for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias de Negocios

La Fed mejorará sus perspectivas económicas y mantendrá bajos los tipos de interés

16 sep (Reuters) - Se espera que la Reserva Federal emita el miércoles unas proyecciones económicas algo más optimistas tras su última reunión de política monetaria, así como que reitere su promesa de mantener los tipos de interés bajos durante todo el tiempo que la mayor economía del mundo necesite para recuperarse de su crisis más profunda en décadas.

FOTO DE ARCHIVO: El edificio de la Reserva federal, en Washington, EEUU. 19 de marzo de 2019. REUTERS/Leah Millis/File Photo

La reunión de dos días de duración es la primera celebrada por el banco central de EEUU bajo un marco recientemente adoptado que promete disparar la inflación por encima del 2% para compensar períodos como el actual, en los que está por debajo de ese objetivo. La estrategia supone que la Reserva Federal no levantará el pie del acelerador de su política monetaria aunque el desempleo siga bajando a un ritmo más rápido de lo esperado.

Los miembros de la Reserva Federal no parecen dispuestos a traducir ese marco en una promesa explícita de mantener el tipo de préstamo a un día (overnight) clave del banco central en su rango actual de 0% a 0,25% hasta que se alcancen determinados parámetros económicos, como por ejemplo el de una inflación del 2,5%.

El Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed, que fija los tipos de interés, tiene previsto publicar su comunicado sobre política monetaria y un resumen de las nuevas proyecciones económicas a las 2 p.m. hora local (1800 GMT). El presidente de la Fed, Jerome Powell, celebrará una sesión informativa virtual media hora más tarde.

“Esperamos que el Comité adopte este tipo de previsión basada en resultados para finales de año”, escribió en una nota Lewis Alexander, economista jefe de Nomura, de cara a la reunión de la Fed de esta semana.

Pero es probable que la Fed cierre esta reunión con otras señales de su compromiso a largo plazo con una política monetaria expansiva, dijeron Alexander y otros analistas.

Estas pueden incluir la incorporación en el comunicado posterior a la reunión de un nuevo objetivo de inflación “promedio” del 2% y nuevas proyecciones trimestrales que indiquen que la mayoría, cuando no todos, los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal no ven la necesidad de aumentar los tipos de interés hasta por lo menos el año 2023.

La Reserva Federal también podría inclinarse por su programa de compra de bonos como medio para apoyar la recuperación de Estados Unidos de la recesión desencadenada por el coronavirus, en lugar de limitarse a suministrar liquidez a los frágiles mercados financieros. Tal cambio reforzaría las expectativas de una política monetaria expansiva continuada sin recurrir a un refuerzo de las compras.

¿UN GIRO “DOVISH”?

Aún así hay margen para sorpresas el miércoles, incluyendo la posibilidad de que la Reserva Federal ofrezca una proyección más formal sobre los tipos de interés, o un aumento en la compra de bonos que indique un enfoque más firme del estímulo económico.

“En ambos casos, y especialmente en el último, la reacción del mercado podría ser bastante ‘dovish’ (inclinada hacia una bajada de los tipos)”, escribió el lunes el economista de Cornerstone Macro, Roberto Perli.

Desde que los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal se reunieran por última vez a finales de julio, las perspectivas económica han mejorado un poco. El dramático aumento en el verano de los nuevos casos diarios de COVID-19 en EEUU se ha contraído, aunque siguen apareciendo brotes por todo el país. Más de 194.000 estadounidenses han muerto a causa de la enfermedad, según un recuento de Reuters.

La economía también ha recuperado cerca de la mitad de los 22 millones de empleos perdidos en los primeros dos meses de la recesión, el desempleo ha caído al 8,4% desde un máximo de 14,7%, la actividad manufacturera ha aumentado y algunas medidas de gasto de los consumidores han repuntado.

Pero muchos de los datos recientes sugieren que la recuperación se está ralentizando.

Por lo tanto, aunque se espera que el resumen de las proyecciones de los responsables de la Reserva Federal apunte a un menor desempleo y a un crecimiento económico más rápido de lo que se anticipó en la última ronda de previsiones en junio, Powell probablemente se ceñirá a su mensaje de que el camino hacia la recuperación será largo y lleno de baches.

Hay buenas razones para creer que esto vaya a ser así, ya que gran parte de las ayudas del Gobierno a las pequeñas empresas y a los desempleados incluidas en un paquete de gastos de 2,3 billones de dólares aprobado por el Congreso de EEUU en marzo han caducado, con las negociaciones para un nuevo paquete de ayudas en un punto muerto. Un programa provisional para dar a los desempleados una ayuda extra de 300 dólares por semana, inferior a la ayuda suplementaria semanal de 600 dólares ya expirada en virtud del primer paquete de rescate, terminó este mes.

Powell y otros miembros de la Reserva Federal han dicho en repetidas ocasiones que el daño económico de la crisis del coronavirus será más difícil de reparar sin nuevas ayudas del Estado.

Información de Ann Saphir; editado por Paul Simao; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up