7 de septiembre de 2017 / 14:22 / hace 12 días

El BCE cita el tipo de cambio del euro como factor de política monetaria

El Banco Central Europeo (BCE) tiene que tener en cuenta el debilitamiento de la inflación debido a la fortaleza del euro mientras se prepara para reducir su programa de estímulo sin precedentes, dijo el jueves el presidente del organismo, Mario Draghi. En la imagen, Draghi durante la rueda de prensa en Fráncfort, el 7 de septiembre de 2017. REUTERS/Kai Pfaffenbach

FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo (BCE) tiene que tener en cuenta el debilitamiento de la inflación debido a la fortaleza del euro mientras se prepara para reducir su programa de estímulo sin precedentes, dijo el jueves el presidente del organismo, Mario Draghi.

El mandatario hizo estas declaraciones después de que el BCE mantuviera los tipos de interés de referencia en mínimos récord y confirmase que las compras de activos continuarían en 60.000 millones de euros mensual al menos hasta diciembre.

Esto sugiriere que la largamente esperada disminución del estímulo podría ser más gradual de lo que actualmente anticipan algunos operadores del mercado.

Esa posibilidad se afianzó al verse reflejada en la decisión del banco central de la zona euro de reducir las proyecciones de inflación para el próximo año y 2019, en gran medida debido al repunte de 13 por ciento que ha tenido el euro contra el dólar este año ante una sólida recuperación económica.

“Las perspectivas a medio plazo para la inflación fueron revisadas a la baja en las proyecciones de los técnicos, principalmente debido a la apreciación del tipo de cambio, lo que significa que deberemos tener en cuenta este elemento de nuestro conjunto de información en las decisiones de política”, dijo Draghi en la conferencia de prensa habitual tras el anuncio de tipos.

Draghi agregó que ahora existía un amplio consenso dentro del BCE, de que la volatilidad cambiaria era una “fuente de incertidumbre” en la formulación de la política monetaria.

Subrayando el dilema que afronta el BCE, el euro ascendía al máximo en nueve días por encima de 1,20 dólares mientras Draghi hablaba.

Más temprano, el BCE dejó sin cambios su orientación de política a futuro, incluso reteniendo la opción de aumentar las compras de activos en caso de ser necesario. “Si el panorama se vuelve menos favorable (...) el consejo de Gobierno está listo para incrementar el programa en términos de tamaño y/o duración”, dijo el BCE en un comunicado.

El problema para el BCE a la hora de decidir si sigue o deshace las compras de activos es que mientras el crecimiento es sólido, la inflación continuará por años debajo de la meta del BCE, de casi un 2 por ciento, ante la debilidad del mercado laboral y la ausencia de un crecimiento salarial significativo.

Draghi citó la fortaleza del euro como un motivo de los menores pronósticos de inflación. Ahora se prevé un crecimiento de los precios a una tasa de 1,2 por ciento el próximo año comparado con el 1,3 por ciento previsto en junio y de 1,5 por ciento en 2019, desde 1,6 por ciento.

Si bien el BCE ha preferido ajustar su mensaje al menor de los incrementos, el tiempo se acaba para una decisión, ya que el plan vence en diciembre y el BCE solo tiene dos reuniones de tipos más este año, el 26 de octubre y el 14 de diciembre.

Draghi simplemente reiteró que el consejo de gobierno decidirá este otoño, agregando: “probablemente la mayor parte de esas decisiones se tomará en octubre”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below