10 de noviembre de 2017 / 7:19 / en 9 días

Retrasos en algunos proyectos fuerzan a Técnicas a recortar previsiones y tumban la acción

MADRID (Reuters) - Cancelaciones, retrasos y sobrecostes en proyectos obligaron al grupo de ingeniería español Técnicas Reunidas a presentar un año más un “profit warning” tras incurrir en números rojos en el tercer trimestre.

En la imagen de archivo, el logo de Técnicas Reunidas durante una junta de accionistas en Madrid, el 29 de junio de 2016. REUTERS/Andrea Comas

Las noticias hundían las acciones del grupo especializado en el sector energético llegaron a caer un 30 por ciento pero redujeron la sangría a un 18 por ciento a media mañana después de que su consejero delegado aclarara que las nuevas previsiones no afectarían al dividendo.

“Mantendremos el mismo nivel de dividendo de los últimos años”, dijo Juan Lladó en una conferencia con analistas. Para este año, el compromiso de la compañía es repartir 75 millones de euros.

Antes de la apertura, Técnicas Reunidas anunció que su beneficio operativo (Ebit) sufrió un fuerte descenso del 37 por ciento a 88 millones de euros entre enero y septiembre, con una pérdida operativa que analistas cifraron en 17 millones en el tercer trimestre.

“En el segundo semestre se ha producido un retraso inesperado en el inicio de los proyectos en Oriente Medio y México, valorados en unos 4.000 millones de dólares”, dijo el grupo en su comunicado. “En consecuencia y hasta la fecha, no ha arrancado ningún proyecto significativo de la división de petróleo y gas durante 2017”.

El margen de Ebit a septiembre se hundió al 2,3 por ciento, muy distante del 4 por ciento del año anterior y del que era también su objetivo para el año.

El beneficio neto se desplomó un 45 por ciento a 56 millones en los nueve meses, aunque la caja, uno de los parámetros más seguidos del mercado, se mantuvo relativamente estable en 218 millones.

La rentabilidad que espera ahora el grupo controlado por la familia Lladó es inferior a la de los últimos años y no prevén que el margen de Ebit regrese al 4 por ciento hasta 2019.

Para el conjunto de 2017 el margen previsto es del 2 por ciento, con un rango de ventas de entre 4.900 y 5.000 millones de euros.

Y para 2018, la proyección es que las ventas bajen a los 4.300-4.600 millones por el citado retraso en los proyectos, con un margen de Ebit de entre el 1,5 por ciento y el 2,5 por ciento.

El grupo, que cerró septiembre con una cartera de pedidos de 8.517 millones de euros, dijo que intensificaría las medidas de eficiencia para recuperar la rentabilidad.

Los retrasos en el comienzo de proyectos supone costes de inactividad para el grupo, que mantiene su plantilla de ingenieros a fin de estar listo en caso de ganar nuevos contratos.

“Esto significa que el coste de ingeniería tendrá que realizarse y, por ello, los márgenes de 2017 caerán 200 puntos básicos al 2 por ciento a nivel operativo”, señalaban el viernes analistas de Barclays en una nota para clientes.

La anterior alerta de la compañía fue sobre los resultados de 2015, aunque entonces se atribuyó únicamente al retraso de un importante proyecto en Canadá y algunos expertos temen ahora de que el entorno operativo tenga un carácter más estructural que termine perjudicando a la empresa en un sector ultracompetitivo.

Casas como Mirabaud, Renta 4 y Kepler Cheuvreux han puesto al valor en revisión tras las noticias. El bróker francés apuntó a una rebaja de sus previsiones para el grupo español tras unas cifras del tercer trimestre y un “mega profit warning” que reduce notablemente la visibilidad de sus beneficios.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below