31 de enero de 2016 / 9:29 / hace 2 años

España mira más allá del récord de turistas y quiere más gasto

A espaldas de la playa de arena blanca que atrajo en un primer momento a los turistas a Magaluf en los años 60 hay un nuevo desarrollo urbanístico, dentro de un plan para transformar un centro de turismo barato donde corre el alcohol a raudales en un destino vacacional de alta gama para familias y parejas. En la imagen, varios policías británicos patrullan junto con guardias civiles españoles por las calles de Magaluf, en Mallorca, el 11 de agosto de 2015. REUTERS/Enrique Calvo

MAGALUF, Mallorca (Reuters) - A espaldas de la playa de arena blanca que atrajo en un primer momento a los turistas a Magaluf en los años 60 hay un nuevo desarrollo urbanístico, dentro de un plan para transformar un centro de turismo barato donde corre el alcohol a raudales en un destino vacacional de alta gama para familias y parejas.

El proyecto de remodelación de 187 millones de euros incluye el derribo de edificios viejos y la creación de calles peatonales.

El caso de Magaluf muestra cómo la industria del turismo española está tratando de mirar más allá del nuevo récord de turistas y aspira a que los visitantes gasten más en un sector que supone el 11 por ciento del Producto Interior Bruto y que emplea a dos millones de personas.

Eso significa mejorar la calidad y la oferta de un rango más amplio de actividades, más allá de beber y tomar el sol.

“Un turismo que se enfoque solo en precios y solo en sol y playa es un turismo que funciona, pero a largo plazo no sobrevivirá” dijo Ricard Santoma, director general de la Escuela de Turismo y Dirección Hotelera Sant Ignasi de Barcelona.

“El reto es atraer a un turista que esté dispuesto a traer un poco más de dinero”, agregó.

El éxito del sector es vital para que España se asegure de que su economía puede volver a crecer este año y para rebajar la tasa de paro, situada en el 20,9 por ciento, en un momento de inestabilidad política.

Más de un mes después de las elecciones generales, los partidos políticos aún no han conseguido llegar a un acuerdo que permita formar un gobierno.

En 2015, visitaron España más extranjeros que nunca, según las cifras oficiales publicadas el viernes, mientras la violencia en países como Egipto o Túnez alentó a los turistas europeos a veranear más cerca de sus países.

España recibió 68 millones de turistas internacionales el año pasado, un récord por tercer año consecutivo.

La popularidad de España como destino turístico parece que continuará, ya que las reservas de británicos han subido más de un tercio a finales de diciembre, según datos de la Asociación de Agentes de Viaje británicos. Los británicos son los turistas más numerosos en España por nacionalidad.

No obstante, los datos sobre cuánto gastan los turistas son confusos. La estadística del gobierno dice que el gasto por turista subió un 2,4 por ciento entre enero y septiembre, según los últimos datos disponibles, mientras que la asociación de la industria Exceltur calculó una caída de un uno por ciento en el gasto por persona en 2015, encadenando el decimoquinto año consecutivo de caídas.

HOTELES CON TWITTER

El lento ritmo de aumento del gasto pese a las cifras récord de número de visitantes inquieta a propietarios de hoteles, administraciones locales y analistas, que dicen que España debe desarrollar sus destinos y ampliar la temporada turística para elevar el crecimiento de la industria.

España empezó a construir hoteles en las playas del Mediterráneo en los años 50 para los europeos hambrientos de sol y desde entonces se ha convertido en el tercer país más visitado del mundo, y en el de los mayores ingresos procedentes del turismo de Europa, según cálculos del Gobierno.

Las autoridades españolas llevan tiempo intentando promover las atracciones y la cultura española más allá de la playa, como las ciudades históricas de Sevilla o Granada o los museos y galerías de Madrid.

Pero los viajeros de todo tipo, cada vez más sofisticados, son más exigentes, dijo Mark Hoddinott, vicepresidente de Real Estate del grupo hotelero español Melia Hotels International que lidera la remodelación de Magaluf.

“Hay que regenerarse para competir con Orlando, Dubái y todos los nuevos destinos que se están abriendo”, dijo. “La gente ya no sólo viene por sol y playa, quieren algo más”.

En Magaluf, Meliá ha transformado sus bloques hoteleros de tres estrellas construidos en los años 70, donde predominaban las estancias “todo incluido”, en hoteles de lujo de cinco estrellas e incluso ha puesto en marcha un hotel que incorpora Twitter a su funcionamiento, donde los clientes envían etiquetas en la red social con sus peticiones para rellenar el minibar.

ALARGAR LA TEMPORADA, MÁS EMPLEO

Una sucursal de Nikki Beach club abrió en 2012 en un extremo de la bahía de Magaluf en la isla mediterránea, donde en temporada alta los clientes desembarcan de sus yates para tomar cócteles en las tumbonas de playa tapizadas con tela blanca.

Las tarifas del vecino Me Hotel, un cinco estrellas de la cadena Meliá que antes era un tres estrellas, han subido de 70 u 80 euros la noche a 200, superando los 300 en temporada alta.

El sector público y privado de Mallorca también quiere reforzar la temporada más allá de los puntos álgidos de junio a agosto.

“Tenemos que dedicar las fuerzas necesarias para que haya turismo más meses, porque este es trabajo para nuestros vecinos. Si yo quiero ayudar a mis vecinos lo puedo hacer a través de servicios sociales o lo puedo hacer intentando que tengan más tiempo de trabajo”, dijo Alfonso Rodríguez, alcalde de Calvia, el municipio al que pertenece Magaluf.

El Ayuntamiento quiere alentar las conferencias empresariales, los festivales de arte, concentraciones de entrenamiento deportivo y otros eventos que no estén vinculados a los meses de verano.

Además de destinar este año cuatro millones de euros a mejoras como hacer peatonales algunas calles, el consistorio de Calvia ha endurecido las leyes contra el consumo de alcohol en la calle.

El Ayuntamiento ha incrementado la presencia policial en las calles e incluso invitado a policías británicos a patrullar las calles de Magaluf dentro de un programa piloto probado una semana el verano pasado.

“Lo dicen los hoteleros, los empresarios de ocio, los turoperadores, que se están dando cuenta que en Magaluf ha habido un cambio”, dijo Rodríguez.

“Nos va a costar unos años mejorar la zona de Magaluf pero que el cambio ha comenzado lo tenemos todos claro”, agregó.

Traducido por Emma Pinedo en Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below