June 28, 2018 / 11:12 AM / 23 days ago

El Congreso aprueba las cuentas de 2018, que entran en vigor con seis meses de retraso

MADRID (Reuters) - El Congreso español aprobó el jueves definitivamente los presupuestos generales de 2018 tras una rocambolesca tramitación, ya que el anterior Gobierno conservador que los elaboró fue destituido con una moción de censura de los socialistas.

En la imagen, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una sesión de control en el Congreso, en Madrid, el 27 de junio de 2018. REUTERS/Juan Medina

El Gobierno socialista de Pedro Sánchez deberá ahora trabajar en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019, cuya aprobación se presenta muy complicada dada su marcada minoría parlamentaria, con un 24 por ciento de los escaños.

Las de 2018 son las últimas cuentas elaborados por el Partido Popular después de seis años de gobierno que terminaron abruptamente a finales del mes pasado con la exitosa moción de censura del PSOE, que, no obstante, mantuvo en pie las cuentas de su antecesor y las defendió en el Parlamento, peses a haberse opuesto a ellas desde la oposición.

Paradójicamente, el Grupo Popular retrasó la aprobación de las cuentas al ejercer, ya en la oposición, la mayoría absoluta que tiene en el Senado, registrando enmiendas parciales a su propio proyecto, algo que solo sirvió para retrasar su aprobación definitiva en el Congreso.

Tras la votación de las enmiendas en la Cámara Baja, que supone en la práctica la entrada en vigor de los PGE con seis meses de retraso, los diputados del Partido Popular aplaudieron desde la oposición la aprobación de sus propias cuentas y saludaron entre risas al exministro que las presentó inicialmente, Cristóbal Montoro.

La aprobación de los PGE ya se vio retrasada el año pasado a causa de la profundización de la crisis soberanista catalana y las dificultades del Gobierno en minoría del PP para lograr los apoyos que finalmente obtuvieron de los nacionalistas vascos.

Los PGE de 2018 buscan una reducción el déficit presupuestario por debajo del 3 por ciento del PIB por primera vez desde antes de la crisis iniciada en 2008.

Bruselas estableció un déficit del 2,2 por ciento del PIB para España este año, aunque un mayor gasto previsto en materia de pensiones acercaría el déficit al 2,7 por ciento, según estimaciones recientes del Banco de España.

El gobierno socialista ya ha apuntado a elevar las cuotas de las seguridad social y a destinar impuestos a garantizar las pensiones públicas que cobran alrededor de 9 millones de personas en el país.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below