5 de febrero de 2010 / 21:48 / hace 8 años

Las pensiones empañan el plan de reforma laboral del Gobierno

MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó a empresarios y sindicatos el viernes unas propuestas generalistas para reformar el mercado laboral que se vieron ensombrecidas por las duras advertencias de los sindicatos acerca de futuros cambios en el sistema de pensiones.

<p>El presidente del Gobierno, Jos&eacute; Luis Rodr&iacute;guez Zapatero, present&oacute; a empresarios y sindicatos el viernes unas propuestas generalistas para reformar el mercado laboral que se vieron ensombrecidas por las duras advertencias de los sindicatos acerca de futuros cambios en el sistema de pensiones. En la imagen, Zapatero habla con los representantes de sindicatos y patronal en Moncloa el 5 de febrero de 2010. REUTERS/Andrea Comas</p>

Todas las partes se mostraron confiadas en alcanzar un acuerdo en materia de reforma laboral sobre unas propuestas poco concretas del Gobierno.

También coincidieron todos en destacar la importancia de garantizar el futuro del actual sistema de pensiones, pero en este capítulo fue en el que aparecieron también las diferencias más notables.

“En materia de pensiones he trasladado al presidente en nombre de CCOO mi profundo desacuerdo (con ampliar edad de jubilación)”, dijo el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo.

“Nos parece muy inoportuno que para intentar enviar una imagen a los mercados exteriores, a la UE, al FMI, se pueda poner en cuestión las pensiones de la Seguridad Social”, añadió.

El Gobierno se enfrentó esta semana con los primeros conflictos frontales con las formaciones sindicales al anunciar una propuesta para ampliar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años y sugerir la necesidad de modificar otros aspectos del sistema actual de pensiones para garantizar su viabilidad.

Pese a reconocer las críticas, Zapatero volvió a advertir de que el actual sistema y las proyecciones demográficas podrían “poner en riesgo” la sostenibilidad de las pensiones de aquí a 25 ó 30 años.

En todo caso, se mostró dispuesto a discutir propuestas de agentes sociales y organizaciones políticas e insistió en la necesidad de tomar decisiones con consenso.

En 1995, España firmó el denominado Pacto de Toledo, uno de los acuerdos más importantes de la época en materia económica y que, hasta el momento, ha permitido que todas las reformas relacionadas con las pensiones se hayan aprobado por consenso.

“El sistema de pensiones puede entrar en riesgo en 2025 ó 2030 (...) Las reformas están en el ámbito del Pacto de Toledo y el espíritu es que se hagan con consenso (...) El gobierno tiene una propuesta y he oído críticas más o menos fuertes, pero estoy dispuesto a escuchar otras propuestas”, dijo Zapatero.

UNA REFORMA LABORAL DESCAFEINADA

Pese a las demandas de una reforma de calado en el sistema laboral, que ha llevado a España a ser uno de los mayores creadores de desempleo de la eurozona, las líneas maestras expuestas el viernes fueron calificadas de inconcretas tanto por la patronal como por los sindicatos por no entrar de fondo en el problema del mercado de trabajo español.

“El documento es poco”, afirmó Toxo.

La presentación del documento no es más que la apertura del llamado diálogo social, unas conversaciones que se rompieron el pasado verano y que han sido retomadas a principios de año para escenificar una reforma del sistema, que según Rodríguez Zapatero no pasará nunca por un abaratamiento del despido.

“No hay ninguna propuesta de un nuevo modelo de contrato. No va ha haber pérdida de derechos de los trabajadores (...) No va a producirse un abaratamiento del despido”, afirmó el presidente del Gobierno.

La ausencia de la palabra “despido” en el documento fue alabada por los sindicatos, que durante todo el proceso de diálogo social han luchado por evitar una rebaja del coste del mismo.

“Los elementos más conflictivos (...) sobre todo en relación con nuestro mercado de trabajo, no están explicitados en el documento”, dijo Toxo.

Sin embargo, las medidas propuestas sí podrían dar lugar a modificaciones en la legislación sobre el despido, al dejar abierta la posibilidad de modificar el contrato de fomento de la contratación indefinida, que permite rebajar de 45 a 33 días la indemnización por despido.

El presidente del Gobierno defendió que las líneas maestras de la reforma laboral propuestas son un intento de dar mayor peso a los contratos indefinidos frente a los temporales y a comenzar a aplicar el “modelo alemán”, consistente en la reducción del número de horas trabajadas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below