for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias de Negocios

BREAKINVIEWS: Las tensiones con China suben hasta los rascacielos de Sídney

Una mujer corre cerca del centro de la ciudad de Sídney, Australia. 7 de septiembre de 2020. REUTERS/Loren Elliott

MELBOURNE, 12 oct (Reuters Breakingviews) - Grosvenor Place, que cuenta con una vista panorámica del Puente del Puerto de Sídney y de la Ópera, fue diseñado, según su arquitecto Harry Seidler, como una “cámara con panorámica”. La torre de oficinas pronto podría proporcionar ahora una instantánea de la fractura de las relaciones entre el Estado moderno de Australia y China.

El fondo soberano de inversión China Investment Corp (CIC), con sede en Pekín, está dispuesto a tomar el control del edificio, situado en el barrio de Rocks. Ya posee una participación del 25% y ha llegado a un acuerdo provisional para comprar otro 50% al fondo de inversión inmobiliaria Dexus y su socio —el fondo de pensiones canadiense—, con una valoración implícita de aproximadamente 1.400 millones de dólares. Una transacción inmobiliaria rutinaria, originalmente divulgada por el periódico The Australian en un artículo sin fuente y confirmada independientemente por Breakingviews, puede ser más compleja en el clima actual.

Tras el brote de Covid-19, Canberra endureció un proceso de supervisión ya de por sí estricto, exigiendo que se analizaran prácticamente todas las adquisiciones e inversiones del extranjero. Era una defensa tácita contra China, que estaba a la vanguardia en la lucha contra el virus, justo cuando Australia empezaba a tambalearse económicamente.

En agosto, la cervecera japonesa Kirin renunció a una venta de 430 millones de dólares de sus empresas lácteas australianas a China Mengniu Dairy, diciendo que era improbable que obtuviera la aprobación de la Comisión de Revisión de Inversiones Extranjeras. El comprador había revelado la transacción en noviembre, días después de recibir la aprobación de la comisión para comprar Bellamy’s, una empresa que elabora leche para bebés. Esto sugiere que sería insensato dar por sentada cualquier transacción en la que participe un comprador chino.

El telón de fondo diplomático se ha vuelto mucho más delicado. Las tensiones se agudizaron una vez más cuando Australia pidió una investigación sobre los orígenes de la pandemia a principios de este año. Desde entonces, Pekín ha impuesto aranceles a la cebada australiana, ha suspendido algunas importaciones de carne y ha iniciado una investigación sobre las ayudas públicas a las exportaciones de vino australiano, un hecho que ha pesado sobre Treasury Wine Estates. Más recientemente, el fabricante chino de equipos de telecomunicaciones Huawei retiró su patrocinio del equipo de rugby Canberra Raiders, alegando un “ambiente de negocios negativo”.

El análisis de la operación de Grosvenor Place, necesario para cualquier operación de este tipo, se produciría en dicho entorno. El secreto que rodea al acuerdo con CIC indica temor por el resultado, lo que podría ofrecer una panorámica geopolítica que va mucho más allá del puerto de Sídney.

En Twitter twitter.com/jgfarb

- Columnas anteriores con la misma firma, para clientes de Reuters: [GOLDFARB/] - SUSCRIPCIÓN A ALERTAS DE CORREO ELECTRÓNICO DE BREAKINGVIEWS: reut.rs/2dxfHO3

editado por Una Galani y Katrina Hamlin; traducido por Tomás Cobos

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up