May 4, 2020 / 2:09 PM / a month ago

BREAKINGVIEWS-Las oficinas ganarán espacio cuando pase el virus

FOTO DE ARCHIVO: Los edificios de Hudson Yards en Manhattan en Nueva York, EEUU 17 de septiembre de 2019. REUTERS/Lucas Jackson

LONDRES, 4 may (Reuters Breakingviews) - Terratenientes del sector inmobiliario como Blackstone y Brookfield Asset Management podrían ser los ganadores sorpresa cuando termine el Gran Confinamiento. Aunque parecería lógico pensar que el éxito del teletrabajo permitirá a las empresas abandonar las oficinas del centro de las ciudades, hay un contraargumento que está ganando fuerza. Los trabajadores encerrados le darán mayor importancia al contacto social. Y lejos de reducir su tamaño, las oficinas del futuro pueden parecerse más a bufetes de abogados que a las colmenas de los centros de telemarketing.

Amontonar cada vez más trabajadores en espacios más reducidos era la estrategia que prevalecía en las empresas antes de la pandemia. JPMorgan, Hewlett-Packard y Unilever, recurrieron a al llamado “hot-desking” (compartir escritorio) para reducir las facturas inmobiliarias. Los ahorros fueron inmediatos. En 2016, el directivo de Barclays Jes Staley logró cerrar un edificio entero en el distrito financiero de Londres y dispersar 3.300 empleados entre dos oficinas. Dijo que la mudanza ahorró 50 millones de dólares en gastos anuales de bienes inmobiliarios.

La realidad fue menos agradable para los trabajadores. Muchos tuvieron que sentarse a trabajar codo con codo, literalmente, en oficinas más abarrotadas. La agencia inmobiliaria Knight Frank considera que el espacio óptimo, de 9 metros cuadrados por escritorio - lo que significa que los trabajadores deben estar al menos a tres metros de distancia - se redujo a menos de 3 metros cuadrados en casos extremos. WeWork también se benefició de esta moda. El operador de oficinas compartidas se convirtió en el mayor inquilino de oficinas en Nueva York y Londres, mientras las empresas se apresuraban a llenar oficinas modernas donde los contratos de alquiler podían ser cancelados con un mes de antelación.

La reapertura de China sugiere que tales estrategias ya no son viables. Los empleados están exigiendo espacio extra entre los escritorios y esperan que los avances tecnológicos, como las puertas eléctricas sin contacto, eviten el contacto cercano con algunos colegas. Los gigantes de las telecomunicaciones y los bancos ya han tomado nota. Algunos están rediseñando los centros de atención telefónica y las salas de operativa bursátiles para velar por la seguridad de los trabajadores. Esto podría significar un ingreso extra para los caseros que cobran más por servicios adicionales.

Algunos inquilinos quebrarán de todos modos. Otros están pensando con cautela en el futuro y en sus necesidades en materia de oficinas. Alrededor de un tercio de las empresas globales que renuevan sus contratos de arrendamiento piden entre 12 y 18 meses más antes de comprometerse con un edificio, según los expertos en propiedad. Pero las oficinas siguen siendo una de las pocas inversiones que proporcionan rendimientos que superan la inflación. Mientras la deuda pública de EEUU a 10 años ofrece apenas un 0,6%, resulta atractivo pensar que los trabajadores seguirán queriendo ir a unas oficinas que ofrecen un rendimiento del 4% anual.

En Twitter twitter.com/aimeedonnellan

(La autora es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad exclusiva de su autora)

Información de Michael Susin

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below