31 de enero de 2010 / 15:37 / hace 8 años

Alemania, dividida sobre si compra datos secretos de evasores

BERLÍN/ZÚRICH (Reuters) - Los políticos alemanes estaban divididos este fin de semana sobre si deben comprar los datos bancarios secretos de unos 1.500 posibles evasores fiscales con cuentas en Suiza que, según los medios de comunicación, un informante ha ofrecido a las autoridades.

El respetado Frankfurter Allgemeine Zeitung informó de que el informante pide 2,5 millones de euros por los datos confidenciales, que los investigadores fiscales creen que podrían suponer unos ingresos para las arcas alemanas de 100 millones de euros.

El caso, que el diario alemán Handelsblatt afirma que implica sobre todo a cuentas del buque insignia suizo UBS, corre el riesgo de provocar otra pelea por el secreto bancario entre Alemania y Suiza. Destacados políticos suizos, entres ellos la presidenta Doris Leuthard, y banqueros advirtieron a Alemania en contra de adquirir los datos.

UBS, que ha sido rescatado por el Gobierno suizo y acusado de ayudar a ricos estadounidenses a evadir impuestos, indicó que no estaba al tanto de dicha información. “En este momento es especulación”, dijo en un comunicado.

Un portavoz del Ministerio de Finanzas alemán declinó comentar la información pero dijo que sería responsabilidad de cada estado alemán lidiar con dichos datos.

Un destacado asesor de la canciller Angela Merkel, el ministro de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg, dijo que Alemania comprobaría con cuidado su derecho legal a comprar los supuestos datos.

“Tengo un problema a la hora de entregar dinero por algo que ha llegado a manos de alguien en una forma legalmente cuestionable”, dijo Guttenberg al diario suizo Neue Zuercher Zeitung.

Sin embargo, algunos representantes de los Verdes y socialdemócratas (SPD) en la oposición alentaron al Gobierno a comprar los datos en nombre de los “contribuyentes honestos”.

Nicolette Kressl, experta de finanzas del SPD, dijo al diario Die Welt am Sonntag que el Gobierno debería proceder como lo hizo en 2008, cuando compró datos de evasores fiscales de un informante sobre clientes de un banco de Liechtenstein.

El caso atrapó al ex jefe del Deutsche Post Klaus Zumwinkel, que fue condenado a prisión suspendida por defraudar casi un millón de euros en impuestos utilizando un consorcio de Liechtenstein.

El ex ministro de Finanzas, Peer Steinbrueck, repetidamente acusó a los países vecinos Suiza, Liechtenstein y Luxemburgo de servir como paraísos para los evasores alemanes, pero los tres países han adoptado pasos en el último año para mejorar la transparencia sobre los impuestos durante una persecución mundial contra los paraísos fiscales.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below