July 28, 2020 / 12:58 PM / 12 days ago

¿Punto de inflexión para el crudo? La OPEP se prepara para una era de menor demanda

LONDRES, 28 jul (Reuters) - La crisis del coronavirus puede haber desencadenado el tan esperado punto de inflexión en la demanda de petróleo y está haciendo que los miembros de la OPEP se replanteen su estrategia.

FOTO DE ARCHIVO: Bomba de extracción de crudo en Texas, EEUU, 24 de noviembre de 2019. REUTERS/Angus Mordant

La pandemia redujo el consumo diario de crudo hasta en un tercio a principios de este año, en un momento en que el aumento de los vehículos eléctricos y el giro hacia fuentes de energía renovable ya estaban provocando revisiones a la baja en las proyecciones de demanda de petróleo a largo plazo.

Esto ha llevado a algunas autoridades de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, el más poderoso defensor del petróleo desde su fundación hace 60 años, a preguntarse si la dramática destrucción de la demanda de este año augura un cambio permanente y cuál sería la mejor manera de gestionar la oferta si la era del petróleo está llegando a su fin.

“La gente se está despertando a una nueva realidad y tratando de trabajar en torno a todo ello”, dijo a Reuters una fuente de la industria cercana a la OPEP, que añadió que “existe la posibilidad en la mente de todos los actores clave” de que el consumo nunca se recupere del todo.

Reuters entrevistó a siete dirigentes actuales y anteriores u otras fuentes que participan en la OPEP, la mayoría de los cuales pidieron que no se les nombrara. Estas personas dijeron que la crisis de este año, que hizo que el petróleo bajara a un precio de menos de 16 dólares por barril, había llevado a la OPEP y a sus 13 miembros a cuestionar las opiniones mantenidas durante mucho tiempo sobre las perspectivas de crecimiento de la demanda.

Hace solo 12 años, los Estados de la OPEP recibieron grandes flujos de dinero cuando el petróleo llegó a más de 145 dólares por barril, mientras la demanda se disparaba.

Ahora se enfrenta a un dramático ajuste si el consumo comienza a disminuir de forma permanente. El grupo tendrá que gestionar aún más estrechamente su cooperación con otros productores, como Rusia, para maximizar la caída de los ingresos, y tendrá que trabajar para asegurarse de que las relaciones dentro del grupo no se vean deterioradas por carreras fratricidas para defender la cuota de mercado en un negocio en contracción.

“El trabajo de la OPEP será más difícil en el futuro debido a la menor demanda y al aumento de la producción no perteneciente a la OPEP”, dijo Hasan Qabazard, jefe de análisis de la OPEP de 2006 a 2013, que ahora se dedica a asesorar a fondos y bancos de inversión sobre la política de la OPEP.

Según un directivo que trabaja en estudios energéticos en el Ministerio de Petróleo de un importante miembro de la OPEP, las conmociones en la demanda de petróleo habían llevado en el pasado a cambios permanentes en el comportamiento de los consumidores. Es poco probable, según esta fuente, que esta vez sea diferente.

“La demanda no vuelve a los niveles anteriores a la crisis o se necesita tiempo para que esto suceda”, dijo. “La principal preocupación es que la demanda de petróleo alcanzará su punto máximo en los próximos años debido a los rápidos avances tecnológicos, especialmente en las baterías de los coches”.

En 2019, el mundo consumió 99,7 millones de barriles por día (bpd), y la OPEP preveía en un principio que aumentara hasta 101 millones de bpd en 2020.

Sin embargo, los encierros de este año en todo el mundo, que provocaron la paralización de vuelos y redujeron drásticamente el tráfico en las calles, llevaron a la OPEP a reducir el pronóstico para 2020 a 91 millones de bpd, con una expectativa de demanda para 2021 todavía por debajo de los niveles de 2019.

PREDICIENDO EL PICO

Países productores, analistas de energía y petroleras llevan tiempo intentando calcular cuándo el mundo alcanzaría el “pico del petróleo”, punto a partir del cual el consumo empezaría a caer permanentemente. Sin embargo, la demanda ha aumentado constantemente cada año, con excepciones ocasionales en medio de las crisis económicas.

No obstante, la OPEP ha ido reduciendo sus expectativas. En 2007, pronosticó que la demanda mundial alcanzaría los 118 millones de barriles diarios en 2030. Para el año pasado, su pronóstico para 2030 había descendido a 108,3 millones de bpd. Se espera que su informe de noviembre muestre otra revisión a la baja, según una fuente de la OPEP.

Representantes de la OPEP no quisieron hacer comentarios sobre las perspectivas de la demanda o sobre su estrategia para este artículo. Sin embargo, sí señalaron que la historia muestra la capacidad de la OPEP para adaptarse a los cambios en el mercado.

Las previsiones de consumo varían fuera de la OPEP. Las compañías petroleras han recortado las perspectivas de precios del crudo a largo plazo a medida que caen las perspectivas de demanda, reduciendo de esta manera el valor de sus activos.

La consultora global DNV GL cree que la demanda probablemente alcanzó su punto máximo en 2019.

La cuota del petróleo en el mercado energético mundial ha disminuido constantemente en las últimas décadas, pasando de alrededor del 40% de la energía utilizada en 1994 al 33% en 2019, a pesar de que los volúmenes consumidos aumentaron con el incremento de los automóviles en las carreteras, el aumento de los viajes aéreos y una industria petroquímica que fabrica más plásticos y otros productos.

Eso puede estar cambiando ahora, a medida que salen más vehículos eléctricos de las fábricas y las aerolíneas tratan de recuperarse de la pandemia. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) no prevé que los viajes aéreos alcancen los niveles de 2019 hasta 2023, como muy pronto.

“Una vez que la aviación se recupere a finales de 2023, la demanda volverá a la normalidad, aparte de la competencia de otras fuentes de energía”, dijo un segundo responsable de la OPEP que participa en las previsiones y destacó la dificultad de hacer predicciones en medio de la tendencia mundial a utilizar más energías renovables y otros combustibles.

Esto deja a la OPEP ante un reto cada vez mayor. La mayoría de los miembros del grupo, que posee el 80% de las reservas probadas de crudo del mundo, depende en gran medida del petróleo. Los precios del petróleo, que actualmente se sitúan por encima de los 40 dólares, siguen estando muy por debajo del nivel que la mayoría de estos Estados necesitan para equilibrar sus presupuestos, incluida Arabia Saudí, líder de facto de la OPEP.

NUEVAS TENSIONES

La OPEP, cuya producción representa alrededor de un tercio de los suministros mundiales, no es ajena a las crisis. Ha gestionado las crisis de oferta durante los conflictos del Golfo Pérsico en los años ochenta, noventa y 2000, y ha encontrado formas de arreglárselas cuando productores rivales no pertenecientes a la OPEP abren los grifos, como la industria estadounidense con el esquisto bituminoso en el último decenio.

Más recientemente, cuando la crisis del coronavirus hizo caer la demanda, la OPEP+ (la OPEP más Rusia y otros aliados) acordó recortes récord en la producción de 9,7 millones de barriles diarios, lo que equivale al 10% de la oferta mundial. Esos profundos recortes se extenderán hasta finales de julio.

Sin embargo, lo que viene a continuación promete ser una nueva prueba del temple de la OPEP. En lugar de enfrentarse a crisis puntuales, la OPEP debe aprender a vivir con un declive a largo plazo.

“Esta tendencia pondrá énfasis en la cooperación entre los miembros de la OPEP, así como entre la OPEP y Rusia, ya que cada uno se esfuerza por mantener su cuota de mercado”, dijo Chakib Khelil, ministro de Petróleo de Argelia durante una década y dos veces presidente de la OPEP.

Algunos desafíos a corto plazo pueden provenir de dentro de la OPEP, ya que Irán y Venezuela, ambos afectados por las sanciones de Estados Unidos, quieren impulsar la producción, o por la recuperación del suministro en Libia.

Otros retos pueden provenir del exterior, ya que el grupo quiere impedir que la producción de esquisto estadounidense se haga con una cuota de mercado mientras la OPEP trata de reducir la producción en sus esfuerzos por apoyar los precios.

“Hay muchos desafíos por delante y tenemos que adaptarnos”, dijo un delegado de la OPEP, quien señaló que la gestión del grupo en crisis pasadas demostró que son capaces de reaccionar.

Qabazard, el exjefe de estudios de la OPEP, cree que el grupo podría tener un poco más de tiempo para adaptarse antes de que la demanda llegue a su punto máximo. Sin embargo, considera que el plazo para que la OPEP se adapte se está acercando.

“No creo que supere los 110 millones de barriles por día para la década de 2040”, dijo, añadiendo que las consecuencias de la pandemia de COVID-19 habían cambiado los hábitos de los consumidores para siempre.

“Esto es una destrucción permanente de la demanda.”

<^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

OPEC 2019-2021 Global Oil Demand tmsnrt.rs/2OPRCTB

FOTO DE ARCHIVO: Yacimiento petrolífero del norte de Basra, Irak, 9 de marzo de 2020. REUTERS/Essam Al-Sudani

OPEC Long-Term Global Oil Demand Forecast tmsnrt.rs/2OZEThh

Shares of global primary energy consumption by fuel (%) Source: BP tmsnrt.rs/3hut7HZ

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^>

Información de Alex Lawler; editado por Edmund Blair; traducido por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below