for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias de Negocios

El líder de Samsung vuelve ante el juez; espera el fallo que podría devolverle a prisión

SEÚL, 8 jun (Reuters) - El líder de facto del Grupo Samsung, Jay Y. Lee, compareció ante un tribunal de Corea del Sur el lunes, a la espera de una decisión sobre si las nuevas acusaciones en su contra, incluyendo las fraude contable y manipulación de acciones, le devolverán a la cárcel después de más de dos años de libertad.

El heredero del Grupo Samsung, Jay Y. Lee, llega a una audiencia judicial para revisar una solicitud de orden de detención en su contra en el Tribunal Central de Distrito de Seúl, en Seúl, Corea del Sur, el 8 de junio de 2020. REUTERS/Kim Hong-Ji

Los fiscales pidieron el jueves al tribunal que emitiera una orden de arresto contra Lee, culminando así una investigación sobre la controvertida fusión en 2015 de dos filiales de Samsung que, según dijeron, ayudó a facilitar el plan de Lee de asumir un mayor control del grupo.

El riesgo de más tiempo en la cárcel para Lee, quien ha liderado el grupo desde el ataque al corazón de su padre en 2014, arroja sombras sobre el creciente conglomerado industrial y su joya de la corona, Samsung Electronics Co, cuyos ingresos anuales equivalen al 12% del producto interior bruto de Corea del Sur. Lee, de 51 años, con mascarilla y traje oscuro, se presentó en el tribunal de Seúl para una vista que comenzó a las 10:30 de la mañana (0230 GMT). No respondió a las preguntas de los periodistas antes de entrar en el juzgado.

Después de la vista, se espera que se dirija a un centro de detención para esperar la decisión del juez, que previsiblemente se anunciará el mismo lunes o el martes a primera hora. Los fiscales acusan a Lee de estar involucrado en transacciones ilegales y manipulación de acciones que fomentaron la fusión en 2015 de Samsung C&T y Cheil Industries. También alegan que jugó un papel en inflar el valor de Samsung Biologics Co Ltd, que contaba con Cheil Industries como accionista mayoritario.

La fusión de las dos filiales fue considerada como la clave para que Lee reforzara su control del extenso grupo, pero algunos la criticaron porque pisoteó los intereses de los inversores minoritarios.

Samsung negó el viernes la acusación de manipulación de valores contra Lee, alegando que iba “más allá del sentido común” afirmar que Lee estaba involucrado en la toma de decisiones.

En un comunicado de este fin de semana, el grupo dijo que la larga investigación pesa sobre la gestión, que está en “crisis” en un momento en que la pandemia del coronavirus y las disputas comerciales entre EEUU y China se añaden a la incertidumbre.

La compañía declinó poner a Lee a disposición de Reuters para obtener comentarios.

Lee estuvo en la cárcel casi un año hasta febrero de 2018 por su papel en un escándalo de sobornos en el que se le acusó de regalar caballos a la hija de un confidente de la expresidenta Park Geun-hye para conseguir el apoyo del gobierno a la fusión de las dos filiales.

Desde entonces, el Tribunal Supremo de Corea del Sur ha anulado la decisión de un tribunal de inferior instancia de suspender su sentencia. No está claro cuándo habrá un nuevo fallo judicial sobre si tendrá que cumplir más tiempo de cárcel por esa condena.

En Corea del Sur, el poder económico está muy concentrado en conglomerados denominados “chaebol”, la mayoría de los cuales han sido objeto de controversia por problemas de sucesión. En Samsung, antes del ataque al corazón de su padre, Jay Y. Lee sólo tenía pequeñas participaciones en varias filiales, lo que planteaba la posibilidad de que perdiera el control del grupo en beneficio de otros accionistas.

Información de Hyunjoo Jin y Heekyong Yang; traducido por Jose Elías Rodríguez

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up