23 de febrero de 2017 / 13:28 / en 7 meses

Rato, condenado 4 años y medio de cárcel en el caso de las "tarjetas black"

El exvicepresidente del Gobierno español y ex director gerente del FMI Rodrigo Rato ha sido condenado a cuatro años y seis meses de cárcel por un delito continuado de apropiación indebida, dentro del caso de las tarjetas opacas en Caja Madrid, según un auto de la Audiencia Nacional publicado el jueves. En la imagen de archivo, Rato a su llegada al juicio por las "tarjetas black", en San Fernando de Henares, Madrid. REUTERS/Susana Vera

MADRID (Reuters) - El exvicepresidente del Gobierno español y ex director gerente del FMI Rodrigo Rato ha sido condenado a cuatro años y seis meses de cárcel por un delito continuado de apropiación indebida, dentro del caso de las tarjetas opacas en Caja Madrid, según un auto de la Audiencia Nacional publicado el jueves.

Miguel Blesa, otro de los acusados que al igual que Rato también presidió la caja de ahorros (que tras su fusión con otras cajas dio lugar a la cotizada y posteriormente nacionalizada Bankia), fue condenado a seis años de cárcel por el mismo delito.

Las penas son similares a las que había solicitado la Fiscalía, en un caso que investigaba a 65 antiguos consejeros y directivos de Caja Madrid y Bankia por cargar con estas tarjetas -que no formaban parte de la contabilidad oficial de la caja ni eran declaradas por sus usuarios- más de 15 millones de euros entre 2003 y 2012.

“La prueba practicada pone de manifiesto que uno y otro lejos de cuestionar a qué respondía la emisión de las tarjetas corporativas que posibilitaron la salida ilícita de fondos de la entidad, se rindieron a una práctica que dilapidaba el patrimonio gestionado”, dijo el auto.

Los otros 63 acusados en el caso fueron condenados como colaboradores, salvo el caso del ex director General de Medios Ildefonso Sánchez Barcoj, que fue condenado a 2 años y 6 meses de cárcel por cómplice de la operativa.

Sin embargo, la Audiencia absolvió a Rato, Blesa y Barcoj del delito de administración desleal del que también estaban acusados en este caso.

Los magistrados consideran que Blesa usó una tarjeta al margen de sus retribuciones “para dedicarla a atenciones netamente personales” y propició que otros consejeros utilizaran las tarjetas sin justificación del gasto.

“Los acusados Miguel Blesa de la Parra y Rodrigo de Rato Figaredo, eran conscientes de la decisión que tomaban al permitir que circularan las tarjetas de empresa en tales condiciones, de nulo respaldo legal y estatutario, basándose, como dijeron, en un principio de confianza, lo que tampoco era así”, dijo la sentencia en su argumentación.

El caso de las tarjetas opacas es uno de los tres frentes judiciales que tiene abiertos Rato, exministro de Economía, junto con una investigación en un tribunal madrileño por supuesto fraude fiscal y blanqueo de capitales y otra en la Audiencia Nacional por un presunto fraude en la salida a bolsa de Bankia en 2011.

El tribunal considera mayores penas para Blesa - que presidió la entidad entre 1996 y 2010 - y Rato porque desde sus cargos podían haber suprimido la operativa de las tarjetas.

Bajo el mandato de Rato en la entidad, entre 2010 y 2012, se emitieron tres de esas tarjetas - una de ellas para él mismo - en un periodo en el que el tribunal considera que el exministro “mantuvo la misma dinámica” respecto a su uso.

JUICIO A UNA ÉPOCA

El escándalo estalló en un momento de descrédito político derivado de la peor crisis de la democracia combinada con diversos casos de corrupción y con el rescate a parte del sector financiero español con fondos europeos.

Los hechos que revisa la sentencia se remontan a 1988, una época previa al saneamiento del sector con dinero público, cuando era habitual que los políticos dirigieran u ocuparan altos cargos en las cajas de ahorros, entidades históricamente ligadas a los gobiernos regionales.

Bankia, cuya cúpula se renovó por completo tras su nacionalización en 2012, se presentó como acusación particular en el caso, pidiendo una indemnización de 12 millones de euros.

La sentencia, que es apelable ante el Tribunal Supremo, condena a Blesa y Rato al pago alrededor de 12 millones de euros en total por su responsabilidad civil.

Entre los condenados en el caso se encuentran cargos relevantes de la pasada década en España, como el expresidente de la patronal española CEOE Gerardo Díaz Ferrán - en la cárcel por otros juicios- o Arturo Fernández, que fue vicepresidente de la patronal.

También fueron condenados Rafael Spottorno, que fue jefe de la Casa Real, o el actual presidente de Ferroglobe, Javier López Madrid.

La sentencia se conoce en un momento en el que otro de los casos que han centrado la opinión pública, el del instituto Nóos, que ha salpicado a la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin, se saldó con una sentencia de no culpabilidad para la hermana del Rey y de condena de seis años de cárcel para Urdangarin.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below