7 de noviembre de 2015 / 16:53 / hace 2 años

Empresas de EEUU examinan negocios en Cuba sin saber si obtendrán ganancias

LA HABANA (Reuters) - Representantes de unas 50 empresas estadounidenses llegaron esta semana a La Habana para participar en una exposición comercial, muchos de ellos por curiosidad, pero aún sin tener claro cómo ganarán dinero en un país de gobierno comunista de 11 millones de habitantes con poco poder adquisitivo.

Representantes de unas 50 empresas estadounidenses llegaron esta semana a La Habana para participar en una exposición comercial, muchos de ellos por curiosidad, pero aún sin tener claro cómo ganarán dinero en un país de gobierno comunista de 11 millones de habitantes con poco poder adquisitivo. Vista del paseo martítmo El Malecón de La Habana el 6 de noviembre de 2015. REUTERS/Enrique de la Osa

La normalización de relaciones diplomáticas ha fortalecido las esperanzas de que puedan restaurarse vínculos comerciales plenos, lo que ha llevado a las empresas estadounidenses a centrarse en hacer negocios en la isla. Pero Cuba es un mercado cuya atracción desafía las reglas y las empresas extranjeras se quejan del sistema de doble moneda, la rigidez del mercado laboral y garantías jurídicas cuestionables.

Algunas empresas se sienten atraídas por el fruto prohibido, ya que la isla ha estado, en gran parte, fuera de los negocios de Estados Unidos durante más de cinco décadas.

Otros dicen que pueden cubrir alguna necesidad o correr el riesgo de tener que lamentar que Estados Unidos vaya a ceder un mercado vecino al resto del mundo.

Una empresa estadounidense que está a punto de abrir la primera fábrica en Cuba en más de medio siglo está interesada en el mercado cubano sólo porque su cofundador nació en la isla caribeña.

La empresa Cleber LLC, con sede en Alabama, dice que ha sido autorizada por el Gobierno cubano para ensamblar tractores en la zona de desarrollo especial que rodea el puerto de Mariel. Debido al embargo comercial, Cleber necesitaría un permiso especial de Estados Unidos para operar en la isla.

“Podemos abrir negocios en cualquier parte del mundo. Cuba es especial por un tema personal básico”, dijo Saúl Berenthal, un cubano-estadounidense que abandonó la isla en 1960, un año después de que Fidel Castro y un grupo de rebeldes llegara al poder.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, acordaron en diciembre pasado poner fin a más de medio siglo de hostilidades durante la Guerra Fría para restablecer relaciones diplomáticas, aunque el embargo comercial se mantiene vigente y sólo el Congreso puede levantarlo.

Información de Jaime Hamre. Editado en español por Nelson Acosta.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below