February 12, 2018 / 10:00 AM / 3 months ago

Saturación de datos: ante el dominio informático, fondos de materias primas echan el cierre

Por Eric Onstad

En la imagen de archivo, granos de cacao en una granja de cacao en Anyama, Costa de Marfil, el 21 de julio de 2017. REUTERS/Luc Gnago

LONDRES (Reuters) - “Chocfinger” (“Chocodedo”) se ganó su nombre y su dinero con sus atrevidas apuestas en los mercados de cacao. Pero tras casi cuatro décadas negociando en los mercados, a veces con ganancias, a veces con pérdidas, Anthony Ward tiró la toalla.

Ward ha culpado al alza de fondos computerizados y la negociación financiera de alta frecuencia -que utiliza herramientas tecnológicas para intercambiar valores- de que tanto él como otros conocidos inversores en los mercados de materias primas cierren sus fondos y busquen oportunidades en áreas en las que las máquinas no marquen la diferencia.

Aunque las compraventa computerizada de valores financieros no es nueva, Ward y otros argumentan que su utilización de manera constante ha alcanzado un punto de inflexión que está distorsionando los precios y creando incertidumbre, no solo para los inversores, sino para las empresas de chocolate, fabricantes de vehículos y otras firmas que dependen de las materias primas.

Fue en enero de 2016, tras un descenso en los precios del cacao, cuando Ward decidió que estaban contados los días en que los inversores tradicionales de materias primas ganaban dinero tomando posiciones en aspectos fundamentales del sector como la oferta y la demanda.

“Fue demasiado grande, demasiado rápido, demasiado dramático. Y completamente en contra de los elementos fundamentales del sector”, dijo Ward a Reuters.

Los mercados de materias primas cayeron de manera generalizada un mes después de que los débiles datos de las fábricas en China aumentaran los temores de una menor demanda del mayor consumidor mundial de materias primas.

Ward culpó a la caída del cacao de lo que consideraba unas ventas mal concebidas por parte de los fondos impulsados ​​por computadoras que reaccionaban a los datos chinos, teniendo en cuenta que China tiene un impacto mínimo en el mercado del cacao.

“Los fundamentos reales del cacao eran extraordinariamente alcistas en enero de 2016. Estábamos pronosticando el harmatán (un viento seco del África occidental) más grande de la historia, que es exactamente lo que sucedió”, dijo.

Su predicción de que un harmatán cálido procedente del desierto del Sáhara afectara a las cosechas en Costa de Marfil y Ghana e impulsara alza los precios del cacao más altos se cumplió, pero no antes de que el fondo se viera obligado a reducir sus pérdidas cuando el mercado se derrumbó.

A finales de 2017, Ward cerró el “hedge fund” CC+ que había invertido en los mercados del cacao y el café durante años.

Y a fines de enero, cerró el fondo inversión en materias primas Jamison Capital Partners, dirigido por Stephen Jamison. Dijo a los inversores que el aprendizaje automático y la inteligencia artificial habían eliminado las oportunidades de contratación a corto plazo, mientras que las materias primas no ofrecían ventajas obvias a largo plazo.

También en 2017, el famoso operador de los mercados de petróleo Andrew Hall, que ganó 100 millones de dólares en 2008, puso fin a su principal fondo Astenbeck Commodities Fund II.

Había dicho en una carta anterior a los inversores que la volatilidad extrema causada por los “inversores no tradicionales y la contratación algorítmica” hacía difícil mantener posiciones a largo plazo cuando el mercado se movía contra ellos.

En 2016, Michael Farmer, socio fundador del fondo Red Kite que se especializa en cobre, también acusó a los operadores de alta frecuencia de utilizar computadoras ultrarrápidas para distorsionar el mercado y obtener una ventaja injusta.

¿DISTORSIÓN?

Otros inversores se han refugiado en sectores relacionados o han abandonado las materias primas del todo, exasperados por la negociación automatizada que mueve aproximadamente la mitad del la compraventa de futuros de materias primas de EEUU.

Un estudio de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas de Estados Unidos muestra que los intercambios computerizados en la bolsa de futuros más grande del mundo, CME Group, representaban el 49 por ciento del volumen en contratos agrícolas y el 58 por ciento para algunos contratos de energía.

Al mismo tiempo, los datos de la consultora Hedge Fund Research muestran que los “hedge fund” obtuvieron de media una rentabilidad del 8,64 por ciento en 2017, pero los fondos especializados en materias primas tuvieron rendimientos de solo el 0,43 por ciento.

Ward estima que si bien en el pasado la contratación automatizada distorsionaba el mercado en entre un 10 por ciento y 15 por ciento de los precios justificados por los fundamentos, un porcentaje que consideraba irritante pero a menudo manejable, ahora puede llegar al 25 o al 30 por ciento.  

Los fondos algorítmicos o sistematizados usan las computadoras para tomar decisiones después de procesar grandes cantidades de datos, o realizan operaciones ante señales como la dirección del mercado o cuando los precios alcanzan ciertos niveles clave.

Los que utilizan fondos automatizados argumentan que inyectan una liquidez muy necesaria en los mercados mientras capturan la dinámica del mercado de manera más eficiente que las estrategias tradicionales de compraventa de valores.  

Farmer y otros dicen, sin embargo, que es injusto que los intercambios permitan que los grupos de negociación de alta frecuencia (HFT por sus siglas en inglés) tengan plataformas de coubicación, lo que les permite colocar superordenadores en el mismo centro de datos que los servidores de los mercados.

Argumentan que esto le da a las HFT la pequeña ventaja que necesitan para adelantarse a las órdenes entrantes, replicando de esta manera los movimientos. Los inversores tradicionales dicen que esto agudiza los movimientos del mercado y, a su vez, les hace más costoso protegerse cuando los movimientos de precios van en contra de ellos.

DATOS ABRUMADORES

Los gestores de fondos sistematizados ven el auge de su sector como parte de una tendencia que está transformando no solo a los mercados financieros sino a la sociedad en general, con el advenimiento de la inteligencia artificial, los robots y el aprendizaje automático.

“No lo siento mucho por ellos (los gestores de fondos tradicionales)”, dijo Anthony Lawler, codirector de GAM Systematic, el departamento de análisis cuantitativo del gestor suizo de patrimonio GAM Holding, que gestionaba activos de 148.400 millones de francos suizos (158.000 millones de dólares) a finales de septiembre.

“La información, que solía ser costosa, difícil de conseguir, no fácilmente compartida, ahora es omnipresente. Es realmente alucinante la profundidad de los datos disponibles”, dijo Lawler.

“Eso significa que es mucho más difícil tener una ventaja de información y da un margen al inversor que puede digerir y analizar los datos más rápido”.    

GAM Systematic, que tenía 4.300 millones de activos a finales de septiembre, considera las materias primas productos como uno de los muchos mercados que monitorea en busca de oportunidades mediante el procesado de datos como previsiones meteorológicas y datos de buques de mercancías que muestran lo llenos que van los barcos.

Reconoció que los algoritmos pueden conducir a errores y una generalización excesiva, pero dijo que eso solo debería abrir oportunidades para los gestores de fondos tradicionales.

“Si usted es un gran operador discrecional, siéntese al margen y espere a esas equivocaciones... Estaría muy feliz si ese operador está aprovechando algunas de esas decisiones erróneas”, dijo Lawler.

Los fondos sistematizados también toman decisiones basadas en la estructura y los niveles técnicos de los mercados. Algunos analistas argumentan que los mercados absorben información fundamental antes de que muchos analistas la conozcan y los fondos automatizados son simplemente más eficientes.

“Solía ​​hacer un montón de análisis fundamentales cuando estaba en renta variable y me di cuenta de que realmente no importa, era una pérdida de tiempo”, dijo Guy Wolf, jefe global de análisis de mercado en el bróker de materias primas Marex Spectron. 

“La verdad es que el análisis fundamental es efectivamente el trabajo de un historiador, que busca dar una explicación a algo que ya ocurrió”, dijo.

MERCADOS ESQUIZOFRÉNICOS

Algunos gestores de fondos y analistas dicen que las transacciones informatizadas han ganado peso en las materias primas básicas porque otros agentes, como los bancos y los fondos de pensiones, han reducido la exposición al sector.

Los activos globales de materias primas en manos de gestores de fondos se redujeron a menos de la mitad desde 2012 hasta 2015, a menos de 200.000 millones, aunque el total se ha recuperado a poco más de 300.000 millones, según Barclays.

“Hay menos liquidez, y por lo tanto los precios son más volátiles, más esquizofrénicos, debido a la salida de tantas contrapartes del mercado”, dijo Robin Bhar, jefe de análisis de metales del banco francés Societe Generale.

No todos los que han cerrado fondos de materias primas culpan a las computadoras.

“O lees mal la información o tienes mala información”, dijo Christophe Cordonnier, cofundador del fondo Belaco Capital en 2012 después de encargarse de dirigir las ventas a inversores en materias primas en Societe Generale.

Cordonnier dice que Belaco Capital tomó una mala decisión sobre el momento, lanzando el fondo en 2012 y contando con una recuperación económica global para impulsar las materias primas. Después de que no se materializó un rebote, el fondo cerró en 2015.

Otros gestores de fondos han sobrevivido gracias a la creatividad, como Christoph Eibl, director ejecutivo de Tiberius Asset Management, que ha experimentado una reducción en los activos de materias primas que gestiona de 2.500 millones de dólares en su punto máximo hasta unos 350 millones.

“Hace siete años comenzamos a diversificar nuestros negocios”, dijo Eibl. Ahora opera un negocio de comercio de metales con un volumen de negocios de más de 1.000 millones de dólares al año, opera minas de tungsteno y estaño en África y Asia y pronto lanzará una criptomoneda respaldada por metales.

Siempre dispuesto a asumir riesgos, Ward todavía tiene previsto volver a negociar cacao y café, pero solo con su propio dinero, mientras busca oportunidades en los mercados físicos de materias primas. Y no pierde de vista la contratación electrónica.

“Al final, todo explotará porque cuando hay un gran problema, un evento de cisne negro, no podrán salir. Será un desastre”, dijo Ward, en referencia a sucesos inesperados de gran magnitud.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below