June 2, 2019 / 9:08 AM / 4 months ago

La siderurgia británica, candidata embarazosa a la generosidad de un rescate público

En la imagen, un letrero de British Steel en Scunthorpe, norte de Inglaterra, el 21 de mayo de 2019. REUTERS/Scott Heppell

LONDRES, 31 mayo (Reuters Breakingviews) - El acero es un candidato peliagudo para un rescate del Estado británico. El destino de 4.000 trabajadores de British Steel está en duda después de que el titular de la acería de Scunthorpe se declarara insolvente en mayo. A menos que intervenga una de las empresas privadas que están examinando sus libros, se necesitará dinero público. Desafortunadamente, tres décadas después de su privatización bajo el gobierno conservador de Margaret Thatcher, ni la empresa ni el sector parecen suficientemente estratégicos o sostenibles.

La preocupación de la Unión Europea por el exceso de capacidad significa que es aún más difícil que los grupos siderúrgicos en apuros recurran a las leyes de ayuda estatal que otros sectores. Sin embargo, el Gobierno podría defender la ayuda a British Steel argumentando que necesita reciclar a los trabajadores o ayudar al medio ambiente, ámbitos en los que Bruselas ofrece cierto margen de maniobra.

Resulta difícil utilizar ese capital político. La producción de acero del Reino Unido ha caído de 20 millones de toneladas en 1990 a 8 millones de toneladas en 2017, y las cifras oficiales sugieren que el acero contribuye solo con un 0,1% al empleo. Los argumentos de seguridad que subrayan la importancia de la autosuficiencia para el ejército o la industria manufacturera se ven debilitados por el hecho de que Reino Unido importa mineral de hierro, la materia prima clave para la fabricación de acero.

El sector también está perdiendo dinero. Port Talbot, propiedad de la empresa india Tata Steel, ha sido deficitaria en los tres últimos años. Un aumento del 50% en los precios del mineral de hierro desde septiembre ha hecho subir los costes para los productores, pero el precio de los productos de acero procesado que venden ha caído en una sexta parte, de acuerdo con S&P Global Platts.

La competitividad de los productores británicos se ve afectada por los altos costes energéticos y la necesidad de transportar materias primas desde lugares como Australia. En el primer trimestre, Port Talbot y British Steel se encontraban en el cuartil más caro para los productores mundiales, según Metals Consulting International. Y el Brexit pone en peligro las relaciones con la UE, que representa más de dos tercios de las exportaciones del Reino Unido.

Teóricamente, el Gobierno podría justificar un rescate parcial. El dinero público ayudaría a Scunthorpe a deshacerse de sus poco competitivos altos hornos que producen acero sin procesar, importarlo en su lugar y concentrarse en la fabricación de productos finales como las vías férreas. Metals Consulting International estima que una planta más pequeña podría alcanzar el umbral de rentabilidad y salvar algunos puestos de trabajo. Sin embargo, dado que esto todavía significaría grandes cifras de despidos, y atraería críticas tanto de la oposición de izquierdas como de los ideólogos conservadores del libre mercado, el Gobierno probablemente no hará el esfuerzo.

(El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad exclusiva de su autor)

traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below