27 de febrero de 2017 / 13:33 / hace 7 meses

Analistas innovadores muestran el camino en el estudio de inversiones

Sentado en una oficina del sur de Londres, Mark Hiley podría estar mostrando a los gigantes de Wall Street como JPMorgan y Merrill Lynch cómo adaptarse a las nuevas reglas europeas que les exigen cobrar una cuota explícita por los análisis de inversiones. En la imagen, retrato de Mark Hiley, fundador de The Analyst en su oficina en Londres, 15 de febrero de 2017. REUTERS/Hannah McKay

LONDRES (Reuters) - Sentado en una oficina del sur de Londres, Mark Hiley podría estar mostrando a los gigantes de Wall Street como JPMorgan y Merrill Lynch cómo adaptarse a las nuevas reglas europeas que les exigen cobrar una cuota explícita por los análisis de inversiones.

Al contrario que los grandes bancos, las firmas especializadas como The Analyst, fundada por Hiley, no ofrecen operaciones en la bolsa o finanzas corporativas. Estas empresas dependen por completo de lo que cobran a cambio de sus análisis, tal y como requerirá a partir de enero de 2018 la directiva MiFID II de la Unión Europea (UE).

“La idea de negocio vino del hecho de que nadie utiliza el análisis del ‘sell-side’ en el ‘buy-side’ y desde luego no lo utilizan correctamente”, dijo a Reuters Hiley, de 36 años de edad.

En los mercados financieros, el sell-side se refiere a los servicios de venta, es decir las entidades encargadas del intercambio, asesoramiento o promoción de valores, mientras que en el buy-side se encuentran las firmas que invierten, como fondos de pensiones, hedge funds, etc.

La relación entre la parte vendedora, bancos de inversión, y la parte compradora, los gestores de fondos, ha hecho que el coste del análisis quedase empaquetado dentro de las comisiones que los bancos cobran por vender o comprar acciones.

No obstante, en virtud de la directiva MiFID II, el buy-side estará obligado a vigilar estrechamente por qué tipo de análisis paga, lo cual podría traer recortes en el número de analistas contratados por los bancos de inversión.

Andrew Formica, consejero delegado de Henderson Global Investors, que gestiona bienes por valor de 125.000 millones de libras, dijo que su empresa cada vez se centra más en la calidad.

“Ciertamente (la directiva MiFID II) nos ha hecho más exigentes. Los bancos publican muchos análisis. No todos son buenos y no todo es necesario”, dijo Formica a Reuters.

Un sondeo llevado a cabo el año pasado entre gestores de fondos por la consultora Quinlan & Associates concluyó que la plantilla de analistas en los bancos caerá un 30 por ciento hasta 2020.

Las empresas de gestión de fondos también están bajo presión para que mejores la transparencia de los pagos por análisis. Jupiter Fund Management dijo la semana pasada que dejará de cobrar a los clientes por estudios que compra a los bancos, uniéndose así a las medidas de índole similar tomadas por Woodford Investment Management, M&G y Baillie Gifford.

¿COMPRAR, VENDER O MANTENER?

MiFID II supondrá asimismo un gran cambio para las cautelosas actitudes de los analistas de capital hacia las recomendaciones, que tradicionalmente expresan sus opiniones a los clientes con notas de “comprar”, “mantener” o “vender”.

No obstante, tal y como muestran los datos de Thomson Reuters, la mayoría de las calificaciones son “comprar” o “mantener”. Solo tres valores del FTSE-100 reciben de los analistas que los siguen la calificación de “vender” de media.

Si bien Hiley y otras firmas especializadas no ofrecen una cobertura tan amplia, este anima a su equipo de siete analistas a trabajar en pocas ideas cada año, asignando a menudo calificaciones de “vender” a contracorriente del consenso.

The Analyst tiene calificaciones de aproximadamente 40 valores, todas ellas de “comprar” o “vender”. Esto supone solo una décima parte de la cobertura de un banco de inversión, pero a su vez supone únicamente una décima parte del coste.

Un analista de un banco normalmente se dedica a un único sector, lo cual implica que necesita a decenas de empleados para cubrir a las empresas europeas. Y, mientras haya decenas de bancos cubriendo cada valor, habrá duplicación.

En vez de los tradicionales modelos financieros hechos desde una oficina, Hiley manda a sus analistas a visitar los establecimientos y a probar los productos.

The Analyst fue uno de los primeros en señalar los problemas de Gowex, una compañía española que posteriormente resultó estar falseando sus ingresos.

“Ni el sell-side ni los gestores de fondos habían hecho trabajo de campo alguno”, dijo Hiley. “No tienen tiempo”.

Algunos gestores de fondos están siguiendo un camino parecido.

Stewart Investors invita a bancos, consultoras e incluso individuos a que hagan ofertas para llevar a cabo estudios a medida para ellos.

“Nos dimos cuenta de que a menudo nos costaba que los bancos de inversión hicieran análisis adecuados sobre cuestiones no financieras a largo plazo que son tan cruciales para nuestra evaluación de las oportunidades y riesgos de inversión”, dijo la empresa de gestión de fondos escocesa en su página web.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below