19 de junio de 2016 / 13:22 / en un año

Tras el Brexit: Hoja de ruta para un salto al vacío

BRUSELAS (Reuters) - Amanecer del próximo viernes. Los votos están ahí. Los británicos han hablado en el referéndum sobre su pertenencia a la Unión Europea y quieren salir. Es un escenario que los líderes europeos están contemplando mientras rezan para que no suceda.

El futuro del Reino Unido y la Unión Europea se decidirá en las próximas semanas en función del resultado del referéndum británico sobre su permanencia o no en el bloque. Diplomáticos y funcionarios dan su opinión. En la imagen, un simpatizante del movimiento por la salida de la UE en Londres, el pasado 28 de mayo. REUTERS/Neil Hall

Funcionarios y fuentes diplomáticas explican que reuniones secretas en Bruselas y alrededor de Europa revelan enormes incertidumbres sobre qué pasará si el voto conduce a lo que el primer ministro británico ha denominado como “un salto al vacío” aunque también no pocas preocupaciones sobre si el resultado mantiene al Reino Unido dentro del bloque.

A continuación, ofrecemos una hoja de ruta en bruto para Europa después del 23 de junio, basada en conversaciones con diplomáticos y funcionarios, pocos de los cuales quieren ser citados por temor a inflamar el debate en el Reino Unido:

DÍA UNO - VIERNES, 24 JUNIO, LAS TRES “ERRES” O MÁS

Las urnas cierran a las 10 p.m. (2100 GMT). No están previstas encuestas a pie de urna, pero el recuento nocturno debería conocerse cuando amanezca en Bruselas.

Más allá del resultado, ya hay grandes imponderables. Cameron dice que notificará a la UE de inmediato si el Reino Unido se marcha. Pero este anuncio podría tomar unos días. Si pierde, aumentará la presión dentro de su dividido partido conservador para que dimita, lo que también podría pasar incluso si gana.

Los mercados financieros estarán dominados por la volatilidad. Tanto el Banco de Inglaterra como el Banco Central Europeo tienen planes de contingencia para lidiar con un eventual “shock por el Brexit” en la libra esterlina y el euro.

Los ministros de exteriores de la UE y los embajadores de los estados miembros se reúnen de rutina en Luxemburgo a las 10 a.m. (0800 GMT) en lo que podría ser la primera oportunidad de reacción.

Están previstos comunicados conjuntos de Alemania y Francia y de las instituciones europeas. Los ministerios de exteriores de los seis países fundadores del bloque - Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo - podrían reunirse el viernes en Berlín, dijeron funcionarios.

Voten lo que voten los británicos, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (primer ejecutivo de la UE), se reunirá con el presidente del Consejo de Europa (que preside las cumbres europeas) Donald Tusk y con el presidente del parlamento europeo Martin Schulz en sus oficinas de Berlaymont a las 10:30 a.m. (0830 GMT).

En el encuentro también estará presente el primer ministro holandés Mark Rutte, cuyo gobierno ostenta la presidencia de turno de la UE.

Hay tres grandes mensajes en estas tres erres: Rechazo - al perder casi una quinta parte de la economía europea y más aún de su fuerza militar e influencia mundial; Respeto - por la voluntad del pueblo británico; y Resolución - para seguir adelante con la integración europea.

“El espectáculo debe continuar”, dijo un alto funcionario de la UE.

Podría incluso haber una cuarta erre que quizás podría llevar de título Represalia, aunque los británicos no deberían tomarlo como algo personal; Las advertencias de desgracias para aquellos que salgan buscarán disuadir a otros de seguir el camino. “No hagáis esto en casa”, explica un diplomático europeo.

DÍA DOS - SÁBADO, 25 JUNIO

Algunos ministros de la eurozona han sugerido que el Eurogrupo podría celebrar una reunión de emergencia, aunque funcionarios de alto rango lo consideran improbable. La gestión de las posibles turbulencias en los mercados y los bancos recaerá sobre el BCE y otros reguladores.

DÍA 3 - DOMINGO, 26 JUNIO - EN TORNO A LA BANDERA DE LA UE

Tras el referéndum, el presidente de la Comisión, Juncker, dirigirá una reunión de emergencia con los líderes de los 28 miembros de la Comisión, entre ellos el británico Jonathan Hill, explican fuentes oficiales. La comisión será responsable de la negociación del eventual divorcio.

Funcionarios europeos insisten en que no hay un “Plan B” para el Brexit. Pero, rememorando la misma negativa durante la crisis que estuvo a punto de dejar fuera del bloque a Grecia, algunos hablan de una “Sala B” donde podría estar listo un equipo de extinción de incendios formado por abogados y expertos. “La idea es tener todo preparado para el lunes”, dijo un funcionario.

Los embajadores de los estados miembro y los portavoces de los líderes europeos previsiblemente se reunirán en Bruselas en el caso de un Brexit.

DÍA CUATRO - LUNES, 27 JUNIO - MANTENER LA CALMA Y CONTINUAR

En el inicio de la nueva semana en los mercados financieros globales tanto los inversores como los votantes demandarán respuestas sobre hacia dónde van la UE y el Reino Unido. Se espera que ambos ofrezcan garantías de conversaciones ordenada, aunque sin cambios inmediatos, ni para las empresas ni para los ciudadanos.

DÍA CINCO - MARTES, 28 JUNIO - “DAVID, ¿AHORA TE VAS?”

Está prevista una cumbre europea de 24 horas. Tras el triunfo del Brexit la carrera de Cameron podría haber llegado a su fin, pero probablemente seguirá en la brecha hasta que su dividido partido elija a un sucesor.

Previsiblemente se deje ver en la cena de Bruselas. Una pregunta importante - ¿Comunicará a Donald Tusk la aplicación del artículo 50 del tratado (que regula los pasos para la salida de la UE) el movimiento legal antes del abandono?

Funcionarios y diplomáticos europeos dicen que les gustaría que Gran Bretaña pusiese en marcha el proceso cuanto antes y descartan cualquier tipo de negociación aunque no ven ninguna forma legal para forzar los pasos de Londres. El Tratado de la UE no permite la expulsión, aunque habrá una gran presión política para instar a Londres a hacer caso a las urnas y abandonar, para dejar a los otros 27 iniciar las discusiones por su cuenta.

Si Cameron asegurase la victoria en el referéndum, la cumbre discutirá de inmediato para facilitar un paquete de reformas negociado en marzo para dar al país condiciones especiales para frenar la inmigración de la UE.

DÍA SEIS - MIÉRCOLES 29 JUNIO- “POR FAVOR, ESPERE FUERA”

Segundo día de la cumbre y si ha de ser Brexit, los líderes de los 27 estados restantes discutirán sin Cameron en una sala - un patrón al que los británicos podrían tener que acostumbrarse.

El artículo 50 fija un límite de dos años para cerrar las negociaciones de salida. La UE debe llenar un hueco presupuestario del tamaño de Gran Bretaña y tranquilizar a millones de ciudadanos europeos que viven en el país sobre sus futuros derechos.

Los líderes europeos podrían presionar para una rápida muestra de unidad sobre una mayor integración. Las divisiones sobre la gestión de la eurozona entre Berlín y París probablemente se hagan a un lado en busca de un mayor movimiento de cooperación antes de las elecciones de 2017 en ambos países. Podría reavivarse una mayor cooperación en materia de defensa sin el escepticismo británico.

A PARTIR DEL SÉPTIMO DÍA - NADA (Y TODO) CAMBIA

Tras un voto favorable a la salida se aplicarían todas las leyes de la UE en Gran Bretaña hasta dos años después de que se iniciase el proceso de salida.

A partir de entonces, no se aplicaría ninguna. Entretanto, los legisladores británicos sentados en el parlamento europeo y miles de funcionarios europeos seguirán en sus trabajos pero sin un voto real y habrán de renunciar a la presidencia europea que les correspondería en la segunda mitad de 2017.

Sea cual sea el resultado del referendo, otros planes europeos, dejados de lado por el temor a la votación británica - incluyendo medidas de ahorro energético limitando la potencia de hervidoras de agua o tostadoras- , podrían entrar en gobernación.

Si los británicos votan por quedarse, algunos, particularmente en Francia, temen que Gran Bretaña trate de impulsar una liberalización de los mercados y tomar las riendas regulatorias. Algunas fuentes oficiales británicas ven un mandato para hacerlo en un hipotético resultado por permanecer, aunque otros duda de que Cameron, si logra sobrevivir, tenga ganas de un mayor compromiso con la UE tras la sangría conservadora durante la campaña.

¿EL FINAL DEL CAMINO?

Los líderes tienen muchos temas más que atender al margen de las negociaciones con Gran Bretaña, incluyendo Rusia, el euro, el empleo o los refugiados. Londres podría tener otras prioridades también, tan importantes como una posible eurofilia que pudiese llevar a Escocia a empujar de nuevo un proceso de secesión.

Hay un “consenso en Bruselas” sobre que Gran Bretaña enfrentará un futuro gélido al margen de Europa con la única esperanza de que en algún momento puedan negociar acuerdos comerciales a cambio de concesiones en materia migratoria y contribuciones financieras.

La ley europea parece ser clara, pero los líderes europeos, incluyendo a la canciller alemana, Angela Merkel, no quieren ver al país fuera y podrían todavía buscar una forma de mantener la conexión pase lo que pase en el referéndum. “¿Cerrará Merkel realmente la puerta?” dice un diplomático europeo de alto rango. “Las normas parecen claras en Bruselas: pero en política, nunca puedes decir nunca”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below