June 28, 2015 / 11:50 AM / in 3 years

El sospechoso del ataque en Francia admite haber matado a su jefe - fuente

PARIS (Reuters) - El extremista islámico sospechoso de atacar una fábrica química en el sudeste de Francia admitió haber asesinado a su jefe, dijo el domingo una fuente cercana a la investigación.

El extremista islamista sospechoso del ataque a una fábrica química francesa reconocido haber matado a su jefe, dijo el domingo una fuente cercana a la investigación. En la imagen se ve a gendarmes bloqueando el acceso a la fábrica del área industrial de Saint-Quentin-Fallavier, en las afueras de Lyon, el 26 de junio de 2015. REUTERS/Emmanuel Foudrot

Yassin Salhi, de 35 años, dijo a los investigadores que asesinó a Herve Cornara en el estacionamiento antes de llegar a la fábrica en Saint Quentin-Fallavier, unos 30 kilómetros al sur de Lyon, donde intentó provocar una explosión el viernes.

La policía encontró el cuerpo decapitado de un hombre de 54 años en la escena del crimen, donde nadie más resultó herido. La cabeza de la víctima presentaba inscripciones islamistas.

Una revisión de uno de los teléfonos móviles de Salhi reveló que se tomó una “selfie” con la cabeza decapitada antes de ser arrestado y que envió la imagen a través de una aplicación de mensajería a un número canadiense. La policía canadiense inició investigaciones sobre el hecho.

Según informaciones de prensa francesas, Salhi dijo a la policía que había tenido una riña con su jefe y con su propia esposa antes de cometer el asesinato.

Uno de sus colegas en el trabajo, citado por el sitio web de la estación de televisión i-Tele, también dijo que los dos hombres sostuvieron una disputa días antes porque Salhi había dejado caer una tarima donde estaban apoyados equipos frágiles.

El sospechoso, cuya esposa y una hermana también están siendo interrogadas, ya era conocido por haber tenido vínculos con islamistas de línea dura durante más de una década y había señalado por los servicios de seguridad franceses como un riesgo potencial.

Previamente el domingo, el primer ministro Manuel Valls dijo que el Gobierno incrementaría sus medidas de seguridad, incluyendo las actividades de inteligencia interna, para combatir al extremismo islámico.

“No podemos perder esta guerra porque esencialmente se trata de una guerra de la civilización”, dijo Valls en una entrevista con Radio Europa 1 e i-Tele. “Es nuestra sociedad, nuestra civilización y nuestros valores los que deben ser defendidos”, aseveró.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below