14 de marzo de 2017 / 14:34 / hace 8 meses

La número dos del Banco de Inglaterra dimite por omitir conflicto de interés

LONDRES (Reuters) - La nueva vicegobernadora del Banco de Inglaterra, Charlotte Hogg, ha dimitido por no declarar un posible conflicto de intereses relacionado con el cargo de su hermano en Barclays Bank, situación que ha provocado una reprimenda sin precedentes en el parlamento británico.

La nueva vicegobernadora del Banco de Inglaterra, Charlotte Hogg, ha dimitido por no declarar un posible conflicto de intereses relacionado con el cargo de su hermano en Barclays Bank, situación que ha provocado una reprimenda sin precedentes en el parlamento británico. En la imagen, la fachada del Banco de Inglaterra en Londres el 14 de febrero de 2017. REUTERS/Hannah McKay

    Hogg, lugarteniente de confianza del gobernador Mark Carney, renunció ante las críticas de los parlamentarios, que dijeron que este episodio suscitaba “preocupaciones más amplias” sobre la transparencia en el BoE.

Hogg admitió la semana pasada que sólo reveló que su hermano estaba guiando la respuesta de Barclays --banco supervisado por el BoE- a la regulación bancaria cuando preparó la información presentada a los legisladores que revisaban su designación como vicegobernadora.

    Carney había optado por advertir verbalmente a Hogg. El martes, el canadiense resaltó que creía que Hogg podría haber seguido en el BoE.

“Aunque respeto plenamente su decisión tomada de acuerdo con su visión de lo que es mejor para esta institución, lamento profundamente que Charlotte Hogg haya optado por dimitir (como vicegobernadora del) Banco de Inglaterra”, dijo Carney en un comunicado.

Hogg fue ascendida a vicegobernadora y a contar con un asiento en el Comité de Política Monetaria del BoE este mes, justo en el momento en el que el banco central se prepara para dirigir la economía británica en su divorcio con la Unión Europea. Hogg habría estado a cargo del programa de estímulos mediante compras masivas de bonos.

Hogg estará todavía en la reunión del comité de esta semana, dijo un portavoz del BoE.

Este mismo martes, una comisión parlamentaria dijo que Hogg ya no podía considerarse la persona adecuada para el puesto. Un miembro de la comisión, John Mann, dijo que la intensidad de las críticas no tenía precedentes.

El presidente de la comisión del Tesoro, Andrew Tyrie, dijo: “Es un asunto lamentable en el que no hay ganadores. La señora Hogg ha actuado en el mejor interés de la institución para la que ha estado trabajando. Lo que se agradece”.

Hogg dijo que no había compartido información confidencial y que tampoco la había usado de manera indebida. “Sin embargo, reconozco que no basta con lamentarlo”, dijo en una carta remitida a Carney y a Anthony Habgood, presidente de un órgano de supervisión del banco central.

    Un portavoz de la primera ministra, Theresa May, dijo que el Gobierno respetaba la decisión de Hogg de presentar su renuncia.

Hogg, cuya carrera anterior se desarrolló en la banca minorista, se convirtió en la primera directora general del BoE cuando llegó Carney en 2013 y tenía instrucciones para modernizar la gestión del banco central.

Su familia ha tenido un papel prominente en la vida pública británica y ha dado varias generaciones de importantes políticos y abogados. Su hermano Quintin Hogg trabaja en el equipo de estrategia de Barclays.

Barclays declinó hacer comentarios.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below