26 de septiembre de 2014 / 12:22 / hace 3 años

España mejora previsiones PIB y anuncia la creación de 622.000 empleos

El Gobierno de Mariano Rajoy presentó el viernes las líneas maestras de los presupuestos para 2015, los últimos de la legislatura actual apoyados por vez primera desde su llegada al poder en 2011 en una proyección económica más favorable, aunque ya inferior al optimismo que reinaba en España antes del verano. En la imagen, el ministro de Economía, Luis de Guindos, la vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro en una rueda de prensa en Madrid, el 26 de septiembre de 2014. REUTERS/Paul Hanna

MADRID (Reuters) - El Gobierno de Mariano Rajoy presentó el viernes las líneas maestras de los presupuestos para 2015, los últimos de la legislatura actual apoyados por vez primera desde su llegada al poder en 2011 en una proyección económica más favorable, aunque ya inferior al optimismo que reinaba en España antes del verano.

En concreto, el nuevo cuadro macroeconómico para los próximos presupuestos mejora la previsión de crecimiento en una décima al 1,3 por ciento para el año en curso y en dos décimas al 2,0 por ciento para 2015.

El Gobierno español llegó incluso a manejar hace unos meses una proyección de crecimiento para este año del 1,5 por ciento tras crecimientos en los dos primeros trimestres del 0,4 y 0,6 por ciento, pero en el tercer trimestre se ha detectado una cierta ralentización de la demanda interna y el consumo privado.

Con la revisión al alza del crecimiento de su economía, España se distancia de la mayoría de los países de la zona euro que temen un estancamiento o incluso una recesión de su economía en la segunda mitad del año.

Sin embargo, algunos economistas prevén que la ralentización europea lastrará la prevista recuperación en España, y el propio Banco de España había advertido esta semana de un exceso de optimismo.

“La información más reciente, referida al tercer trimestre, parece indicar un comportamiento algo menos expansivo de la demanda privada”, dijo esta misma semana el Banco de España en un informe de situación.

Pese a estas cautelas, el titular de Economía, Luis de Guindos, dijo en la rueda de prensa que el crecimiento económico de España del tercer trimestre será similar al segundo (+0,6 por ciento) porque el país está cosechando ahora los frutos de la política de consolidación fiscal impuesta hace dos años.

“Hay un diferencial de crecimiento positivo entre España y el resto de Europa por las correcciones fiscales realizadas”, dijo el ministro.

La recuperación española se apoya en unas perspectivas de crecimiento de la demanda nacional que subirá hasta el 1,8 por ciento su aportación al PIB desde el 1,4 por ciento previsto para este año, tras cerrar 2013 en negativo, con el saldo exterior cayendo apenas una décima en 2014 y creciendo 0,2 en 2015, muy por debajo de lo previsto en el programa de estabilidad enviado a la Comisión Europea.

EL PARO, TODAVÍA POR ENCIMA DEL 22%

La recuperación de la economía tras cinco años de contracción permitirá la creación de 622.000 empleos entre 2014 y 2015 y situará la tasa de paro por debajo del 23 por ciento en el entorno de los niveles de 2011, cuando comenzó la legislatura del Partido Popular.

En promedio anual, la tasa de paro se reduce 1,4 puntos en 2014, hasta el 24,7 por ciento de la población activa (dos décimas menos de lo inicialmente previsto), y casi dos puntos adicionales el próximo ejercicio, hasta el 22,9 por ciento (cuatro décimas menos de lo estimado en abril).

Con el sector financiero reestructurado gracias a los 41.300 millones de euros prestados por Bruselas para rescatar a las entidades con dificultades y el nuevo programa de créditos baratos a medio plazo instaurado por el BCE, la recuperación del crédito puede ser vital en esta fase del ciclo en un país que apenas ha salido de la mayor crisis económica de la democracia.

Aunque los intereses de la deuda se benefician de la fuerte bajada de los costes de financiación del Tesoro y la prima de riesgo, el crecimiento de una deuda pública que se acerca al 95 por ciento del PIB en el primer semestre convierte este apartado en uno de los principales elementos del gasto.

Esta partida supondrá un coste de 35.490 millones de euros en 2015.

Luis de Guindos, señaló también que las emisiones netas de deuda del Tesoro serán en 2015 “notablemente inferiores” a los 55.000 millones de euros previstos para 2014, en un contexto de reducción del déficit.

Junto con la mejora de sus previsiones, el Gobierno reiteró su compromiso con la reducción déficit al 4,2 por ciento del PIB en 2015, concediendo solo ligeras mejoras a los pensionistas y los empleados públicos.

Argumentando que la inflación en mínimos permite mantener el poder adquisitivo, los jubilados recibirán una subida mínima de las pensiones del 0,25 por ciento en 2015 mientras que los empleados recuperarán una cuarta parte de la paga extra congelada en 2012.

“Comenzamos a devolver a los funcionarios su contribución a la lucha contra la crisis”, dijo el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

A estos pagos se sumará la reforma fiscal que contempla devolver a los contribuyentes en su conjunto otros 5.000 millones de euros entre 2015 y 2016 y 2.600 millones de euros a las empresas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below