November 24, 2017 / 12:38 PM / 10 months ago

Los "datos falsos", hermano de la "información falsa", amenazan la estabilidad económica, dice el BCE

FRÁNCFORT (Reuters) - Los “datos falsos” son tan peligrosos para la estabilidad económica y financiera como las “noticias falsas” lo son para la política, dijo el viernes un dirigente del Banco Central Europeo.

En la imagen, Benoit Coeure, miembro del consejo ejecutivo del Banco Central Europeo, durante una entrevista con periodistas de Reuters en la sede del BCE en Francfórt, Alemania, el 17 de mayo del 2017. REUTERS/Kai Pfaffenbach/Files

Benoit Coeure, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, dijo que había una creciente prevalencia de información de mala calidad que podía alimentar los pánicos económicos.

Como las percepciones públicas pueden incluso alterar el curso de la política monetaria, el BCE confía cada vez más en el análisis a gran escala de noticias para evaluar si su mensaje se recibe correctamente, dijo.

Pero eso conlleva lo que describió como un riesgo de “un mono en el espejo”: una referencia a un experimento de comportamiento en el que no está claro si un animal se reconoce en el espejo o si piensa que es un animal diferente.

“Igual que hay preocupaciones sobre las “noticias falsas” que dominan las redes sociales, existe el riesgo de que las estadísticas ‘falsas’, o al menos de mala calidad, expulsen a las de mejor calidad en el discurso público”, dijo Coeure en París.

“Las acciones de los agentes económicos podrían estar menos ancladas a la actividad real y más propensas a manías y pánicos, con implicaciones obvias para la estabilidad económica y financiera”, agregó.

Recuperándose de la mayor crisis en décadas, el BCE ha confiado en una gran cantidad de herramientas no convencionales y aún no enteramente comprendidas para impulsar el crecimiento, el empleo y aumentar la inflación.

Los bancos centrales también hablan más al depender de herramientas que el público no entiende bien, por lo que también usan más tecnología informática sofisticada para estudiar si su mensaje llega al destino correcto.

Pero esta retroalimentación también podría ser errónea.

“Puede que algún día tengamos la tentación de redactar nuestras declaraciones y discursos de política monetaria según como serían comprendidos e interpretados por algoritmos de inteligencia artificial”, dijo Coeure, agregando que las consecuencias de un mecanismo así todavía no se comprenden.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below