September 30, 2019 / 10:07 AM / 2 months ago

El gasto de los hogares frena la caída del PIB británico en el segundo trimestre

Por Andy Bruce y William Schomberg

FOTO DE ARCHIVO: Compradores en el West End de Londres

30 sep (Reuters) - Los hogares británicos ayudaron a limitar los daños a la economía británica tras haberse contraído en espera del Brexit en el segundo trimestre, según datos publicados el lunes que también mostraron que la salud financiera de Reino Unido es menos frágil de lo que se pensaba.

La Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, por sus siglas en inglés) confirmó que la economía se contrajo un 0,2% en el segundo trimestre, consecuencia de la fiebre por el aprovisionamiento previa a la fecha límite original para el Brexit, que posteriormente se aplazó hasta el 31 de octubre.

Los nuevos datos muestran que los hogares británicos han sido prestamistas netos para la economía y no prestatarios netos.

“La gente ha estado donando menos dinero a causas solidarias de lo que se pensaba anteriormente, así como recibiendo más dinero del alquiler de casas”, dijo el analista del ONS Rob Kent-Smith.

Los cambios en la medición de los préstamos estudiantiles también contribuyeron a reforzar la situación de los hogares como prestamistas netos, aunque las cifras siguen mostrando un deterioro “significativo” desde el referéndum del Brexit de 2016.

Las cifras del lunes mostraron que el déficit por cuenta corriente de Reino Unido se redujo menos de lo esperado, a 25.200 millones de libras desde 33.100 millones de libras.

En un 4,6% del producto interior bruto, el déficit es mayor de lo que los economistas habían previsto en una encuesta de Reuters que apuntaba a un déficit de 19.500 millones de libras.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, describió a Reino Unido como dependiente “de la generosidad de los extranjeros” antes del referéndum del Brexit de 2016, y el mes pasado el Banco de Inglaterra dijo que el déficit todavía planteaba riesgos económicos.

Un descenso en la demanda de activos británicos por parte de los inversores extranjeros podría provocar una nueva caída de la libra esterlina y dificultar a las empresas y a los consumidores la obtención de financiación o de préstamos.

La economía británica, que se ha ralentizado desde el referéndum del Brexit, se enfrenta ahora a dificultades debido a las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y a la ralentización en Europa.

La economía creció un 1,3% hasta finales de junio, en lugar del 1,2% estimado inicialmente.

Las cifras confirmaron que el gasto de los hogares y del Estado, el cual aumentó a su mayor ritmo anual desde finales de 2008, fue uno de los pocos impulsores del crecimiento de la economía británica en el segundo trimestre, con una nueva caída de la inversión empresarial.

Información de Andy Bruce y William Schomberg; Traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below