3 de marzo de 2017 / 14:43 / en 7 meses

España quiere usar fondos europeos para pagar un complemento salarial a jóvenes

El Gobierno español está negociando con Bruselas la posibilidad de financiar con el plan europeo de "Garantía Juvenil" un nuevo complemento salarial para jóvenes con menos renta para incentivar que trabajen y se formen, confirmó el viernes una fuente del Ministerio de Empleo. En la imagen de archivo, unos jóvenes conversan en una oficina de empleo en Sevilla el 2 de junio de 2016. REUTERS/Marcelo del Pozo

MADRID (Reuters) - El Gobierno español está negociando con Bruselas la posibilidad de financiar con el plan europeo de “Garantía Juvenil” un nuevo complemento salarial para jóvenes con menos renta para incentivar que trabajen y se formen, confirmó el viernes una fuente del Ministerio de Empleo.

“Estamos valorando con la Comisión Europea si tiene encaje como gasto certificable por el FSE (Fondo Social Europeo) en el marco de la Garantía Juvenil”, dijo la fuente a Reuters.

Con este subsidio en estudio, los parados menores de 30 años que encuentren un trabajo con una baja remuneración recibirían unos 426 euros al mes para complementar su nómina durante al menos seis meses, explicó a Reuters Toni Roldán, portavoz económico de Ciudadanos, partido responsable de la propuesta y con quien negocia el Partido Popular.

“Habría un doble incentivo, las empresas a contratar a jóvenes y los jóvenes para trabajar y formarse”, dijo Roldán.

Más allá de las negociaciones con la Comisión Europea - que no hizo comentarios sobre este asunto de manera inmediata - el proyecto está en una fase tan preliminar que ni siquiera se sabe por el momento cuáles serían los incentivos para las empresas.

El borrador sobre el que se trabaja- una “adaptación” del complemento salarial que Ciudadanos pactó con el PP para apoyar la investidura de Mariano Rajoy- incluiría una posible prórroga de la ayuda otro medio año si el beneficiario se apuntara a un curso de formación oficial, explicó Roldán.

La Garantía Juvenil, con una dotación de 6.000 millones de euros entre 2014 y 2020, pretende apoyar la incorporación al mercado laboral del nutrido grupo de jóvenes europeos que ni trabajan ni estudian, los llamados “ni-nis”, al comprometerse a ofrecerles una oportunidad laboral o de formación antes de cuatro meses.

España, con una tasa de paro juvenil superior al 42 por ciento, fue el mayor beneficiario de este programa, y tiene que justificar en diciembre ante Bruselas un gasto de al menos 1.082 millones de euros de los 1.887 millones que le fueron asignados en este plan.

Aunque no ha hecho público el montante ejecutado hasta ahora, el Gobierno ha dejado claro que quiere aprovechar toda la asignación tras un lento despegue que llevó al Ejecutivo a relajar los criterios de acceso para ganar en efectividad.

El número de jóvenes inscritos al programa ronda actualmente los 423.000, todavía menos de la mitad del millón de beneficiarios potenciales.

“Ninguno queremos perder ni un euro de fondos europeos para el empleo juvenil”, dijo la ministra del Empleo, Fátima Báñez, ante el Congreso en enero.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below