podría ser legalmente capaz de hacerlo”, dijo.

Campa también señaló que las turbulencias que rodean a Grecia tendrían un efecto a corto plazo y no dañarían a España en el medio a largo plazo.

“Es algo a corto plazo”, afirmó.

Campa está realizando una gira de dos días para promocionar el plan de deuda español para 2010.

La semana pasada, España se convirtió en el último país de la zona euro en sacudir la confianza de los inversores tras elevar su previsión de déficit público de 2009 al 11,4 por ciento del Producto Interior Bruto, casi dos puntos más que la previsión anterior.

El creciente nerviosismo alrededor de la capacidad de los países del Mediterráneo para financiar sus abultados déficit obligó a España a anunciar un masivo plan de ahorro para reducir el déficit hasta el tres por ciento del PIB en 2013 y una reforma del sistema de pensiones.

El plan de austeridad debería interpretarse como un paso en la buena dirección por parte de la agencia de calificación crediticia Standard & Poors, que recientemente redujo su perspectiva sobre España, dijo Campa.

“Acabamos de sacar un plan de ajuste y un plan de pensiones (...) (S&P) debería percibir eso como positivo más que como negativo”.

PREVISIONES PARA ESPAÑA

El Gobierno ha estimado un crecimiento del PIB del 2,9 por ciento en 2012 y del 3,1 por ciento en 2013, provocando el escepticismo entre algunos economistas que esperan que el país, tocado por el colapso del sector de la construcción, tarde un tiempo en remontar.

“Tenemos que explicar por qué es una cifra razonable y emprender las medidas adecuadas, que es lo que creo estamos haciendo, para llegar a ese escenario”, dijo Campa.

La previsión asume que las exportaciones españolas crecerán al mismo ritmo que las mundiales, y que los españoles, cuyos hábitos de consumo han resultado fuertemente dañados por la crisis crediticia, vuelvan a comprar, afirmó.

Sin embargo, acordó que los mercados deberían tener cautela con cifras a tres años vista, dada la volatilidad actual del clima económico.

“Especialmente con este largo ciclo de crisis económica mundial, no es muy sensato darle mucho peso a previsiones a tres años vista”, dijo. “Estas son nuestras mejores previsiones pero hay que elaborar las políticas mientras la situación evoluciona”, señaló.

“Si (la economía) fuera peor que las previsiones, tendremos que emprender medidas adicionales. Si fuera mejor, no tendremos que llevar a cabo todas las medidas que hemos anunciado”.

El secretario de Estado de Economía dijo que cree que la credibilidad del Gobierno no se ha visto dañada tras haber sido forzado a retirar un párrafo sobre la reforma de las pensiones en un documento recientemente enviado a Bruselas a raíz de la indignación de los medios de comunicación y los sindicatos.

“No estoy demasiado preocupado por la credibilidad en términos de financiación. Creo que es importante que demos un mensaje claro sobre las cosas que creemos deben hacerse y mostrar que tenemos la capacidad de aplicarlas y creo que es lo que estamos haciendo”, dijo.

Campa rechazó la sugerencia de que los nervios de los inversores encarezcan las emisiones de deuda de los bancos españoles.

“No, no lo creo. Los inversores ven la capacidad de esos bancos (...) no espero que haya ningún problema de refinanciación para ellos”.

Los bancos españoles han capeado bien la crisis económica debido, en parte, a las estrictas exigencias de capital exigidas por el Banco de España.

“Los bancos españoles han sido capaces de generar una increíble cantidad de credibilidad en los mercados financieros, especialmente los más grandes”, aseguró.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below