26 de septiembre de 2014 / 15:08 / en 3 años

El foco de los eurodiputados sobre Arias Cañete amenaza a la nueva Comisión

BRUSELAS (Reuters) - La indignación entre los europarlamentarios de izquierda de la UE al conocer el nombramiento de un conservador español para llevar las políticas de cambio climático del bloque podría perturbar el proceso de tener instalada una nueva ejecutiva para la Unión Europea el mes que viene.

La indignación entre los europarlamentarios de izquierda de la UE al conocer el nombramiento de un conservador español para llevar las políticas de cambio climático del bloque podría perturbar el proceso de tener instalada una nueva ejecutiva para la Unión Europea el mes que viene. En la imagen, Cañete durante su campaña a las elecciones del Parlamento Europeo en Valencia el 21 de mayo de 2014. REUTERS/Heino Kalis

Miguel Arias Cañete se encuentra entre los miembros entrantes de la Comisión Europea del presidente Jean-Claude Juncker que podrían pasarlo mal en las audiencias de confirmación parlamentarias de la semana que viene en Bruselas. Un veto a cualquiera de ellos podría demorar la implementación de toda la ejecutiva, prevista para el 1 de noviembre.

Los vínculos de Arias Cañete con empresas petroleras y la preocupación de los ecologistas sobre la fusión de las carteras de energía y cambio climático podrían suponer la más seria amenaza a las esperanzas de Juncker de una ronda de confirmaciones limpia para los 27 nuevos comisarios que le permita comenzar el mandato. Hace cinco años, el rechazo de tres candidatos retrasó la formación de la actual Comisión durante tres meses.

El británico Jonathan Hill será interrogado sobre su idoneidad para supervisar la unión bancaria y los servicios europeos ya que Londres está fuera de la zona euro y se ha mostrado hostil hacia la implicación de la UE en el sector financiero. El francés Pierre Moscovici argumentará que puede hacer que se cumplan las normas presupuestatarias en el bloque a pesar de la relajación fiscal de París.

El húngaro Tibor Navracsics, que se encargaría de la educación, la cultura y la ciudadanía, tendrá complicado para convencer a los eurodiputados sobre el historial democrático de su partido. El irlandés Phil Hogan está inmerso en una trifulca política en casa. Alenka Bratusek carece del apoyo del gobierno esloveno ya que ya que como primera ministra en funciones se nombró a sí misma tras perder una votación.

Pero miembros del Parlamento Europeo dijeron que Arias Cañete, ex ministro de Agricultura español, presenta el mayor riesgo de ser rechazado porque algunos ven sus relaciones con la industria petrolera contra las normas que quieren evitar los conflictos de interés. “El Parlamento será muy crítico”, dijo el eurodiputado socialdemócrata alemán Jo Leinen. “Parece el hombre equivocado para el trabajo equivocado”.

TÁCTICA COMPLEJA

El Partido Popular Europeo al que pertenece Cañete es el mayor bloque del Parlamento Europeo, lo que le ayuda en la lucha táctica por tener influencia en una Comisión que tiene dimensiones nacionales, de política de partido, de género y otras. Pero el PPE al que también pertenece Juncker tiene menos de un tercio de los asientos.

Un nuevo parlamento en el que han entrado diputados antieuropeos elegidos el pasado mayo podría exhibir su fuerza con los candidatos de los estados miembros, incluso aunque Juncker haya recalcado que él mismo fue nombrado como resultado del apoyo parlamentario, mientras que sus antecesores fueron elegidos exclusivamente por líderes gubernamentales.

Fuentes españolas dijeron que Cañete esperaba nervioso el interrogatorio parlamentario de tres horas que tendrá el próximo miércoles a las 1800 horas (1600 GMT).

Arias Cañete no quiso hacer comentarios.

Muchos eurodiputados de derechas van a apoyarle después de que dijese este mes que vendería las acciones que tenía en Petrolífera Dúcar y Petrologis Canarias.

Luis de Grandes, miembro español del Partido Popular Europeo, dijo que la mujer y los hijos de Cañete también habían vendido sus acciones. Las afirmaciones de conflicto de interés espoleadas por los oponentes son una “excusa”, dijo.

“En absoluto es un representante unilateral de los combustibles fósiles y la energía nuclear, sino que también apoya las energías renovables y la eficiencia energética. En mi opinión no hay un conflicto de intereses”, dijo Peter Liese, miembro alemán del PPE en el Parlamento Europeo.

Funcionarios de la UE próximos a Juncker también destacaron la desinversión inmediata de las participaciones de Cañete en compañías petroleras tras su nombramiento debería acallar cualquier sugerencia de conflicto de interés.

Pero los políticos de izquierda, que hacen referencia a una red familiar en el sector petrolero, siguen diciendo que su nombramiento es inapropiado.

El código de conducta de los Comisarios reza: “Un Comisario no tratará con asuntos dentro de su cartera en los que tenga algún interés personal, en particular una familia o interés financiero que pueda perjudicar su independencia”.

El OFICIO, NO EL HOMBRE

Políticos verdes y grupos ecologistas también están preocupados por la naturaleza del papel que le han ofrecido.

Juncker ha decidido que debería dominar la energía y el clima, dos carteras que antes se mantenían separadas, generando entre los ecologistas la inquietud de que se alejará de la política climática.

Funcionarios de la UE próximos a Juncker dijeron que ambos departamentos convivirán separadamente con Cañete y que la combinación puede evitar las “luchas territoriales” vistas en el pasado, permitirá coordinar mejor el desarrollo de las fuentes de energía renovables y ayudará al bloque a cumplir sus obligaciones para controlar el cambio climático en el marco de la ONU.

El equipo de Juncker no debatirá ningún “plan B” si alguna de las comisiones parlamentarias detiene la aprobación de un candidato.

Aunque la audiencia del miércoles concluya que el nombramiento de Cañete debería ser bloqueado, el Parlamento podría arreglárselas en teoría para hacer hueco en una audiencia a un candidato alternativo antes de octubre, evitando retrasar la ratificación de la nueva Comisión Europea. Pero si hay más de un veto, el problema sería más serio.

En la Comisión saliente se encuentra la comisaria del Clima, Connie Hedegaard, una danesa cuya tarea es el cumplimiento de los objetivos climáticos de la UE, dejando la energía -una cartera que crecido en importancia desde la crisis entre Rusia, el mayor suministrador de gas de Europa, y Ucrania- en manos del alemán Günther Oettinger.

Además, la Comisión saliente cuenta con un comisario de medioambiente y un comisario de pesca. Juncker propone un comisario único para llevar medioambiente y pesca: Karmenu Vella de Malta, el estado más pequeño de la UE.

El grupo de los Verdes del Parlamento Europeo ha escrito a Juncker presentándole sus objeciones al nombramiento de Cañete, pero también a la nueva estructura de la Comisión, que aparte de la nueva agrupación de carteras, crea una jerarquía de vicepresidentes con poder para invalidar decisiones tomadas por un comisario.

“El hecho de que ningún vicepresidente tenga una responsabilidad explícita sobre la sostenibilidad indica que la política climática y medioambiental está claramente aparcada”, escribió el verde luxemburgués Claude Turmes en un blog. “La estructura que él ha propuesto para la nueva Comisión parece basada en la promoción de un enfoque trasnochado de crecimiento económico a costa del medio ambiente”.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below