July 3, 2020 / 12:47 PM / a month ago

Los bancos españoles quieren hacer permanentes los cierres de algunas sucursales

MADRID, 3 jul (Reuters) - Mientras España reabre tras los confinamientos por COVID-19, su banca aprovecha la oportunidad para reducir su abultada red de sucursales, que durante mucho tiempo ha sido un lastre para la rentabilidad del negocio. De momento hay previstos al menos 800 cierres de sucursales para este año por parte de cuatro bancos.

Una sucursal de la agencia financiera Santander en Madrid, España, el 2 de julio de 2020. REUTERS/Juan Medina

A pesar de los importantes recortes realizados desde la crisis financiera de 2008 y de los más de 2.000 del año pasado, las 24.000 sucursales bancarias de España siguen constituyendo una de las redes más extensas del mundo en relación con su población, según el Fondo Monetario Internacional, solo por detrás de San Marino, Mongolia y Luxemburgo.

La oposición de los sindicatos a los cierres y una población que depende más de los servicios presenciales en las sucursales que otros en Europa han frenado los avances de los bancos españoles a la hora de cerrar sucursales, a pesar de que sus costes de funcionamiento son un gran obstáculo para la rentabilidad.

Sin embargo, después de haber cerrado grandes partes de sus redes durante el confinamiento, los bancos están analizando si los cambios en el comportamiento de los consumidores implican que ahora será posible mantener cerradas más sucursales.

“Muchos de los clientes aún mayores habrán descubierto que se pueden hacer las cosas de forma bastante rápida y barata en internet. No estoy seguro de que vuelvan a hacer las cosas de la misma manera que antes”, dice Nick Hill, director general de la agencia de calificación Moody’s.

Tanto Bankia como Sabadell prevén dejar cerradas algunas de las sucursales que clausuraron durante el estado de alarma en España, según fuentes consultadas.

Sabadell y Bankia tiene previsto cerrar este año 235 y 140 oficinas, respectivamente, mientras que Unicaja reducirá su red tradicional en 100 en los próximos tres años.

Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España, dijo en una rueda de prensa esta semana que dependerá de cada banco decidir sobre el cierre de sucursales, aunque reconoció que “habrá elementos de la red de cualquier entidad que puedan ser deficitarios”.

Ante la necesidad de mayores provisiones para cubrir eventuales pérdidas en los préstamos por la pandemia, el consultor financiero Kearney cree que los bancos españoles necesitarán reducir los costes entre 2.000 y 3.000 millones de euros a medio plazo para mejorar la rentabilidad, y es probable que los cierres de sucursales sean fundamentales para ello.

EL MODELO MCDONALD’S

Alrededor del 35% de las sucursales bancarias de toda Europa han cerrado en los últimos 10 años, según Kearney, debido a los planes de reducción de gastos de los bancos y el desplazamiento de los clientes a las plataformas digitales.

Sin embargo, en España, alrededor del 65% de los contratos de productos y servicios se siguen acordando en las sucursales, en comparación con menos del 50% en toda Europa.

Esto ha hecho que los bancos españoles se mostraran reticentes a cortar el acceso a los servicios de las sucursales, especialmente en zonas rurales.

Con todo, algunos están dispuestos a acelerar un modelo que estaban probando antes de la crisis: utilizar una franquicia al estilo de McDonald’s para subcontratar los servicios de las sucursales.

Bancos como Unicaja y Liberbank han empezado a usar agentes autónomos para dirigir las sucursales y vender los productos del banco.

El “agente financiero” es responsable de las facturas de alquiler, electricidad y agua, mientras que el banco proporciona la tecnología y los productos financieros, según explicó a Reuters Jonathan de Joaquín Velasco, jefe de estrategia y política de riesgos de Liberbank.

“Y ahí hacemos un modelo en el cual nosotros nos quitamos todos los costes fijos, los convertimos en costes variables, y esto evidentemente tiene un impacto en eficiencia muy relevante sobre todo con el paso del tiempo”, dice De Joaquín.Cuando Liberbank lanzó por primera vez este modelo con una ‘agencia financiera’ ‘piloto’ en septiembre de 2016, tenía 992 sucursales tradicionales. A partir del final del segundo trimestre, el banco tendrá 560 sucursales tradicionales y 200 agencias financieras.

Aunque Velasco no dio un desglose de los ahorros de costes derivados de este modelo, dice que su implementación mejoraría de media el ratio de eficiencia en casi tres veces el de una sucursal equivalente en tamaño.

Los bancos también pueden utilizar el modelo para incentivar la venta de productos de mayor margen para los clientes más ricos, haciendo que las oficinas restantes sean más rentables. “La disminución de oficinas es una tendencia establecida desde hace ya tiempo, más que disminución solo, es transformación de la oficina, yo creo que eso continuará”, dijo el 18 de junio el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, en unas jornadas financieras organizadas por la escuela de negocios ESADE.

Información de Jesús Aguado; información adicional de Maya Nikolaeva en ParÍs, Valentina Za en Roma y Tom Sims en Fráncfort; editado por Rachel Armstrong y Elaine Hardcastle; traducido por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below