October 3, 2019 / 12:07 PM / in 2 months

De Guindos defiende que el BCE debe combatir el fantasma de la "japonización"

FOTO DE ARCHIVO: El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, durante una conferencia de prensa en Helsinki, septiembre de 2019. Lehtikuva/Emmi Korhonen a través de REUTERS

MADRID/HELSINKI, 3 oct (Reuters) - El Banco Central Europeo debe combatir las expectativas de baja inflación para impedir que se conviertan en profecías autocumplidas, la clase de infortunio con el que lleva luchando Japón desde hace años, dijeron altos cargos de la entidad el jueves.

El BCE alivió más su política monetaria el mes pasado para impulsar el crecimiento y la inflación. La institución rebajó su tipo de referencia al -0,5%, acercándose a su límite, un nivel a partir del cual sería contraproducente seguir recortándolo.

“De la experiencia de Japón hemos aprendido que es posible quedar atrapado en un círculo vicioso de expectativas declinantes de inflación, un descenso de la inflación y un rumbo bajista vinculante en los tipos de interés nominales del que es difícil escapar”, dijo el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos.

Por su parte, el jefe del banco central finlandés, Olli Rehn, dijo que aceptar una inflación baja limitaría al BCE, reduciendo la efectividad de la política monetaria y su capacidad de frenar ciclos económicos.

“Deberíamos tener cuidado y evitar el tipo de equilibrio dañino que surge por una inflación baja prolongada y tipos de interés en cero, ya que limitaría de forma muy significativa la capacidad de la política monetaria de equilibrar el ciclo económico”, comentó Rehn en Helsinki.

“Esto generaría una larga escasez en el crecimiento económico con respecto a su potencial y mayores esfuerzos para impulsar el empleo”, agregó Rehn, apuntando igualmente al dilema japonés.

El BCE tiene como objetivo una inflación justo por debajo del 2%, pero ha incumplido esta meta desde el 2013. Sus proyecciones muestran que hay escasas esperanzas de lograrlo en los próximos años.

De Guindos dijo que parte de la solución sería crear un esquema fiscal centralizado y ágil en la zona euro, que jugaría un papel más sustancial que el habitual en el impulso de la economía.

“Una capacidad fiscal centralizada y dedicada no interferiría con la política doméstica”, comentó De Guindos en Madrid. “Al centrarse en la estabilización de una amplia zona común no tendría por qué afectar al espacio fiscal nacional, sino aportar más bien una capa adicional”.

Informe de Anne Kauranen y Jesús Aguado; Escrito por Balazs Koranyi; Editado en español por Carlos Serrano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below