June 2, 2019 / 9:08 AM / 5 months ago

China aparca sus sueños ante los escalofríos de la desaceleración económica

ZHENGZHOU, China, 28 mayo (Reuters) - Durante la última década, la ciudad de Zhengzhou ha estado saboreando el sueño chino.

Imagen de archivo de viajeros en un autobús público en Luoyang, provincia de Henan, China, el 21 de enero de 2019. REUTERS/Thomas Peter

Impulsada por la inversión, incluidas las grandes subvenciones del Gobierno central de Pekín, la capital provincial de la provincia interior de Henan ha experimentado un gran auge.

Zhengzhou, que antes era una ciudad empobrecida de 10 millones de habitantes situada entre los ríos Amarillo y Yangtsé, ahora cuenta con numerosos edificios de oficinas en el centro de la ciudad y una cascada de pasos elevados de autopistas. Una red ferroviaria mejorada ha ayudado a convertir la ciudad en un centro logístico, conectando la producción de China con los envíos por tierra a Europa como parte de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Foxconn, proveedor de Apple, construyó la fábrica de iPhone más grande del mundo en Zhengzhou.

Para muchas personas de Henan, una provincia de 100 millones de habitantes, Zhenghzou se ha convertido en un símbolo de logros y oportunidades en el interior de China, un imán para quienes abandonan las granjas porcinas y los campos de trigo en busca de una vida mejor.

Las rentas personales en Zhengzhou durante la última década se han duplicado de media, alcanzando los 33.105 yuanes (4.791 dólares) el año pasado. Esto ha permitido a muchos residentes disfrutar de la vida de clase media: electrodomésticos, artículos de lujo y apartamentos propios.

Fabricantes de automóviles como GM, Honda y Nissan, y marcas de consumo como Christian Dior y Cartier, han tomado nota, apostando a que el aumento de los ingresos en ciudades como Zhengzhou les abrirá nuevos mercados en fase de expansión.

Pero la desaceleración económica que comenzó a finales de 2018 parece haber acentuado las incertidumbres en la ciudad. Con la ralentización generalizada de los sectores inmobiliario, de consumo y tecnológico, algunos sienten que sus posibilidades de ascender en la escala social han disminuido a medida que el coste de la vida supera el crecimiento de los ingresos. Las oportunidades que antes eran abundantes ahora parecen estar agotándose.

Periodistas de Reuters viajaron a Zhengzhou a finales de 2018 y principios de 2019 para hablar con docenas de propietarios de negocios, consumidores y personas que esperaban comprar casas. Muchos expresaron ansiedad o dudas sobre su capacidad para conservar o alcanzar los sueños de prosperidad prometidos por el presidente Xi Jinping.

Estas son tres de sus historias, que muestran lo difícil que será para China construir una nueva base para su economía futura en provincias del interior como Henan, y constituyen una prueba de la realidad para los minoristas globales que buscan nuevos mercados lucrativos.

EL EMPRENDEDOR

Desde que tiene memoria, Gong Tao no ha querido otra cosa que convertirse en un empresario como su padre.

Vendedor ambulante de pinceles de caligrafía chinos, su padre se ganaba la vida recorriendo a Henan para mantener a la familia, a la vez que infundió en Gong el valor del trabajo duro.

Recién salido de la universidad, Gong creó una empresa en Zhengzhou en 2014 para grabar digitalmente fotos en impresiones de metal para los clientes que conmemoran ocasiones especiales.

Dos años más tarde, y con sólo 24 años, se lanzó a la pujante economía online, creando una nueva empresa que ayudaba a los clientes a diseñar programas para WeChat, la omnipresente plataforma china de redes sociales.

El negocio iba bien y, alentado por el creciente mercado tecnológico y las ayudas públicas a los emprendedores, Gong amplió agresivamente sus actividades, invirtiendo en reformas de oficinas y mobiliario nuevo. Elevó la plantilla hasta 70 personas. Pero entonces una avalancha de competidores más baratos mermaron su negocio justo cuando la economía china empezaba a desacelerarse el año pasado.

“No anticipamos que el mercado caería por un precipicio”, dice a Reuters Gong, que ahora tiene 26 años, en un restaurante de comida rápida en el centro de Zhengzhou. Gong dice que había recortado drásticamente el gasto en ropa y había dejado de comer fuera.

“Durante todo el año 2017, el negocio estaba floreciendo, las cosas estaban bastante bien, y luego, de repente, en 2018, se fue deteriorando”, dice.

El pasado octubre, Gong siguió el consejo de un mentor que le sugirió que cerrara su negocio y esperara a que terminara la recesión. Consiguió un trabajo como comercial en una filial de una de las mayores empresas de comercio electrónico de China, pero rápidamente se desilusionó con la monotonía y los bajos salarios, y decidió no volver a trabajar después del Año Nuevo Chino en febrero.

Gong lamenta no haber comprado un apartamento antes de que los precios comenzaran a subir dramáticamente hace tres años, a pesar de que los precios han disminuido recientemente, y también le apena el hecho de que su relación con su novia de entonces se desbaratara igual que su negocio.

No ha renunciado a su aspiración de toda su vida, dirigir su propio negocio, pero dice que necesita ser realista y que está tratando de aceptar el hecho de que por ahora tiene que conseguir un trabajo normal de oficina.

“La realidad es muy cruel”, dice.

EL GRADUADO

    Con un título en telecomunicaciones de una de las mejores universidades de Pekín, una participación en el mercado inmobiliario de Zhengzhou y un matrimonio en ciernes, todo ello a la edad de 26 años, muchos chinos considerarían a Wu Shuang como un ganador.

Pero en las entrevistas, Wu describe una implacable ansiedad que pesa sobre él y sus compañeros en Zhengzhou.

El apartamento de dos millones de yuanes que Wu compró en 2017 agotó la mayor parte de los ahorros de su familia y le dejó con más de 8.000 yuanes en pagos hipotecarios mensuales.

Después de renunciar a un trabajo de oficina en una empresa estatal el año pasado, que describió como aburrido y mal pagado, también tuvo que dejar de lado los planes para abrir un bar en Zhengzhou después de que sus socios se retiraran ante el desplome del consumo en la ciudad.

“No es sólo el precio de la vivienda, no es sólo que sea difícil encontrar trabajo”, dice Wu, con gafas de montura negra. “Ahora mismo parece que, debido a que la economía se está desacelerando, hay muchas menos oportunidades.”

Para muchos jóvenes, parece inalcanzable el sueño chino de encontrar un trabajo prestigioso, casarse a una cierta edad y comprar una casa, dice.

Al dispararse el precio de la vivienda, en particular, muchos se ven obligados a depender económicamente de sus padres hasta la edad adulta, dice, una práctica conocida como kenlao, o “roer a los ancianos”.

Wu dice que sus padres le han ayudado con la entrada y las cuotas mensuales de la hipoteca del apartamento que compró, una solución que le incomoda, sobre todo porque sus padres no son ricos.

“Mucha gente se siente impotente porque los que están disfrutando de la buena vida, la mayoría de ellos lo están haciendo no por ellos mismos, sino por su familia”, dice Wu mientras toma un café helado en un bullicioso establecimiento de Zhengdong, el nuevo distrito comercial de Zhengzhou.

“Los salarios no pueden diferir mucho, pero debido a tus orígenes familiares puede que tengas menos opciones en la vida.”

LOS PESCADORES

Si bajamos en la escala social de China, muchos se sienten marginados e impotentes en sus intentos por mejorar sus vidas exclusivamente con el trabajo duro.

    Durante generaciones, los Sun navegaron con sus barcos de pesca por los ríos Huai y Amarillo, viviendo de la pesca diaria. Como su abuelo y su padre antes que ellos, los hermanos Sun Genxi, de 44 años, y Sun Lianxi, de 32, nacieron en un barco pesquero.

    La pujanza económica de China ha tentado a los hermanos.

    Desde su mirador flotante sobre el río Amarillo, a una hora en coche al norte del centro de Zhengzhou, se quedan boquiabiertos ante el espectacular desarrollo de la capital de la provincia.

    “Estos edificios altos no tienen nada que ver conmigo. Son para otros, no para mí”, dice Lianxi. “No tenemos nada que ver”.

    Los hermanos Sun no tuvieron una morada fija durante la mayor parte de sus vidas, echando el ancla donde pudieran. Hace aproximadamente una década, se establecieron junto al río Amarillo, en los márgenes septentrionales de Zhengzhou, para que la hija mayor de Genxi pudiera ir a la escuela.

    Quieren que sus hijos terminen la escuela y que sean los primeros en romper con la larga tradición de pescadores de su familia.

    “Si no estudias mucho, mi presente es tu futuro”, le dice Genxi, que es analfabeto, a su hija, que ahora está a punto de terminar la educación secundaria.

    Los Sun eran dueños de una gran casa flotante, suficiente para alojar a un clan de 17 personas de cuatro distintas generaciones bajo un mismo techo. El barco también sirvió como restaurante flotante, sirviendo pescado recién cocido a los excursionistas que cruzan el río Amarillo en las afueras de Zhengzhou.     

Pero como parte de una amplia campaña de protección del medio ambiente, en 2017 las autoridades locales se hicieron cargo de la casa flotante en aras de reducir al mínimo la contaminación del agua y la sobreexplotación pesquera.

Los Sun viven ahora en tiendas de campaña hechas con lona y láminas de plástico junto a un puente flotante a orillas del río Amarillo, obligados a pescar desde una pequeña barca.

“Mi sueño es tener un lugar para vivir. Mi familia puede vivir en la casa y yo puedo trabajar para otros y dejar de pescar”, dice Sun Lianxi.

“Ahora incluso tener una vida así es un lujo”.

Información de Philip Wen, Stella Qiu y Yawen Chen; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below