December 23, 2019 / 12:29 PM / in 2 months

¡Que vienen los yanquis! Empresas de EEUU se lanzan a los mercados europeos de deuda

FOTO DE ARCHIVO: Billetes de cien dólares americanos se ven en esta ilustración fotográfica tomada en Seúl el 7 de febrero, 2011. REUTERS/Lee Jae-Won

LONDRES, 23 dic (Reuters) - Desde Harley Davidson hasta Colgate-Palmolive, las empresas estadounidenses están acudiendo en masa a emitir deuda en euros y el volumen de emisiones, en niveles récord, está insuflando vida a un mercado en el que las rentabilidades se han visto dañadas por las nuevas medidas de estímulo del Banco Central Europeo. La captación de fondos en el extranjero por parte de las empresas estadounidenses -denominada “yanqui inverso” en referencia a los bonos “yanquis”, que son vendidos por entidades extranjeras en Estados Unidos- ha sido una característica habitual del mercado de deuda en euros. Pero las emisiones de empresas estadounidenses no financieras con grado de inversión se han cuadruplicado este año, desde los niveles de 2018, hasta alrededor de 93.000 millones de euros (103.000 millones de dólares), según datos de Dealogic. Esta cifra supone el 27% del total de 346.000 millones de euros (383.000 millones de dólares) en emisiones emisión de bonos empresariales con grado de inversión denominados en euros, según dichos datos.

Desde las farmacéuticas, pasando por los fabricantes de bienes de consumo, hasta las empresas de tecnología de punta, el yanqui inverso se ha convertido en el mercado de referencia para las empresas estadounidenses que ahora son la mayor fuente de ventas de bonos corporativos en Europa, según BofA. Y si este fenómeno se extiende hasta 2020, Estados Unidos se convertiría en el país más grande del índice de deuda corporativa de la zona euro ICE-BofA, superando a Francia, según el banco. La fiebre se debe fundamentalmente a los costes más bajos de los préstamos en la zona euro, donde los tipos de interés están al -0,5% y el rendimiento medio de los bonos corporativos denominados en euros ha caído al 0,48%, por debajo del 1,25% de principios de 2019. Los mercados crediticios europeos ofrecen “las mejores condiciones de financiación para los emisores globales”, dijo el jefe de estrategia crediticia de BofA, Barnaby Martin. “No van a encontrar estas condiciones en ningún otro lugar”.

La emisión en euros permite a los prestatarios estadounidenses sustituir deuda en dólares con cupones elevados y fechas de vencimiento más cercanas por deuda en euros de mayor duración y cupones más bajos. Esto reduce los costes de financiación y mejora los resultados de las empresas con activos denominados en euros, dijo Marc Baigneres, director de financiación de grado de inversión en Europa occidental de JPMorgan. Las fusiones y adquisiciones son otro factor importante: la firma de tecnología financiera Fidelity National Information Services, por ejemplo, captó 5.000 millones de euros en mayo como parte de un acuerdo multidivisa para financiar la compra de la empresa de pagos con tarjeta Worldpay.

COMPRADORES El auge del yanqui inverso es una buena noticia para los compradores de bonos europeos, consternados por el desplome de los rendimientos provocado por el programa de compra de activos del BCE. El banco central de la zona euro, que reanudó la compra de bonos en octubre, posee 183.000 millones de euros de deuda corporativa. Se estimaba que, hacia el final de la relajación cuantitativa hace un año, poseía una quinta parte de la deuda corporativa admisible. Debido a que los “yanquis inversos” no suelen ser admisibles para las compras del BCE, a menudo tienen rendimientos más altos que las emisiones de la zona euro con una calificación similar. También constituyeron una parte significativa de la deuda a largo plazo emitida este año, incluyendo la mitad de los bonos corporativos a 30 años vendidos, según Refinitiv. Estas emisiones a más largo plazo y de mayor rendimiento son especialmente populares entre los inversores. Los bonos yanquis inversos de triple B con vencimiento de siete a diez años pueden ofrecer un diferencial de hasta 25 puntos básicos más que los equivalentes de la zona euro que son elegibles para el programa de compras del BCE, según calcula la empresa de análisis CreditSights. Martin, de BofA, considera que los nombres estadounidenses podrían atraer a las gigantescas empresas asiáticas de seguros de vida para que inviertan en deuda en euros. Estos inversores poseen más del 10% del mercado crediticio estadounidense, según datos del Fondo Monetario Internacional, pero están menos familiarizadas con las compañías de la zona euro. “Si muchos de los emisores estadounidenses vienen en formato euro, es más fácil para (las aseguradoras) comprar deuda en euros con grado de inversión”, dijo Martin. “Creará una demanda adicional y será un impacto alcista para el mercado”. EL NUEVO AÑO Es previsible que el BCE mantenga su estrategia actual de estímulos y que la Reserva Federal no reduzca los tipos de interés por el momento, por lo que varios analistas creen que la emisión en yanquis inversos superará los niveles de 2019 el próximo año. Empresas como Amazon y Visa, que tienen importantes ingresos en euros pero ninguna deuda en euros, podrían aprovechar el mercado, según BofA, que espera que la cuota de los yanquis inversos en el índice aumente del 18% actual al 20,8% en noviembre de 2020.

Pero la mayor presencia de empresas estadounidenses podría crear un riesgo adicional, advierte Rachid Semaoune, gestor de fondos de crédito de la Royal London Asset Management, porque el comportamiento de las empresas estadounidenses difiere del de sus homólogas europeas.

Commerzbank estima que las empresas estadounidenses tuvieron un nivel de flujo de efectivo libre de alrededor de unos -300.000 millones de dólares en 2018, lo que supone el noveno año consecutivo de flujos negativos. Estas cifras dan una idea de cuánto efectivo tendrá una empresa después del desembolso para pagar a los inversores en bonos y acciones.

La cifra en Europa fue de alrededor de cero.

“Es preocupante porque las empresas estadounidenses son mucho más agresivas en su política financiera, y en términos de rendimiento para los accionistas, tanto en forma de recompra de acciones y como la de dividendos extraordinarios, que son perjudiciales para los tenedores de bonos”, dijo Semaoune.

Información de Yoruk Bahceli; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below