July 30, 2017 / 10:59 AM / a year ago

El contacto más importante de las telecos en su lista de favoritos: el regulador

LONDRES (Reuters Breakingviews) - La inversión en los gigantes europeos de las telecomunicaciones puede ser aburrida. Su enorme tamaño hace que antiguos monopolios estatales como Telefónica, Orange, BT y Telecom Italia tengan dificultades para crecer tan rápido en sus mercados domésticos como empresas de nueva creación como la francesa Iliad. Esto pone la atención en los dividendos y todo lo que afecta a las remuneraciones, entre otras cosas, las inversiones que exigen los reguladores.

En las perspectivas de las empresas de telecomunicacones, los analistas fijan parte de su atención en los dividendos y todo lo que afecta a las remuneraciones, entre otras cosas, las inversiones que exigen los reguladores. En la imagen, una bobina de cable de fibra óptica en un almacen en Perugia, Italia el 23 de junio de 2017. REUTERS/Alessandro Bianchi

Un ejemplo claro es BT, cuya cotización ha caído casi el 14 por ciento en lo que va de año. Lógicamente, parte de la explicación está en una advertencia sobre beneficios en enero. Pero también en la incertidumbre sobre cuánto puede verse obligada a invertir la empresa: los pronósticos de los analistas sobre las inversiones de BT en 2020 oscilan entre 3.300 millones y 5.000 millones de libras esterlinas. Sumemos a esto la reciente decisión del regulador Ofcom de reducir el precio máximo que BT puede cobrar a los clientes mayoristas por ciertas velocidades de descarga, y no es de extrañar que la compañía cotice a 11 veces las ganancias esperadas para el próximo año, el múltiplo más bajo de los principales operadores europeos. Las preocupaciones regulatorias también están pesando sobre Telecom Italia, que está enredada en una disputa con las autoridades sobre el despliegue de la banda ancha a las áreas rurales. No todas las grandes operadoras nacionales se encuentran con tales problemas. Orange tiene mayor certeza que BT o Telecom Italia acerca de cuánto más podría necesitar invertir porque está trabajando en un plan de fibra óptica establecido por el gobierno anterior. Como resultado, los pronósticos de los analistas para sus inversiones en 2020 se mueven en una horquilla relativamente estrecha: entre 6.300 millones de euros y 7.000 millones de euros. Y aún en mejor situación en este sentido estaría Telefónica, que está cosechando las recompensas de las previas inversiones agresivas en caras redes de fibra. La compañía española liderada por José María Álvarez-Pallete López ya ha cubierto el 60 por ciento del país con fibra y ahora espera que la inversión como porcentaje de ventas caiga al 16 por ciento en 2017 desde el 17 por ciento el año pasado. Esto da a los inversores más certeza de que los flujos de efectivo cubrirán los pagos de dividendos futuros, y ayuda a explicar por qué la compañía tiene una valoración más alta que sus competidores británicos o italianos. No es de extrañar que los reguladores estén entre los favoritos de las listas de marcación rápida de los ejecutivos de telecomunicaciones.

En Twitter twitter.com/liamwardproud

El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las ideas vertidas en este artículo son suyas.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below