for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias de Negocios

España envía al Congreso la tasas "Tobin" y "Google" para recaudar 1.800 millones

MADRID, 18 feb (Reuters) - El Gobierno español de coalición aprobó el viernes dos gravámenes que se tramitarán paralelamente a los presupuestos del Estado y que pretenden captar un total de 1.800 millones de euros, anunció el martes la ministra de Hacienda y portavoz gubernamental, María Jesús Montero.

Una mujer sostiene su teléfono inteligente que muestra la página de inicio de Google, en esta ilustración fotográfica tomada el 24 de febrero de 2016. REUTERS/Eric Gaillard/Ilustración

“Hay que avanzar a una fiscalidad propia del siglo XXI que se adapte a la globalización en un mundo cada vez más digitalizado”, dijo en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El impuesto a determinados servicios digitales busca gravar los ingresos de grandes empresas tecnológicas como Google, Amazon y Facebook, y aportar a la Hacienda pública unos 968 millones de euros.

Esta cifra es menos ambiciosa que la pretendida inicialmente por los socialistas, de 1.200 millones de euros, debido al enfriamiento de la economía internacional. Además, no se cobrará hasta finales de año para dar tiempo a las negociaciones internacionales sostenidas en el marco de la OCDE sobre la fiscalidad de las grandes empresas tecnológicas mundiales, explicó Montero.

La popularmente conocida como “tasa Google”, que los socialistas han incluido en su agenda desde hace tiempo, propone un tipo del 3% a las empresas que operan a través de Internet con ingresos globales superiores a los 750 millones de euros (811,05 millones de dólares) al año y una facturación superior a los 3 millones en territorio español.

Europa ha presionado durante mucho tiempo para que las grandes empresas de tecnología que hacen negocios en Internet paguen impuestos donde venden sus servicios, en lugar de hacerlo en paraísos fiscales elegidos deliberadamente.

Los políticos de la UE, que buscan fondos para prevenir el cambio climático y disminuir las diferencias económicas en el bloque de 27 países, están contrariados porque una empresa como Google, con ingresos anuales de más de 160.000 millones de dólares, disfruta de un gravamen de un solo dígito.

Frustrados ante la falta de progreso global debido a la oposición de Estados Unidos, donde estos gigantes de la tecnología tienen su sede, algunos países como Francia introdujeron su propio impuesto digital el año pasado, pero el gobierno de Emmanuelle Macron dio rápidamente marcha atrás ante la amenaza de aranceles comerciales por parte del Gobierno de Donald Trump.

Montero restó importancia a la posibilidad de medidas de represalia por parte de EEUU, país con el que se mantiene una relación “fluida” y que está al tanto de los planes del Gobierno español.

TASA TOBIN

Montero también comunicó la aprobación del impuesto sobre transacciones financieras, otra propuesta ya conocida del PSOE.

El gravamen impone un tipo del 0,2% a la compra de acciones de empresas españolas cotizadas con una capitalización superior a los 1.000 millones de euros.

La conocida como “tasa Tobin” se aplica en línea con las recomendaciones de Bruselas, afecta a unas 60 empresas y su recaudación prevista es de 850 millones euros.

($1 = 0,9247 euros)

Información de Belén Carreño, Inti Landauro y Clara-Laeila Laudette; escrito en español por Jose Elías Rodríguez; editado por Darío Fernández

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up