May 26, 2020 / 4:47 PM / in 2 months

BREAKINGVIEWS- Firma invitada: La crisis de deuda retrasará la recuperación mundial

NUEVA YORK, 25 may (Reuters) - La pandemia de COVID-19 provocará incumplimientos de deuda enormemente perjudiciales en los países en desarrollo, lo que dificultará la reconstrucción y la recuperación. Muchos mercados emergentes pidieron cuantiosos préstamos tanto a prestamistas estatales oficiales como a inversores internacionales del sector privado, en su mayoría en dólares estadounidenses. Ahora se enfrentan al aumento de los costes de los intereses de la deuda en un momento de crecientes dificultades económicas y fuga de capitales. Debemos empezar a hacer planes para afrontar esta situación de inmediato.

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, pronuncia un discurso en las reuniones de otoño del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial en Washington D.C., EE.UU., el 18 de octubre de 2019.

¿Cuál es la mejor manera de mitigar la crisis de la deuda de los mercados emergentes? El Fondo Monetario Internacional requiere recursos adicionales, ya que ahora se enfrenta a solicitudes inmediatas de préstamos de desembolso rápido de 102 países (un número sin precedentes para el organismo) y se enfrentará a un aluvión de solicitudes de préstamos complementarios en los próximos meses. Se estima que el 40% de las naciones de bajos ingresos se enfrentan a tensiones en el pago de la deuda.

Estados Unidos se ha resistido a un aumento de los derechos especiales de giro del FMI, necesarios para aumentar el capital disponible para préstamos. Eso puede hacer que la institución sea incapaz de responder en la magnitud requerida. La Administración del presidente Donald Trump está olvidando que el fondo desempeña una función esencial de respuesta de emergencia a un coste extremadamente bajo para los contribuyentes y es mucho menos gravoso que permitir que se produzcan crisis en cascada o depender de respuestas bilaterales.

La actual moratoria de los pagos de la deuda de una iniciativa respaldada por el Grupo de las 20 principales economías a las naciones con mayores dificultades de pago se extiende hasta el final del año. Sin embargo, no hay un marco claro sobre lo que sucederá después. Y el FMI dice que algunas de las naciones más afectadas son reacias a participar por la preocupación de que pueda perjudicar sus calificaciones crediticias y su futuro acceso al mercado.

Hoy en día, la crisis de la deuda ha comenzado en países como Argentina, Ecuador, Líbano y Zambia, pero, como el propio virus, se extenderá a muchos más en todas las regiones en desarrollo y de mercados emergentes. Hemos visto antes importantes explosiones de deuda soberana a escala regional, como en América Latina en la década de 1980 y en Asia oriental en la década de 1990, pero nunca habíamos visto una de alcance mundial como la que enfrentamos ahora.

Históricamente, el Tesoro y la Reserva Federal de los Estados Unidos han asumido papeles de liderazgo, junto con los prestamistas privados que trabajan con el Club de París de los principales países acreedores. Nos preocupa que esta vez pueda ser diferente. Resolver las crisis de deuda no es un juego de suma cero (un proceso donde las ganancias acumuladas de todos los participantes es igual a la suma de las pérdidas). Todas las partes deben ceder para llegar a una conclusión satisfactoria. Ese método funcionó en anteriores crisis de deuda. En 2020 podemos avanzar hacia una solución, incluyendo el sector privado, si Washington juega su papel al completo.

También se requiere la participación activa de Pekín. China es el mayor acreedor oficial del mundo en desarrollo. En toda África, Asia y América Latina, se han construido y reparado carreteras e infraestructura a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, que según las estimaciones del Instituto de Economía Mundial de Kiel asciende a 520.000 millones de dólares estadounidenses en préstamos vigentes. Como resultado de este aumento de las inversiones, la solución de la crisis financiera y de la deuda exige la participación de China.

China apuntó a un cambio de posición en la actual Asamblea Popular Nacional (que se celebra entre el 22 y el 28 de mayo). El cónclave anunció que se centraría en las inversiones de “calidad” en el marco de la Iniciativa en el futuro, lo que supone un reconocimiento pequeño pero importante de que algunas de las inversiones existentes pueden estar en peligro. Ello podría implicar la posibilidad de que China esté dispuesta a negociar con otros acreedores para hacer frente a la crisis que se avecina.

El G20 debe trabajar con China para que se incorpore plenamente al Club de París. Parte de ese proceso requerirá que la República Popular sea más transparente en cuanto a los préstamos y las condiciones. Y tendrá que acordar una condonación y reestructuración sustancial de la deuda. En general, la postura de China será clave para una solución efectiva de la deuda de los mercados emergentes. Dado que Pekín busca un papel de liderazgo a nivel mundial, le conviene asumir un papel constructivo flexible en la negociación de la deuda, que le reportará dividendos diplomáticos y pondrá de relieve una influencia cada vez mayor.

El tiempo es esencial. La crisis de la deuda está tomando velocidad. Si los grandes acreedores no se unen, la confianza en el sistema financiero internacional se verá seriamente dañada. Las expectativas del FMI de que el crecimiento mundial se recupere hasta el 5,8% en 2021 son optimistas, y lo parecerán mucho más si los países pobres se ven frenados por la deuda mientras intentan contener la pandemia.

(Los autores son columnistas invitados en Reuters Breakingviews. Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad exclusiva de los autores)

- William R. Rhodes, expresidente del Citibank, es presidente de William R. Rhodes Global Advisors y dirigió los comités asesores de los bancos internacionales que negociaron acuerdos de reestructuración de la deuda para América Latina y Corea en los años ochenta y noventa.

- Stuart P.M. Mackintosh, es expresidente de la Asociación Nacional de Economía Empresarial de Estados Unidos.

- SUSCRIPCIÓN A ALERTAS DE BREAKINGVIEWS POR CORREO ELECTRÓNICO: bit.ly/BVsubscribe

editado por Una Galani y Sharon Lam; traducido por Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below