1 de abril de 2016 / 10:07 / en 2 años

Banco de España ve prolongación crecimiento, advierte sobre incertidumbre política

MADRID (Reuters) - El Banco de España hizo públicas el viernes nuevas proyecciones macroeconómicas que apuntan a una prolongación del ciclo expansivo en 2016 y 2017 aunque a menor ritmo que en 2015, pero advirtió sobre los riesgos de la incertidumbre política y exhortó a perseverar en las reformas y la disciplina fiscal.

El Banco de España hizo públicas el viernes nuevas proyecciones macroeconómicas que apuntan a una prolongación del ciclo expansivo en 2016 y 2017 aunque a menor ritmo que en 2015, pero advirtió sobre los riesgos de la incertidumbre política y exhortó a perseverar en las reformas y la disciplina fiscal. En la imagen, el edificio del Congreso en el centro de Madrid, España, el 2 de marzo de 2016. REUTERS/Sergio Perez

“Las dudas acerca del curso futuro de las políticas económicas podrían incidir negativamente en las decisiones de gasto de los agentes privados, especialmente si la actual situación de incertidumbre política se prolongase”, dijo el banco central.

La entidad instó a priorizar en una consolidación fiscal “esencial para mantener la confianza” y a perseverar en las reformas estructurales “que reduzcan las vulnerabilidades de la economía española y permitan mejorar su capacidad de crecimiento futuro”.

Mientras que el parlamento nacido de las elecciones del pasado diciembre lleva más de tres meses tratando de entenderse sin éxito para formar un gobierno, el Ejecutivo en funciones desveló la víspera un desfase presupuestario de casi 10.000 millones de euros sobre lo comprometido con Bruselas que obligará al nuevo gobierno a renegociar metas e imponer probablemente nuevos ajustes. [nL5N173520]

El Banco de España proyectó el viernes un déficit del 4,4 por ciento en 2016, frente al 2,8 por ciento actualmente comprometido, y del 3,4 por ciento en 2017 cuando España proyectaba reducir su brecha fiscal al 1,4 por ciento del PIB.

DE MÁS A MENOS

Pese a la continuación de un crecimiento diferencial con otros socios europeos apoyado en una mejora del consumo, el Banco de España señala que la economía irá perdiendo fuelle a medida que pierdan fuerza algunos de los factores externos que han apoyado la bonanza reciente (caída del petróleo, depreciación del euro, menores costes de financiación...).

Al margen de los riesgos a la baja tanto por la incertidumbre política como por las dudas sobre la economía global y el aumento de tensiones geopolíticas, la entidad proyecta crecimientos económicos del 2,7 por ciento en 2016 y del 2,3 por ciento en 2017 frente al 3,2 por ciento registrado en 2015.

La tendencia a la moderación ya se atisba en el primer trimestre, para el que el banco emisor proyecta en su boletín trimestral publicado el viernes un crecimiento del 0,7 por ciento desde el 0,8 por ciento del último trimestre de 2015.

En materia de precios, espera una tasa de inflación todavía negativa del 0,1 por ciento en 2016 desde el -0,5 por ciento de 2015 ocho décimas por debajo de lo que esperaba en diciembre, con la senda muy marcada todavía por los precios del petróleo, aunque espera una recuperación de los precios después del verano y un repunte significativo en 2017 hasta el 1,6 por ciento.

Las revisiones tanto en precios como en PIB sobre diciembre obedecen a una revisión de los supuestos técnicos, particularmente una menor proyección de crecimiento mundial y una apreciación del tipo de cambio.

EL CONSUMO Y EL EMPLEO

Los analistas del Banco de España explican que el crecimiento seguirá apoyado en la demanda nacional, aunque con moderación en algunos componentes, mientras que el saldo neto exterior seguirá con contribución negativa, pero “cada vez menor”.

El consumo de los hogares seguirá siendo el principal motor y mantendrá un ritmo de avance “muy elevado” apoyado en la prevista continuación de la mejora del empleo.

Con creación de empleo a tasas “elevadas” en relación con el PIB y costes laborales ligeramente al alza, el Banco de España proyecta disminuciones de la tasa de paro hasta situarse “ligeramente por encima” del 18 por ciento de la población activa a finales de 2017 desde el casi 21 por ciento actual.

Entre los componentes de la demanda interna que probablemente moderarán su apoyo al crecimiento se podría producir una desaceleración de la inversión empresarial por la recuperación del euro y el debilitamiento de algunos mercados exteriores, además de una moderación del crecimiento de la demanda de las Administraciones Públicas en contraste con el incremento de 2015.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below