for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias de Negocios

La economía británica se desaceleró en septiembre pero aún no ha tocado fondo

LONDRES, 12 nov (Reuters) - La economía británica se ralentizó más de lo esperado, con un incremento del 1,1% en el mes de septiembre respecto a agosto, quedando a la zaga de otras naciones ricas en la recuperación del golpe de la pandemia, que ha llevado al país a un nuevo confinamiento para frenar la segunda ola de COVID-19.

FOTO DE ARCHIVO: El distrito financiero de Canary Wharf en Londres, Reino Unido, el 14 de octubre de 2020. REUTERS/Matthew Childs

La desaceleración en los datos oficiales publicados el jueves reforzó las expectativas de que la economía se contraerá de nuevo a finales de 2020, con la incertidumbre añadida sobre las negociaciones para evitar que el país llegue al 31 de diciembre sin un acuerdo comercial con la UE.

Los analistas encuestados por Reuters esperaban un crecimiento mayor, del 1,5%.

En el período de julio a septiembre, el producto interior bruto (PIB) de Reino Unido creció a un ritmo récord del 15,5% en comparación con los tres meses anteriores, pero no logró compensar el desplome de casi el 20% sufrido entre abril y junio debido al confinamiento.

La economía se está viendo siendo impulsada por más de 200.000 millones de libras de gasto de emergencia y recortes de impuestos ordenados por el ministro de Finanzas Rishi Sunak y un programa de compra de bonos del Banco de Inglaterra de casi 900.000 millones de libras.

A pesar de estos esfuerzos, Reino Unido, que el miércoles pasado superó las 50.000 muertes por coronavirus, el mayor número de muertes en Europa, ha sufrido la mayor caída del PIB entre las principales economías que figuran en la lista de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS, por sus siglas en inglés).

Las medidas de restricción iniciales del Reino Unido duraron más que en otros países y golpearon especialmente al sector servicios, que constituye el 80% de la economía.

El PIB fue inferior casi en un 10% en comparación con finales de 2019, el doble de las caídas en Italia, Alemania y Francia y casi tres veces el tamaño de la caída de EEUU, según la ONS.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, dijo que todavía había una “gran brecha” en la economía, pero que la noticia de una vacuna potencialmente eficaz contra la COVID-19 ayudaría a despejar incertidumbres.

La semana pasada, antes de la noticia de los ensayos de la vacuna de Pfizer, el Banco de Inglaterra dijo que la sexta economía más grande del mundo probablemente caerá un 11% en 2020 antes de crecer un poco más del 7% en 2021.

Editado por Catherine Evans; traducido por Darío Fernández y Michael Susin en la redacción de Gdansk

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up