July 15, 2018 / 10:30 AM / 4 months ago

Theresa May advierte a los rebeldes de que la apoyen o no habrá Brexit

LONDRES (Reuters) - La primera ministra británica, Theresa May, advirtió el domingo a su dividido Partido Conservador de que puede no haber Brexit si se arruina su plan para forjar una relación estrecha con la Unión Europea después de que Reino Unido abandone el mayor bloque comercial del mundo.

En la imagen, May sale de la BBC en Londres, el 15 de julio de 2018. REUTERS/Peter Nicholls

“Mi mensaje al país este fin de semana es simple: tenemos que mantener nuestros ojos en la meta”, escribió May en el periódico Mail on Sunday. “Si no lo hacemos, nos arriesgamos a terminar sin Brexit”.

La vinculación del destino del Brexit a su propia supervivencia política de un modo tan explícito apunta la precaria posición de May después de la crisis en su Gobierno y tras las críticas públicas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a su estrategia del Brexit.

A menos de nueve meses para que Reino Unido abandone la UE el 29 de marzo de 2019, el país, la elite política y los líderes empresariales siguen profundamente divididos sobre si el Brexit debería efectuarse y, en caso de hacerlo, cómo.

Al alertar que el propio Brexit está en peligro, May envía un mensaje directo a las decenas de partidarios de un Brexit duro dentro de su formación de que si hunden su liderazgo, entonces se arriesgan a malgastar el triunfo de una salida de la UE que habían soñado durante décadas.

Algunos conservadores partidarios del Brexit temen que haya un acuerdo que deje a Reino Unido vinculado estrechamente a las normas de la UE que suponga un Brexit sólo nominal.

El Gobierno británico ha acelerado la preparación para lo que se denomina un Brexit “sin acuerdo” que podría asustar a los mercados y trastocar los flujos comerciales en Europa y otros lugares.

May ha repetido que el Brexit se producirá y ha descartado una reedición del referéndum de 2016 que lo respaldó, aunque el presidente francés, Emmanuel Macron, y el inversor millonario George Soros han sugerido que Reino Unido todavía podría cambiar de opinión.

En un equilibrio entre quienes buscan un Brexit suave y a quienes temen quedarse demasiado cerca de la órbita de la UE, May buscó la aprobación de sus planes por parte de sus principales ministros el 6 de julio.

Tras horas de conversaciones en su residencia de Chequers, May pareció haber ganado frente a su gabinete, pero sólo dos días después David Davis renunció como ministro del Brexit, seguido por el ministro de Exteriores, Boris Johnson, al día siguiente.

May pidió el domingo a su país que respalde su plan para un “movimiento de bienes sin fricciones”, diciendo que era la única opción para evitar un daño a la paz en Irlanda del Norte y mantener la unidad de Reino Unido.

“DEMANDAR A LA UE”

Davis, en un artículo en el Sunday Times, dijo que era una “afirmación sorprendentemente deshonesta” decir que no hay una alternativa trabajada al plan de May. El plan de May permitiría regulaciones de la UE que dañarían a los productores británicos, añadió.

“No hay duda: bajo la propuesta del Gobierno nuestros dedos seguirán pillados y la UE lo usaría implacablemente para castigarnos por el abandono y limitar nuestra futura competitividad”, dijo Davis.

Steve Baker, un parlamentario que fue segundo de Davis en el ministerio encargado del Brexit antes de renunciar junto a su jefe, dijo que May había protagonizado una trama “de intriga y misterio” para minar el Brexit.

La postura de May quedó más mermada cuando Trump dijo en una entrevista publicada el viernes en el diario de Rupert Murdoch Sun que sus propuestas probablemente acabarían con cualquier posibilidad de un acuerdo comercial posterior al Brexit con la mayor economía del mundo.

May reveló el domingo que Trump le había aconsejado anteriormente demandar a la UE en lugar de entrar en negociaciones con el bloque.

“Me dijo que debería demandar a la UE”, dijo a la televisión BBC. “Demandar a la UE. No entrar en negociaciones - demandarlos”.

Aunque luego Trump se desdijo al prometer un gran acuerdo comercial con Estados Unidos, el presidente dejó clara su admiración por Johnson, de 54 años, del que Trump dijo que sería un un gran primer ministro británico.

Steve Bannon, exasesor de Trump, fue citado por el Daily Telegraph diciendo que ahora era el momento de que Johnson desafíe a May para el cargo.

“Ahora es el momento”, dijo el Telegraph citando a Bannon, el anterior estratega de Trump que tuvo un papel clave en su campaña para las elecciones de 2016.

“Si Boris Johnson lo estudia... Llega un punto de inflexión, el acuerdo de Chequers fue un puntos de inflexión, tenemos que ver qué pasa”, dijo Bannon.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below