June 24, 2020 / 10:44 AM / 2 months ago

ANÁLISIS-El crédito de emergencia en Europa despierta el temor a una ratonera de deuda

MILÁN/PARÍS/MADRID, 24 jun (Reuters) - Michele Berteramo, propietario del restaurante y bar Movida en el canal Naviglio Pavese de Milán, estaba a punto de gastar 40.000 euros (45.270 dólares) en una reforma cuando la nueva pandemia de coronavirus asoló el norte de Italia. 

El restaurante Movida situado en el canal Naviglio Pavese en Milán, Italia, el 5 de junio de 2020. REUTERS/Valentina Za

    No tuvo más opción que utilizar el dinero para mantener su negocio a flote durante el confinamiento. Movida reabrió el 18 de mayo, pero le está costando obtener beneficios ya que mucha gente se mantiene alejada del popular distrito de vida nocturna.

    “Hemos podido saltarnos los pagos del alquiler, pero no puede durar para siempre... vamos a necesitar financiación bancaria para operar”, dice este hostelero de 46 años. 

    Berteramo ha recurrido al plan de préstamos de emergencia avalados por el Estado italiano para ayudar a pagar sus facturas, pero si quiere seguir adelante con sus planes de reforma, tendrá que endeudarse aún más, en una economía en contracción. 

    Su dilema es una preocupación a largo plazo para los Gobiernos y los bancos de toda Europa, que se han apresurado a apoyar a las empresas en dificultades, pero que están inquietas ante la posibilidad de que el aumento de los niveles de deuda obstaculice su capacidad de invertir en crecimiento. 

    Los datos del Banco Central Europeo (BCE) indican que el crédito a las empresas no financieras de la zona euro alcanzó un máximo de 11 años en abril. Según los cálculos de Reuters, se han concedido más de 290.000 millones de euros de préstamos en planes que cuentan con avales estatales en las cuatro economías más grandes de la Unión Europea y en Reino Unido durante la crisis del coronavirus. 

“Si el crecimiento de la Unión Europea solo vuelve a su tasa de crecimiento anterior a la crisis, después de la gran conmoción actual, Europa tendrá por delante un futuro al estilo de Japón”, dice el analista de deuda de UBS Stephen Caprio, refiriéndose al estancamiento que vivió la economía asiática en los años 90 y en la primera década el nuevo siglo, con un aumento de la deuda combinado con deflación.

    “Las empresas europeas ya tenían demasiado apalancamiento. Esto naturalmente asfixiará la inversión de las empresas”.

    Los dirigentes de los bancos centrales ya están señalando el temor a que se haga realidad ese escenario, con una doble amenaza de deuda y deflación. “Los altos niveles de deuda pública y privada en la zona del euro en su conjunto... podrían desencadenar una peligrosa espiral entre la caída de los precios y la de la demanda agregada”, dijo el miembro del Consejo de Gobierno del BCE, Ignazio Visco, en un discurso a finales de mayo.

    Según las últimas cifras del Banco de Pagos Internacionales, la deuda básica entre las empresas privadas no financieras de la zona del euro representaba el 165% del producto interior bruto (PIB) de la región a finales de 2019, en comparación con el 150% en Estados Unidos. Se prevé que el porcentaje europeo aumente aún más tras el derroche de préstamos de este año.

    El problema es especialmente grave en las pequeñas y medianas empresas (PYMES), que representan alrededor de dos tercios de los puestos de trabajo del sector privado en la Unión Europea pero carecen de la capacidad de acceder directamente a los mercados de capital, a diferencia de las grandes empresas.

    DE DEUDA A CAPITAL

    Los responsables de política monetaria están analizando opciones para conseguir que entre más capital, en lugar de deuda, en las empresas, pero pocos países tienen vehículos ya preparados para canalizar inversiones masivas hacia las pymess.

    Si bien varios Estados han reservado fondos para inyecciones de capital en grandes empresas, se están viendo obligados a idear opciones innovadoras para las empresas más pequeñas. 

    “La ayuda a las empresas deberá reorientarse desde los préstamos en un principio a estructuras que tengan capital... las opciones son complejas, costosas y forman parte del debate político”, dijo el gobernador del Banco de Francia, François Villeroy de Galhau, en un artículo de opinión publicado en el periódico Le Figaro el 24 de abril.

La Unión Europea ha estimado que las empresas necesitarán 720.000 millones de euros de ayuda para garantizar su solvencia solo en 2020 y pretende activar unos 300.000 millones de euros de inversiones mediante avales y complementos a la inversión del sector privado. 

    Estas medidas podrían proporcionar un apoyo a largo plazo a las empresas medianas, aunque hay reservas: se dará prioridad a las empresas que encajen con los objetivos de la UE de mejorar la tecnología digital y pasar a una economía más ecológica.  

    “Va a ser difícil conseguir esos fondos para industrias tradicionales,” dijo a Reuters José Manuel González-Páramo, exmiembro del Consejo de Gobierno del BCE, añadiendo que es improbable que las empresas más pequeñas reciban gran parte de estos fondos. 

    “Una vez que crecen, entran en el radar, serían invertibles. No me imagino a un fondo extranjero invirtiendo en bares, pero sí en una cadena de restaurantes”, añadió. 

    MÁS LLAMADAS

    La empresa francesa de inversiones Tikehau Capital, que se centra en las empresas medianas, está buscando oportunidades.

    “Estamos recibiendo cada vez más llamadas, muchas de ellas de empresas 100% familiares de España, Alemania e Inglaterra”, dijo Mathieu Chabran, cofundador de Tikehau. 

    “Les preocupa que sus niveles de apalancamiento se dupliquen, así que creen que no es una mala idea dejar entrar a un inversor financiero con capital a largo plazo”.

    Tikehau gestiona alrededor de 25.400 millones de euros en activos, pero hay un número limitado de inversores de este tamaño que operan en el sector de la pequeña y mediana empresa. 

    En el Reino Unido, que tiene uno de los mercados de capital más desarrollados de Europa, la agrupación financiera CityUK estima que el nivel de capital obtenido por las pequeñas y medianas empresas en los últimos dos años es de 7.200 millones de libras (9.000 millones de dólares). El grupo también prevé que préstamos por valor de 32.000 a 36.000 millones de libras contratados por empresas que utilizan los planes estatales de créditos de emergencia sean “insostenibles” para finales del primer trimestre de 2021.

    Con el apoyo del Banco de Inglaterra, CityUK lanzó un proyecto de “recapitalización” para examinar cómo podrían invertir más en las pymes el capital privado, las aseguradoras y los fondos de pensiones .

    “Este es un reto enorme y complicado”, dijo el director ejecutivo de CityUK, Miles Celic. “No habrá una solución única para todos. Necesitamos una gama de opciones viables... y muchos tipos diferentes de inversores”. 

    CityUK está examinando nuevos tipos de instrumentos para fomentar la inversión en las pymes, que van desde la compra directa de acciones hasta “deuda que permite participar en los beneficios”, un tipo de préstamo que se trata más bien como capital en el balance y cuyos reembolsos estarían vinculados a los beneficios. 

    En Francia, el director del banco central, Villeroy, ha señalado que un instrumento similar, conocido como “prets participatifs”, podría adaptarse para ayudar a las pymes. 

    Italia prevé ofrecer ventajas fiscales tanto a las pequeñas empresas que aumenten su capital como a los inversores que ofrezcan su dinero para ayudar a estas empresas.

    El Fondo Italiano d’Investimento —un fondo respaldado por el prestamista estatal CDP— se prepara para lanzar un programa de 800 millones de euros para tomar participaciones minoritarias en empresas italianas con ingresos de 20-250 millones de euros. 

    La mayoría de estos planes e instrumentos requerirán un cierto grado de apoyo estatal, lo que puede suponer un problema en sí mismo.  

    Alemania ha reservado 100.000 millones de euros para inversiones de capital en empresas con problemas, pero hasta la fecha apenas se ha tocado. Los bancos han culpado a Berlín de imponer condiciones demasiado onerosas, como controles de los salarios, y creen que se está alentando a las empresas a endeudarse más.

    Teniendo en cuenta que la relajación de los confinamientos en gran parte de Europa apenas ha comenzado, los banqueros también afirman que es poco probable que muchas empresas, en particular las pymes, se centren ahora en la obtención de capital. 

    Sin embargo, a medida que las moratorias en los pagos de la deuda comiencen a expirar y disminuya la disponibilidad de préstamos de emergencia, es probable que a finales de 2020 y principios de 2021 sea el momento en que las empresas necesiten explorar la opción de obtener capital fresco. 

    “Necesitamos que estos programas se ponga en marcha lo antes posible para que los fondos lleguen a tiempo, para que, como dice la propia Comisión Europea, se active la recuperación, se reparen los daños económicos y sociales inmediatos que ha provocado la pandemia,” dijo Carlos Torres, presidente de BBVA, segundo mayor banco español, en una conferencia la semana pasada.

    “Llegar tarde puede significar en muchos casos no llegar”. 

    Berteramo, el propietario de un restaurante milanés, ha agotado su primer préstamo de 25.000 euros avalado por el Estado y está a la espera de un segundo tramo que estará avalado por la región donde se encuentra el restaurante. “No tenemos nada más que deudas en este momento... Estoy empezando a preocuparme un poco”, dijo.

Tal y como están las cosas, la única forma sencilla de conseguir más capital sería dar entrada a un socio, lo cual no resulta atractivo. “Cuanta menos gente dirija un restaurante, mejor”, dijo.

Información adicional de Tom Sims; escrito por Rachel Armstrong; editado por Crispian Balmer; traducido por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below