8 de noviembre de 2017 / 11:15 / en 13 días

Manifestantes cortan decenas de carreteras en una jornada de huelga en Cataluña

BARCELONA (Reuters) - La huelga general convocada por el sindicato proindependentista Intersindical-CSC afectaba el miércoles al transporte en Cataluña, donde el movimiento independentista trataba de mantener su impulso político pese a no haber logrado una lista electoral única para el 21 de diciembre.

En la imagen, la Policía retira a los manifestantes que bloquean una carretera en Barcelona, el 8 de noviembre de 2017. REUTERS/Albert Gea

Los manifestantes cortaron carreteras y vías del tren de alta velocidad y generaron grandes colas en las entradas de Barcelona, mientras algunos servicios públicos funcionaban con servicios mínimos en respuesta a la movilización respaldada por las dos principales agrupaciones proindependencia, cuyos líderes han sido encarcelados cautelarmente.

Las autovías de la región sufrieron cortes de personas que portaban pancartas y coreaban gritos como “libertad para los presos políticos”, según las imágenes de televisión, que mostraron algunos altercados menores al intentar la policía retirar a los manifestantes.

Aunque muchas tiendas pequeñas mantuvieron cerradas sus puertas, la mayoría de los grandes comercios y empresas abrieron con normalidad.

Ante unos comicios convocados de forma adelantada por el Gobierno español, las grandes figuras políticas del independentismo tendrán difícil hacer campaña tras ser destituidos de sus cargos públicos y estar unos en la cárcel y otros en el extranjero.

El PDeCat, partido del cesado presidente catalán, Carles Puigdemont, exiliado en Bruselas, y ERC, del exvicepresidente Oriol Junqueras, hoy en prisión, se presentarán por separado a las elecciones después de que el martes no registraran una coalición conjunta antes de que expirara el plazo a medianoche.

El Gobierno español convocó los comicios el mes pasado tras asumir el control de las instituciones en Cataluña a raíz de la declaración unilateral de independencia el 27 de octubre.

“JUNCKER NO SE REUNIRÁ CONMIGO”

Puigdemont, que afronta cargos de sedición y rebelión al igual que sus ocho exconsejeros encarcelados y los cuatro que permanecen con él en Bélgica, pretendía llevar su lucha por la independencia al corazón de Europa.

Pero esa pretensión parece no haber calado y en una entrevista publicada el miércoles renovó sus críticas a la Comisión Europea.

“(El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude) Juncker recibe a alcaldes, gobernadores, pero no quiere reunirse conmigo”, dijo Puigdemont al belga Daily De Standaard.

“Siempre he sido un europeo convencido (..) pero quienes dirigen la UE ahora están arruinando Europa. La brecha entre la Europa del pueblo y la Europa oficial está creciendo”, añadió.

La situación en Cataluña ha sumido a España en la crisis más grave en 40 años, llevado al éxodo de empresas y reabierto viejas heridas en el país.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, opuesto a cualquier forma de independencia de Cataluña, dijo que esperaba que las elecciones abrieran un “periodo de tranquilidad” y que la economía recupere la normalidad en la región a partir de enero.

Un sondeo de opinión publicado el domingo por La Vanguardia mostró que ERC obtendría entre 45 y 46 escaños del Parlamento regional, con 135 diputados, mientras que el PDeCat se haría apenas con 14 o 15.

Para alcanzar una nueva mayoría, tendrían que pactar otra vez con los anticapitalistas de la CUP.

ERC y PDeCat podrían llegar a acuerdos poselectorales, pero juntos podrían haber reforzado su causa por la independencia y obtenido más escaños, según sondeos y proyecciones de las elecciones de 2015.

“Parece evidente que al partido al que menos le gusta no ir en coalición es al PDeCat porque a la vista de todas las encuestas si ERC y PDeCat se presentan por separado, ERC sería la fuerza más votada mientras PDeCat obtendría muchos menos votos que ERC”, explicó José Miguel de Elías, director de investigación y análisis de Sigma Dos.

“Si después de las elecciones quieren llegar a un acuerdo, el liderazgo será de Oriol Junqueras al ser el candidato de la fuerza más votada de la coalición (...) Lo que supone una posición muy incomoda para Puigdemont, pues en caso de conseguir los escaños necesarios para formar gobierno sería vicepresidente, cargo incómodo si antes se ha ocupado la presidencia”.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo en una conferencia bancaria en Madrid que esperaba que las elecciones ayudaran a recuperar la historia de éxito de Cataluña “durante la que ha disfrutado de una gran prosperidad económica y cultural junto con un alto nivel de autogobierno”.

Para algunos catalanes que ignoraron la huelga del miércoles -apoyada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Omnium Cultural-, ese momento ha llegado.

“¿Para qué voy a hacer huelga si no me van a subir el sueldo? Hay que trabajar y no tanto discutir en este mundo. Los políticos, que trabajen más y se dejen de tonterías”, dijo José Luis, empleado de la construcción.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below