for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias de Negocios

BREAKINGVIEWS-Los CoCos ecológicos de BBVA son de un verde muy claro

FILE PHOTO: The headquarters of the Spanish bank BBVA are seen in Madrid, Spain, June 12, 2018. REUTERS/Juan Medina

LONDRES, 8 jul (Reuters Breakingviews) - BBVA está experimentando con diferentes tonos de verde. El banco español emitió el martes 1.000 millones de euros de deuda híbrida convertible contingente (conocida popularmente como CoCos) con una etiqueta ecológica, lo que supone el primer valor de este tipo. Sin embargo, se trata de unos títulos que pueden enturbiar el vínculo con los proyectos verdes.

Los bonos verdes reciben su nombre porque permiten a las empresas o a los Estados captar fondos para fines medioambientales concretos, o con pagos vinculados a ciertos objetivos. Sin embargo, mientras que la mayoría de los bonos verdes normalmente pondrían a los bonistas entre los acreedores preferentes a la hora de cobrar las deudas, la operación de BBVA es con títulos que computan como capital, ya que pueden convertirse en acciones en tiempos de estrés si el ratio de capital de máxima calidad CET1 desciende por debajo de cierto nivel.

La creación de capital verde por parte de un banco parece una idea contradictoria. Mientras que los bonos verdes se utilizan típicamente para financiar proyectos ambientales específicos, el capital del banco es fungible, proporcionando un amortiguador de pérdidas para todo el balance de una entidad. Y es perpetuo, mientras que activos como los préstamos para proyectos no lo son. Eso significa que los activos verdes podrían devolverse antes de que el instrumento se amortice.

BBVA cree que ha encontrado la forma de cuadrar el círculo. Por cada euro de capital emitido, promete invertir la misma cantidad en proyectos como gestión del agua o energía renovable, asegurando que los bonos solo sirvan para financiar activos ecológicos. Y mantendrá un colchón de este tipo de préstamos mientras el bono esté en circulación - potencialmente a perpetuidad - para asegurar que se mantenga verde, incluso aunque algunos activos sean amortizados.

Aun así, la estructura tiene límites. No hay un compromiso legalmente vinculante para que BBVA mantenga sus activos ecológicos al 100%. Si no lo hace, los bonos podrían perder su estatus ecológico, lo que podría obligar a algunos inversores a vender. Esto también podría presionar al banco emisor para que amortice la deuda, haciéndola menos útil como capital de absorción de pérdidas. Los ecologistas más puristas también pueden argumentar que, debido a que el capital del banco está apalancado, los bonos híbridos deberían corresponderse con un conjunto más grande de préstamos ecológicos que su valor nominal para asegurar que todos los activos que apoyan sean verdaderamente ecológicos.

El bono de BBVA fue un éxito. Probablemente ayudó el hecho de que se haya comprometido a captar 100.000 millones de euros de financiación sostenible para 2025, lo que hace que sus credenciales medioambientales sean más difíciles de cuestionar. Pero es probable que la demanda de deuda verde siga aumentando, sobre todo si el Banco Central Europeo empieza a comprarla, como ha insinuado la presidenta Christine Lagarde. Eso dará a los banqueros más razones para forzar los límites.

En Twitter: twitter.com/Unmack1

El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad exclusiva de su autor

- SUSCRIPCIÓN A ALERTAS DE CORREO ELECTRÓNICO DE BREAKINGVIEWS: reut.rs/2dxfHO3

editado por George Hay y Oliver Taslic; traducido por Tomás Cobos

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up