9 de junio de 2017 / 13:41 / en 4 meses

Liberbank y Unicaja, en el foco tras la muerte de Popular

Las pequeñas entidades de crédito españolas Liberbank y Unicaja han centrado el foco de preocupación de los inversores tras la caída de Popular esta semana, arrojando nuevas dudas sobre la salud de algunos bancos nacionales. En la imagen, un hombre revisa papeleo en una sucursal de Liberbank en Oviedo, el 22 de mayo de 2014 REUTERS/Eloy Alonso

MADRID (Reuters) - Las pequeñas entidades de crédito españolas Liberbank y Unicaja han centrado el foco de preocupación de los inversores tras la caída de Popular esta semana, arrojando nuevas dudas sobre la salud de algunos bancos nacionales.

Liberbank ha perdido casi la mitad de su valor bursátil esta semana tras una cascada consecutiva de diez jornadas de descensos. El viernes a media tarde se negociaban a 0,6 euros, un 27 por ciento por debajo del cierre del jueves tras marcar un mínimo histórico de 0,526 euros en julio del año pasado.

Mientras tanto, la oferta de salida a bolsa del banco andaluz Unicaja, prevista para antes del verano, está sufriendo tanto por la resolución de Popular como por la competencia de la ampliación de capital de 7.000 millones de euros que Santander realizará en breve.

Liberbank, formada en 2011 tras la fusión de tres cajas de ahorro regionales y con alrededor de un dos por ciento de los depósitos de España, ha sido considerada como uno de los eslabones más débiles de la cadena bancaria durante varios años pese a deshacer parte de sus posiciones en activos inmobiliarios tóxicos y mejorar sus posiciones de liquidez.

El banco cuenta con un ratio de mora del 13 por ciento, claramente por encima de la mayoría de sus competidores y dos tercios de sus 2.100 millones de euros de deuda venden este año, con varios repagos previstos para los siguientes dos meses.

Los bancos pequeños en España, entre ellos Liberbank, están viendo cómo las cotizaciones de su deuda subordinada están siento objeto de fuertes ventas después de que parte de los bonistas de Popular perdiesen su inversión.

En un intento de transmitir tranquilidad al mercado, el presidente ejecutivo de Liberbank Manuel Menéndez y el consejero Víctor Roza, compraron la víspera más de 100.000 euros en acciones, de acuerdo con información de los registros de la CNMV.

Un portavoz del banco dijo que la entidad tenía una posición sólida tanto en términos de liquidez como de solvencia y atribuyó la caída reciente a las posiciones cortas de inversores oportunistas.

Unicaja, que también controla alrededor de un dos por ciento de los depósitos en España, disfruta de una situación algo más relajada.

Su ratio de mora está justo por debajo del 10 por ciento y la fecha para repagar 600 millones de euros en deuda subordinada (en 2018) y alcanzar los requerimientos legales para cotizar todavía les da varios meses de respiro, aunque expertos bancarios dicen que la presión está aumentando.

“Siempre me ha parecido una salida a bolsa complicada, le falta `equity story`”, dijo un analista español.

“La mayoría de su negocio son hipotecas residenciales, que cuentan con muy poco margen. O lo venden muy barato o van a sufrir para hacerlo”.

Unicaja declinó hacer comentarios.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below