April 28, 2020 / 2:59 PM / 3 months ago

BREAKINGVIEWS-Italia ofrece un ejemplo de las fusiones tras la pandemia

Un oficial de la policía montada italiana patrulla frente al Coliseo, mientras continúa la propagación de la enfermedad coronavirus (COVID-19), en Roma, Italia, el 26 de abril de 2020. REUTERS/Alberto Lingria

MILÁN, 28 abr (Reuters Breakingviews) - ¿Cómo serán las operaciones de concentración empresarial en la era postpandémica? Italia, la primera economía occidental en sufrir un grave brote de COVID-19, nos brinda un buen ejemplo. Incluso antes de que su crisis sanitaria haya remitido, Roma habla públicamente de crear un Frankenstein energético de 25.000 millones de euros. Es una señal de que los Estados querrán alentar la creación de “campeones” más grandes, más diversificados y supuestamente menos arriesgados... tal vez a expensas de los accionistas.

El acuerdo en cuestión, planteado por el ministro de Industria Stefano Patuanelli, supondría que el operador de la red de gas Snam se uniría al gestor de la red de electricidad Terna. Ambos son parcialmente propiedad del Estado. La unión ofrecería pequeños ahorros de costes, pero difuminaría sus respectivas misiones industriales. Es cierto, no es una idea totalmente nueva. Ya se especuló con la transacción hacia 2012, en el pico de la crisis de la deuda soberana de Italia. Pero esta nueva, y más dañina, catástrofe parece haberle dado un nuevo impulso.

Desde el punto de vista financiero, la fusión no serviría de mucho. Snam y Terna transportan electricidad y gas por toda Italia a través de distintas redes de gas y energía. La unión de fuerzas no permitiría ahorrar grandes cantidades eliminando las estructuras industriales superpuestas, aunque tal vez podrían eliminar algunas duplicaciones de las oficinas centrales y ahorrar dinero a nivel de compras.

Suponiendo una reducción del 5% en una base de costes combinados de 2019 de unos 1.000 millones de euros, se obtendría un ahorro anual de algo más de 50 millones de euros. Una vez gravadas al 26% y capitalizadas, estas sinergias podrían desbloquear cerca de 400 millones de euros de valor, menos del 2% de su ya deprimida capitalización de mercado conjunta. Estas cifras no parecen justificar la operación, teniendo en cuenta los costes únicos que también pueden resultar de desentrañar las estructuras de gestión de dos empresas en gran parte eficientes.

Tampoco contribuiría a las necesidades de Italia de acelerar su transición a energías verdes. Snam y Terna, ambas propiedad en un 30% del vehículo estatal CDP Reti, ya han incorporado el mandato energético italiano en sus estrategias. Y han alineado sus perspectivas energéticas. La creación de una red gigante podría diluir la visibilidad de sus planes de negocio individuales, sin mejorar mucho sus objetivos sostenibles.

La impresión general es que los políticos de Roma usarán la pandemia como una oportunidad para forjar empresas nacionales más poderosas a las que puedan controlar más eficazmente. La tragedia de Italia se produjo antes que el resto de Europa y Estados Unidos. Sin embargo, como en muchos aspectos de la pandemia, comienzan a surgir patrones de conducta. Es de esperar que otros Gobiernos ejerzan una influencia similar en la reconfiguración de sus industrias una vez que remita el coronavirus. 

En Twitter twitter.com/LJucca

(La autora es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad exclusiva de su autora

traducido por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below