February 1, 2019 / 7:45 AM / 5 months ago

BBVA aumenta un 51% su beneficio en 2018 apoyado en México y la venta en Chile

MADRID (Reuters) - El banco español BBVA vio crecer su beneficio atribuible en 2018 un 51 por ciento gracias a las plusvalías por la venta de Chile, la reducción de costes en España, el sólido crecimiento del negocio crediticio en México y el aumento de los clientes digitales, que compensaron la caída de sus resultados en Turquía debido a la depreciación de la lira.

En la imagen de archivo, el logo de BBVA en una conferencia bancaria en Toronto, Ontario, Canadá. REUTERS/Chris Helgren

El margen de intereses, la diferencia entre lo que el banco cobra por los préstamos y paga por los depósitos, descendió un 0,9 por ciento hasta 17.591 millones de euros aunque en el cuarto trimestre estanco subió un tres por ciento.

Al igual que Santander, su principal competidor español, BBVA obtiene gran parte de su beneficio fuera de España, donde su beneficio neto creció un 63 por ciento gracias en parte a una reducción de costes. El director financiero dijo que espera un margen de intereses plano en el país este año con volúmenes estables.

La mayor contribución a los 4.627 millones de euros de beneficio vino de su principal mercado, México, donde su resultado neto aumentó un 9 por ciento con crecimientos de doble dígito en su margen de intereses y proyecciones similares para 2019, cuando espera un alza en torno al 10 por ciento en euros constantes en 2019.

En Estados Unidos, el tercer mercado en generación de resultado, el beneficio aumentó un 51 por ciento apoyado en las modificaciones fiscales y en el aumento de los clientes digitales.

Por el contrario, en Turquía el resultado se redujo un 31 por ciento por el efecto divisa aunque proyecta que el margen neto siga firme en 2019 en un entorno macro desafiante y que el banco reconoció “incierto”.

Con buenas perspectivas en los países andinos, Argentina, una parte pequeña de su negocio, restó 29 millones al beneficio tras los ajustes por la hiperinflación.

Con la venta en Chile, que se cerró en julio, BBVA obtuvo una plusvalía neta de 633 millones de euros que impulsó los resultados.

El banco mantuvo su coeficiente de capital CET1 “fully loaded” en el 11,34 por ciento que había registrado a septiembre mientras que la tasa de morosidad se redujo al 3,9 por ciento desde el 4,1 por ciento del trimestre anterior.

El grupo, que ha alcanzado el objetivo de tener un 50 por ciento de clientes digitales, reiteró su prioridad de generación de valor y anunció la propuesta de un dividendo complementario de 16 céntimos de euros por acción el próximo abril, un 7 por ciento más que la misma derrama del año anterior.

Reiteró su compromiso de un “pay out” en efectivo de entre el 35 y el 40 por ciento con dos pagos al año.

En bolsa, la acción de BBVA caía el viernes un 1,2 por ciento tras la publicación de resultados.

FOCO EN LAS PRESUNTAS ESCUCHAS

El presidente de BBVA, Carlos Torres, dijo el viernes que el informe que ha pedido el banco sobre las presuntas escuchas encargadas por la entidad podría tardar todavía meses en completarse y reconoció que el proceso probablemente acabará en los tribunales aunque no quiso precisar si la fiscalía había pedido documentación a la entidad.

“Los equipos de investigación tienen pleno poder y nuestro objetivo es avanzar lo máximo posible, pero esto va a llevar meses”, advirtió. “Habrá tolerancia cero con los resultados, sin contemplaciones de ningún tipo”, dijo sobre la investigación “forensic” encargada a los asesores legales Garrigues y Uría y al auditor PWC.

“Todo apunta a que la investigación se va a judicializar”, añadió Torres que pidió que no se sacasen conclusiones “precipitadas” y señaló “a eso no voy a contestar” preguntado sobre si había habido una aproximación de la Fiscalía.

Las declaraciones de este viernes son las primeras del nuevo presidente de BBVA sobre una presunta red de espionaje que investiga también la Audiencia Nacional y sobre la que el BCE ha mostrado preocupación.

La presunta trama de escuchas destapada por los digitales Moncloa.com y Elconfidencial.com, se habría realizado entre 2004 y 2005 en el marco de un frustrado asalto al accionariado del banco por parte de la constructora Sacyr.

En aquella época el presidente de BBVA era Francisco González, popularmente conocido como FG, que el pasado diciembre se jubiló cediendo el cargo a Torres Vila aunque ocupa desde entonces la presidencia de honor.

El banco, que ha admitido una relación de varios años con el grupo de investigadores Cenyt, del excomisario Miguel Villarejo, desveló cuando se publicó la información que tiene abierta desde junio de 2018 una investigación sobre el escándalo, aunque entonces no sabía nada de supuestas escuchas y por eso no lo comunicó externamente.

“La investigación (abierta en 2018) es interna y de carácter ordinario de las que se hacen muchas (...) la dimensión cambia completamente el 9 de enero (cuando se publica la información sobre presuntas escuchas)”.

Añadió que ni entonces ni “hasta el momento se ha detectado que hubiese una red de escuchas”.

Información de Carlos Ruano; editado por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below