for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Principales

Las normas de privacidad de la UE y la lucha contra el coronavirus

BERLÍN, 11 mar (Reuters) - El reglamento de privacidad de Europa no plantea obstáculos a la adopción de medidas para frenar la epidemia de coronavirus, pero el seguimiento masivo de los movimientos y contactos de las personas mediante los datos de geolocalización de los teléfonos inteligentes representaría una clara violación.

Una mujer con una mascarilla mira su teléfono fuera del Teatro alla Scala, cerrado por las autoridades debido a un brote de coronavirus, en Milán, Italia, 24 de febrero de 2020. REUTERS/Flavio Lo Scalzo

Los tecnófilos apoyan el uso de esos datos para reconstruir los movimientos de las personas expuestas al virus e identificar a otras que corren el riesgo de infectarse. Los defensores de la privacidad argumentan que esta estrategia, utilizada en China, somete a las personas al tipo de vigilancia digital que no tiene cabida en una democracia occidental.

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que entró en vigor en la Unión Europea a mediados de 2018, establece que los datos de las personas son suyos y exige que todo aquel que desee procesarlos obtenga su consentimiento.

¿QUÉ TIENEN QUE HACER EMPRESAS?

Las empresas deben tomar medidas para minimizar tanto el riesgo de infección como las violaciones de la privacidad. Pueden obtener información sobre si un empleado ha viajado a una región con casos confirmados de coronavirus, según el bufete de abogados CMS.

También puede ser necesario recabar algunos datos sistémicos, por ejemplo mediante cuestionarios en el lugar de trabajo o exigiendo al personal que informe sobre sus planes de viaje.

Esto se contempla en los artículos 6 y 9 del RGDP, que abordan temas de salud y seguridad en el lugar de trabajo, y del uso de la medicina preventiva u ocupacional para hacer frente a amenazas series para la salud de carácter transfronterizo.

¿QUÉ NO PUEDEN HACER?

Las empresas no están autorizadas a realizar lecturas obligatorias de la temperatura de los empleados o las visitas, ni pueden exigirles que rellenen cuestionarios médicos obligatorios, según la oficina francesa de protección de datos CNIL.

En términos prácticos eso significa que un recepcionista no puede tomar la temperatura de una visita, ya que esto requeriría un procesamiento de datos de salud que sólo puede ser hecho por un médico, según explica Holger Lutz, socio de la firma de abogados Baker & McKenzie en Fráncfort.

¿PUEDEN LOS GOBIERNOS NACIONALES ANULAR EL RGPD?

Italia, el país europeo más afectado por el coronavirus, ha aprobado una legislación de emergencia que requiere que cualquier persona que haya permanecido recientemente en una zona de riesgo lo notifique a las autoridades sanitarias, ya sea directamente o a través de su médico.

Alemania, por su parte, ha introducido recientemente en su legislación del RGPD una redacción que permite específicamente el tratamiento de datos personales en caso de epidemia o de catástrofes naturales o provocadas por el hombre, según Lutz.

¿PODRÍA AYUDAR EL RASTREO DE LOS TELÉFONOS INTELIGENTES?

El director del Instituto Robert Koch, el principal organismo de salud pública de Alemania, causó un gran revuelo la semana pasada al sugerir que los datos de geolocalización de los teléfonos inteligentes podrían utilizarse para rastrear a las personas como una herramienta para frenar la propagación del coronavirus.

La tecnología existe. Google Maps, por ejemplo, utiliza los datos de localización GPS de los teléfonos inteligentes para estimar la congestión del tráfico y calcular los tiempos de viaje.

Una empresa de geoseguimiento de Hamburgo llamada Ubilabs está trabajando con la Escuela de Medicina de Hannover en una plataforma de análisis de datos que podría rastrear a las personas que han dado positivo para el coronavirus y sus contactos, informó el martes Der Tagesspiegel.

¿CÓMO CASA ESTE RASTREO CON EL RGPD?

Dicho rastreo de los teléfonos inteligentes requeriría con toda probabilidad el consentimiento de las personas para tener una base legal válida, según Ulrich Kelber, responsable de la Oficina Federal de Protección de Datos.

Según Kelber, cualquier sistema basado en el rastreo necesitaría someterse a un análisis detallado para asegurar un nivel aceptable de protección de datos. También debería ser proporcionado, tanto en términos de si la exactitud de los datos de localización reunidos sirve al propósito previsto como si se dispone de un método menos intrusivo.

¿QUÉ ESTÁN HACIENDO OTROS PAÍSES?

China, origen de la epidemia de coronavirus, ha introducido un sistema obligatorio de semáforos que utiliza software de teléfonos inteligentes para determinar si las personas pueden moverse o reunirse.

Las personas clasificadas como rojas o amarillas en la aplicación del Código de Salud de Alipay no pueden viajar o visitar lugares públicos como restaurantes o centros comerciales durante 14 o 7 días respectivamente.

En Taiwán, se requiere que los visitantes, a su llegada, descarguen un cuestionario utilizando un código QR e informen el aeropuerto del que proceden, su historial de viaje de 14 días y sus síntomas de salud.

Aquellos evaluados como de bajo riesgo reciben un mensaje de texto diciéndoles que pueden viajar libremente. A los que se considera que presentan un riesgo se les exige que se autoaíslen durante 14 días, y su cumplimiento se supervisa utilizando los datos de localización de sus teléfonos inteligentes.

información adicional de Foo Yun Chee; editado por Nick Macfie; traducido por Tomás Cobos

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up