for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias de Negocios

ANÁLISIS-Los agentes de bolsa, a ciegas en un mercado turbulento tras la separación de equipos

LONDRES, 17 mar (Reuters) - En un momento de extraordinarias oscilaciones en los mercados mundiales, muchos operadores que trabajan en oficinas fuera de la ciudad o en salas de negociación desconocidas temen que los problemas de comunicación y los fallos técnicos se sumen a una volatilidad ya brutal de por sí.

Un operador de monedas mira su teléfono móvil frente a pantallas electrónicas que muestran el índice de acciones de Corea del Sur y tipos de cambio entre el won y el dólar, en un banco en Seúl, Marzo 12, 2020. REUTERS/Kim Hong-Ji

Los planes de contingencia de los bancos para proteger a los mercados y los empleados durante la pandemia de coronavirus podría con el tiempo transformar el mundo de la intermediación financiera y las inversiones, con más personal trabajando desde casa o en centros más pequeños en lugar de concentrarse en lugares caros como Canary Wharf, en Londres, o Manhattan, en Nueva York.

Por ahora, sin embargo, esos “planes de continuidad de las actividades” están resultando frustrantes para quienes se ven obligados a viajar a Nueva Jersey o al suburbio londinense de Northolt, y son aterradores dada la posibilidad de que se produzcan perturbaciones causadas por las interrupciones del teléfono o de Internet.

Los bancos quitan hierro a estos temores: muchos han explicado a Reuters que todos los sistemas se han replicado en todos los lugares, con el personal conectado por líneas telefónicas abiertas y sistemas de altavoces. Para los empleados que no trabajan en la intermediación financiera que pueden trabajar desde casa, también se ha invertido en líneas telefónicas, servidores más rápidos y pantallas adicionales.

Sin embargo, para el jefe de tesorería de un banco europeo en Hong Kong, las oficinas y los equipos desconocidos conllevan tensiones que se suman a lo que se está viendo en sus monitores.

“No sólo tienes pesadillas de un error en plan dedazo por parte tuya o de uno de los miembros de tu equipo, sino un montón de cosas más, incluyendo ciberhackeos o que una transacción no se lleve a cabo debido a algún error en las operaciones de ‘back-end’”, dijo.

“Nuestra gente de riesgo y tecnología han pasado noches sin dormir para asegurarse de que no ocurra nada de eso”.

Aunque los volúmenes de operaciones están aguantando bien, hay algunas señales alarmantes: sobre todo, las ocasionales dificultades para ejecutar órdenes en bonos del Tesoro de EEUU, un mercado de 17.000 millones de dólares. También hay episodios como el del lunes pasado con un efímero “minicrash” del dólar australiano, cuando los diferenciales de compra y venta se ampliaron brevemente casi ocho veces, empujando repentinamente el tipo de cambio por debajo de 0,63 dólares, desde los 0,655 anteriores.

El mismo día, la operativa en opciones en el índice de volatilidad VIX de Wall Street se congeló durante varios minutos en la apertura, ya que los creadores de mercado no lograban marcar precios.

No pudo determinarse si el trabajo a distancia fue lo que causó estos episodios, pero probablemente no ha ayudado; JPMorgan señala que no hay ningún precedente de la gran escala de creación de mercados en que los agentes estén divididos en diferentes lugares.

La piratería informática, los mayores costes de transacciones, la menor liquidez y la mayor volatilidad eran el tipo de “evento de riesgo operativo” que podía producirse, advirtió.

JPM señaló, por ejemplo, que aproximadamente dos tercios del volumen de los bonos del Tesoro de Estados Unidos de vencimientos más largos se negociaron con un margen más alto la semana pasada que en las anteriores ventas. La profundidad del mercado también se vio afectada, dijo, citando el tamaño promedio de las tres principales ofertas y demandas.

Dijo que el 9 de marzo, el 60% de las operaciones con bonos del Tesoro a 30 años se habían ejecutado con una diferencia entre oferta y demanda de más de 0,5 puntos, frente a casi ninguna a finales de febrero.

En el banco holandés ING, que ha dividido equipos en todo el mundo, los ejecutivos reconocen que las condiciones de trabajo han cambiado, ya que, por ejemplo, algunos vigilan menos pantallas. Pero el principal objetivo es gestionar el riesgo existente en lugar de proporcionar liquidez, dice Obbe Kok, jefe de los mercados financieros de ING en el Reino Unido.

“No hemos experimentado exactamente esto antes, por lo que esperamos que haya un impacto en la liquidez, pero no sabemos exactamente cuánto”, dijo Kok.

NO COMO ANTES

La Reserva Federal de Estados Unidos y otros bancos centrales han actuado en repetidas ocasiones, incluso durante el fin de semana, para asegurar que la liquidez no sea un problema, recortando los tipos de interés y comprometiendo miles de millones de dólares en la compra de activos.

Un responsable de un banco central del G7 dijo que los operadores, al no poder reunirse en oficinas conocidas para probar estrategias, posiblemente se mostraran más cautelosos a la hora de ejecutar operaciones complejas, lo que provocaba que algunos sectores empezaran a “trabarse”.

“Había muchas menos transacciones y había grandes diferencias entre los compradores y los vendedores”, según dijo, añadiendo que los movimientos de los bancos centrales ayudarían a los mercados a “destrabar”.

La operativa ha evolucionado desde la crisis de 2008, con algoritmos de lectura automática que sustituyen a muchos de los operadores que hacían transacciones gritando órdenes por teléfono o tecleando números en las plataformas electrónicas.

Lo intercambios entre bancos están dominados por operadores automatizados de alta frecuencia (HFT, por sus siglas en inglés) que trabajan con tamaños pequeños pero a menudo, y utilizan algoritmos preprogramados.

Pero lo que no se ha probado es la capacidad de estas máquinas para funcionar durante cualquier período de tiempo sin el respaldo de los operadores, los gestores de riesgos y el personal operativo, que garantizan una liquidación sin problemas de las operaciones.

Sin embargo, incidentes pasados muestran que cuando la volatilidad aumenta, los HFT pueden ponerse nerviosos; la división de los trabajadores, que erosiona la capacidad de los humanos para intervenir rápidamente, podría exacerbar esa tendencia, señaló JPM.

“Si eso ocurre, creemos que este interruptor en particular no funcionará eficazmente, lo que podría ampliar significativamente el círculo vicioso de mayor volatilidad que genera menor liquidez”, advirtió JPM.

EN EL “BUYSIDE”

Mientras tanto, los inversores están notando la diferencia.

Ross Hutchison, gestor de fondos de Aberdeen Standard Investments, dijo que las medidas de contingencia estaban “empezando a obstaculizar la operativa”.

“Simplemente hay menos operadores disponibles que antes de que el virus comenzara”.

Aunque los fallos en el mercado del Tesoro probablemente se debieron más a la búsqueda de refugios seguros que al trabajo a distancia, los inversores observan un aumento de los márgenes entre oferta y demanda en todos los mercados de bonos.

Mike Riddell, director de renta fija del Reino Unido para Allianz Global Investors, dice que los diferenciales entre oferta y demanda en los mercados de bonos públicos del Reino Unido, uno de los más negociados del mundo, fueron el pasado lunes unas cinco veces más grandes que los niveles normales.

La liquidez de la mesa de futuros sobre tipos de interés era peor que en 2008, según Riddell.

Otros, enviados a casa por sus fondos, tenían dificultades para trabajar con dos pantallas en lugar de las cinco o seis que suelen utilizar, lo que un estratega de inversiones describe como estar “a ciegas”.

“Mi productividad ha caído drásticamente”, dijeron.

Información de Saikat Chatterjee y Dhara Ranasinghe; Información adicional a cargo de Abhinav Ramnarayan, Swati Pandey en SÍDNEY, Sumeet Chatterjee en HONG KONG y Karen Brettel en NUEVA YORK; Edición a cargo de Sujata Rao y Hugh Lawson; traducido por Tomás Cobos

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up