20 de septiembre de 2017 / 8:03 / hace 3 meses

DATOS - El lento despegue de la Garantía Juvenil en España

MADRID (Reuters) - España tuvo un arranque lento a la hora de gastar el dinero que se le asignó como parte de un gran plan de la Unión Europea para combatir el desempleo juvenil y en conseguir que los potenciales beneficiarios se inscribieran en los dos primeros años del programa, a pesar de tener uno de los niveles de paro entre los jóvenes más altos de la UE.

España tuvo un arranque lento a la hora de gastar el dinero que se le asignó como parte de un gran plan de la Unión Europea para combatir el desempleo juvenil y en conseguir que los potenciales beneficiarios se inscribieran en los dos primeros años del programa, a pesar de tener uno de los niveles de paro entre los jóvenes más altos de la UE. En esta imagen de archivo, vista general de la conferencia de líderes europeos sobre desempleo juvenil en Europe, el 3 de julio de 2013 en la cancillería en Berlín. REUTERS/Johannes Eisele/Pool

    A continuación se muestra un esquema de cómo funciona el programa y cómo se ha aplicado en España en comparación con otros países.

¿QUÉ ES LA GARANTÍA JUVENIL?

    Los líderes de la UE acordaron en 2013 tratar de luchar contra el desempleo juvenil en los países donde el problema era más agudo y la tasa de desempleo entre los menores de 25 años superaba el 25 por ciento.

El plan se financió con 6.400 millones de euros con dinero de la Iniciativa de Empleo Juvenil (YEI) y el Fondo Social Europeo, distribuidos entre 20 estados miembros elegibles y de 2014 a 2020. Algunos de los fondos deben gastarse antes de 2018.

La Comisión Europea también ha destinado otros 2.000 millones de euros para cubrir el período 2017-2010.

    El objetivo de este programa era ofrecer a los jóvenes que no estudian ni trabajan (ni-nis) ofertas de empleo, de aprendizaje o de formación continua dentro de los cuatro meses siguientes al término de sus estudios o de la finalización de sus contratos.

Los estados miembros tienen que gastar su propio dinero primero y luego presentar las facturas a la UE, dentro de estrictos parámetros.

¿CÓMO SE COMPARA ESPAÑA?

España obtuvo el mayor volumen de financiación, 1.900 millones de euros.

    Hasta finales de 2015, sin embargo, sólo gastó una fracción de la misma, envió cero facturas a la UE para su reembolso, y fue uno de los cinco peores países a la hora de conseguir el registro de jóvenes en el programa.

   A finales de 2015, sólo el 10,7 por ciento de los denominados ni-nis menores de 25 años se habían inscrito en el programa español, en comparación con una media en la UE del 37,5 por ciento.

    España elevó la edad objetivo a 29 años a mediados de 2015 para tratar de impulsar las inscripciones.

¿LO HICIERON MEJOR OTROS PAÍSES?

    Italia, otro estado miembro con una gran población de ni-nis, también tardó en sumar inscritos, alcanzando el 10,5 por ciento de sus beneficiarios potenciales en 2015, un dato peor que España.

    Pero España también luchó en otros frentes.

    La Comisión Europea aumentó la prefinanciación para cada país desde un 1 por ciento de su financiación al 30 por ciento en 2015 para intentar conseguir que el plan avanzara más rápido.

    España fue uno de los ocho países que tuvo que devolver esa prefinanciación en 2016 porque no gastó la mitad de ella en 12 meses, dijo una fuente de la Comisión.

¿HAN MEJORADO LAS COSAS?

Sí, aunque sólo recientemente. España cambió completamente su enfoque en enero de 2017 y relajó los criterios de registro.

    Los inscritos en el sistema habían aumentado desde sólo 21.905 a finales de 2014 a 170.559 a finales de 2015; pero en enero de 2017 habían llegado a 421.209 y, en julio, estaban cerca de 600.000.

España tenía alrededor de 1,26 millones de jóvenes ni-nis en 2016 potenciales beneficiarios del programa, según datos de Eurostat.

    Utilizando los datos más recientes del gobierno español sobre inscripciones, eso sitúa la ratio de registro en torno al 48 por ciento.

¿PERDERÁ ESPAÑA FINANCIACIÓN?

España tiene que justificar 1.100 millones de euros en proyectos finalizados a la UE a finales de 2017 o corre el riesgo de perder fondos. Tendrá que absorber otros 849 millones de euros antes de finales de 2018.

    El Gobierno español había validado 880 millones de euros de proyectos de Garantía Juvenil a finales de 2016 que serían adecuados para el reembolso.

En enero de 2017, el gasto destinado a la Garantía Juvenil había aumentado a 1.360 millones de euros, pero la cifra corresponde a una mezcla de proyectos terminados e inacabados. Los cursos y los contratos de trabajo deben haber sido completados para poder ser reembolsados.

    La ministra española de Empleo, Fátima Báñez, dijo en enero que “ninguno queremos perder ni un euro de fondos europeos para el empleo juvenil”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below